Entradas

Mostrando entradas de enero, 2009

Casada con Dios

Hoy ha sido el día de la paz (odio celebrar días concretos, pero en el cole es lo que hay) así que ayer trabajé en lengua y literatura algunos personajes e instituciones que han recibido el premio Nobel de la paz:

Rigoberta Menchú, que acaparó más la atención de los chavales por sus fotos y las anécdotas escabrosas de su vida que por su lucha en favor de los pueblos indígenas.

Mijail Gorbachov, del que sacamos la conclusión de que fue un capullín toda su vida hasta que cambió de opinión y le dieron el Nobel.

Cruz Roja Internacional, que les sonaba muy poco a los chicos y tuve que explicar hasta qué es una ONG.

Los cascos azules, o de cómo pegando tiros también se gana un Nobel de la paz. Fue el nobel menos discutido por los alumnos, la verdad, junto con el de Cruz Roja.

Y La madre Teresa de Calcuta.

Planteo los personajes y dejo a los chicos en internet para que indaguen qué han hecho todas estas personas para merecerse un premio tan prestigioso (Premio que no les sonaba de nada) y se conce…

Encuentros

Camino del cole, por una carrera local y pintoresca, donde es habitual encontrarme con orgullosas perdices en los arcenes, las nubes se me han cerrado y se me ha puesto a llover.

En ese momento llevo puesto en el cd una selección del Coldplay y comienzan a sonar los primeros compases de Viva la vida.

Sin previo aviso, tras entrar en una curva, el paisaje en movimiento llama mi atención: Una manada de unos diez o doce venados gigantescos está en medio de la carretera. Clavo frenos a la misma velocidad que mi boca reacciona abriéndose por el asombro.

Cuando ven mi ovni rojo saltan gráciles las vallas y desaparecen entre los árboles. Avanzo lentamente hasta situarme donde han desaparecido, pero no consigo ver nada.

Tocando a muerto

Esta mañana, al amanecer, las campanas del pueblo han tocado a muerto, con esa cadencia que con el paso del tiempo (Antes de ser maestra no lo había oído nunca en la capital) he aprendido a reconocer.

Los chicos estaban aun quitándose los chaquetones cuando las campanas de la iglesia se han puesto a repicar.

La mañana está tranquila.

Que no veo la teeeele

Frecuentemente, a veces varias veces al día, alguien intenta entablar conmigo una conversación acerca de un programa de televisión. Esas conversaciones tienen solamente dos desarrollos:

Desarrollo A:

Es aquel en el que corto la conversación y me confieso "Yo no veo la tele", afirmo, y mi interlocutor reacciona bien mirándome como a una persona desquiciada, o bien como si estuviera diciendo en realidad "Veo poco la tele", con lo que me veo obligada a explicar que la tele no me gusta, que no la veo y tal.


Desarrollo B:

Se produce cuando no me han hecho una pregunta directa y puedo salir del paso poniendo cara de póker y asintiendo de vez en cuando. Son los casos en los que a mi interlocutor no le preocupa escuchar lo que tenga que decir, sino que se centra en expresar todo lo que piensa como si fuera un monólogo.

Tengo una televisión de mi cuarto, pequeña y ya antigua, a la que se le va el sonido cada dos por tres cuando la enciendo. Normalmente está hasta desenchufada y…

Pensamientos abreviados

En contra de lo que suele ser habitual en mí, que pienso de forma novelada, estas últimas semanas mi pensamiento se compone de imágenes, sabores u olores asociadas a palabras o pequeñas frases , a modo de álbum mental.

Estas fases de pensamientos abreviados no me resultan habituales, así que me observo introspectivamente con suma curiosidad las veces que me ocurre.

Así, el jueves pasado fue "Cielo púrpura", el viernes "Ron miel" y "Palmeras agitadas por el viento". Mi sábado se resume en "Resaca con enchiladas" y el domingo está completamente vacío de pensamientos telegráficos.

Por ahora, la definición del martes va siendo "Gato", aunque el coche fúnebre que me ha venido siguiendo por la autopista casi gana.

Cuerpo de lunes

Desde que he descubierto "el atajo", el camino del cole a casa y de casa al cole, siempre que el tráfico acompañe, se ve reducido en diez o quince minutos.

Hoy, lunes extraño por la ausencia de coches y camiones en la carretera, llego al cole con veinte minutos de antelación; entro, pongo la calefacción, preparo las fotocopias del examen que han de hacer los nenes y enciendo el ordenador para ver con estupor que no tengo internet. Habrá que reiniciar el modem.

Los chavales llegan a las ocho y veinticinco y les digo que repasen para el examen si quieren, que no empezamos hasta que no sean las ocho y media.

Uno de ellos, encantado, echa la cabeza atrás, escurre el culo en el asiento y cierra los ojos para dormitar un rato.

Ganas dan de imitarlo; tenemos cuerpo de lunes.

Causa-efecto

Cuatro bacardí con lima, más tres chupitos de ron miel, más una noticia de esas que cuesta asimilar dan como resultado una gran resaca y muy mal cuerpo.

Confesiones fashion

Pese a que hace más de 15 años que devoro revistas de moda, que me sé todos los mandamientos de los grandes diseñadores, y que soy una fiel acusadora de aquellos que cometen pecados estilísticos (tanto mortales como veniales) y que olvido que algo es pecado a la misma velocidad que me lo propone un buen diseñador (Fucsia y rojo son una buena combinación, atendiendo a YSL)... Tengo escondidos mis pecadillos fashion, esos fallos imperdonables que de vez en cuando vuelven a mi mente y me hacen entonar el Mea Culpa (aunque bajito).

- No tengo camisa blanca: Sé que es un básico en el armario, lo sé. Pero después de haber trabajado de dependienta y que ese fuera mi uniforme veo una camisa blanca y me suena auniforme. En los chicos aún peor, porque me recuerda a un camarero. Y me sigue dando igual que una camisa blanca sea taaaaan coordinable. No puedo con ello, lo reconozco.

- No tengo little black dress ni petit robe noir, ni vestidito negro: Bueno, tengo uno ideal de la muerte pero lo cons…

¿Martes 13?

Cuando me ha sonado el despertador esta mañana he maldicho la hora en que anoche le aseguraba a mi madre, muy digna yo:

- "No tengo sueño".

Me he levantado de un salto y he ido corriendo al baño para poner la estufa (No hay quien se duche sin previo recalentamiento de la estancia) y me he vuelto a meter en la cama 15 minutos más. De nuevo calentita, y aún adormilada me he pensado la ropa que me iba a poner hoy. La tentación de estrenar los zapatos salón marrones que me compré ayer en las rebajas de Fosco es demasiado grande, y me invento un look marrón y morado, con pitillos por el tobillo incluidos que me permitan lucir bien mi nueva adquisición.

Consigo reunir fuerzas y empiezo a preparar la ropa. Tardo más de diez minutos en encontrar dos calcetines de media iguales, aunque al final no es ninguno de los que tenía en mente (luciré mis nuevos salones con unos llamativos calcetines en print animal) y me prometo pasarme por Calcedonia en cuanto sea posible.

El microhondas, contra…

Día de valientes (Edito)

Imagen
Estamos a un grado bajo cero en Huelva capital, y eso aquí es tan poco habitual que nos da miedito. Lo he sabido nada más asomar la nariz fuera de las mantas, y me lo confirma MeteoHuelva. No sé qué me voy a encontrar cuando llegue al pueblo, que siempre tiene unos cuatro grados menos que la capital.

¡Qué pocas ganas de salir de la cama!

Editado:

Llegué al pueblo a las diez menos diez de la mañana y me marcaba dos grados bajo cero. Ole. De valientes ha sido bajarme del coche. Aunque nada más salir de Huelva el termómetro bajó a tres grados negativos. P'a darme algo.

Y digo yo... Ya que hace este frío, al menos podía nevar que es bonito y no lo he visto nunca.

¿A qué huele el lujo?

Imagen
A esto:
¡Gracias, Reyes Magos!

Miedo de cogote

Entramos en 2009 con una situación económica y política, en lo nacional y en lo internacional, un tanto delicada.

¿Podremos recuperar algo para el 2010? ¿Veremos alguna mejoría en el año que estamos estrenando? ¿Me traerán mañana muchas cosas los Reyes Magos?

No sé nada de esto, pero hay noticias que tan solo con pensar que se puedan hacer realidad se ponen los pelillos de la nuca de punta... Es el miedo al futuro, el miedo de cogote.


Bush padre quiere ver a su segundo hijo, Jeb, también como presidente en la Casa Blanca

Virgencita, que Ana Aznar deje de una vez de tener niños...

¡Qué poco me queda! ><'

Imagen
El jueves que viene, día 8, vuelvo al cole. Vuelvo a las rutinas, a hacerme kilómetros con el coche, a lidiar con los críos y a tener que echar las tardes preparando clases.

Además, la ola de frío me dará la bienvenida como me merezco y para el viernes la Agencia Estatal de Metereología prevé que pueda nevar en toda la provincia de Huelva.
Forradita al cole, así voy a ir. Y el viernes noche, si no cambian las predicciones, haciendo imaginaria con la cámara de fotos por si cae nieve. Que eso es un hecho histórico, no me lo voy a perder.

Mi 2008 mes a mes

Enero: Uff, qué agobio coger de nuevo el avión. Esta vez me voy a La Orotava, que no conocía. Cada vez se me hace más duro tener que irme tan lejos para trabajar, y la inestabilidad laboral puede conmigo.

Febrero: Vuelta a Huelva por carnavales; se me ha hecho eterno el mes fuera. Comienzan los fallos de la administración canaria al nombrarme para un cole que ya tiene profe. Esos fallos se repiten hasta el final de mi estancia en Canarias. Comienzo en el cole donde más a gusto estuve.

Marzo: Me muevo por Tenerife como pez en el agua. Guaguas y tranvías no tienen secretos para mí. Una mosca cojonera me es encomendada para acompañar su adaptación a Tenerife; la mosca cojonera no se ha traído secador de pelo "porque ocupa mucho en la maleta, ni te imaginas". Mosca cojonera huele a tabaco, nunca tiene sueño y acecha mi habitación para molestar. Mosca conojera no cae bien a nadie de la residencia.A final de mes se vuelven a equivocar nombrándome. Pero me da igual, han salido las l…

Primer día de ...¿Rebajas?

Imagen
Ayer, día dos de enero, comenzaaron las rebajas en Andalucía. Bueno, aunque eso ha sido muy relativo. El corte Inglés (y las tiendas de su grupo, como Sphera), todas las tiendas de Inditex, Punto Roma y demás se esperan al tradicional 7 de enero.

Como mucha gente, y aprovechando que El Señor X tenía rehabilitación en pleno centro, me fui de rebajas. Mi objetivo era terminar las compras de regalos de reyes, que las llevaba muy atrasadillas. Pero el surrealismo rebajil pudo conmigo.

Me dirijo en primer lugar a Adolfo Domínguez (el que está cerca del antiguo Damas), donde compruebo con estupor no sólo que está lleno de aspirantes a pijas y pijas bien enjoyadas, sino que la mercancía expuesta en las perchas tiene, en muchos casos dos y hasta tres temporadas. Restos de temporadas anteriores conviven con prendas de esta temporada con un descuento megachachi de cinco euros. Salgo de allí que me las pelo.

Cojo por la calle del Gato negro (ya con la compañía de mi hermana) y veo que MISAKO está c…

Soy leyenda

Un gato maulla a lo lejos.

No pasan coches por la calle.

Las paredes no me devuelven los ecos de mi vecina del segundo gritando, ni de su hijo con la música puesta.

Los niños del bloque de enfrente no pegan berridos, ni el señor gordito ha subido a tener ropa (porque hace sol y no llueve).

Si me quedo quieta no escucho ningún sonido humano.

Soy la única persona despierta el día 1 de enero.


Soy leyenda.