Entradas

Mostrando entradas de julio, 2007

La zorra y las uvas

La zorra de la fábula podía haberse hartado de uvas. Lo que le pasó es que no las deseaba de verdad. Bien podría haber pedido ayuda, o ir directamente a por una escalera.

La zorra era cobarde; seguramente le daba miedo ir a por la escalera por si se encontraba al granjero.

A veces, perseguir la felicidad es cuestión de ser valiente, de reconocer que tienes los medios para serlo, pero que te da miedo hacerlo.

Ser feliz no es fácil, lo fácil es ser infeliz y quedarte en el sofá viendo la televisión, porque te da miedo ser feliz.

Julio insólito

Imagen
Tan insólito como ver entrar la niebla por Mazagón en pleno mes de julio, y a media tarde. El coche marcaba 22 grados en una época y a una hora en la que normalmente marca prácticamente el doble. La playa vacía, el sol tapado por la bruma, y el puerto deportivo lleno de paseantes, a falta de algo mejor que hacer. No está siendo un mes como los demás. Nacimientos, salgo de noche con una chaqueta... Lo que permanece inalterable es eso de salir a contracorriente, cuando los turnos de guardia del hospital me permiten salir con pareja. Pero sin duda lo más insólito me ocurrió ayer. Me fui al Aqualon con mi madre y mi sobrino de 9 años. Después de cotillear a conciencia todas las tiendas termino en el probador de Berska acompañada de mi sobrino (cualquiera lo deja fuera del probador, con lo que le gusta hacer de percha) y de una falda vaquera, sin lycra, de la talla 38. Realmente nunca tuve la intención de entrar en la falda, de tipo tubo. Porque si llega a ser de vuelo, pues mira. Pero no. Val…

Pisito de soltero

Imagen
Mi amigo Eze ha triunfado y se ha comprado un pisito de soltero, esto es, con un sólo sueldo. Toda una hazaña hoy en día.

El pisito es un ático precioso que promete, a falta de ascensor, mantener la buena forma física del nuevo inquilino.

Lo de comprarse un pisito de soltero es curioso, porque es como un piso de estudiantes, pero para tí sólo. Por eso, no falta el sello de identidad: no hay jarrones, no hay cuadros... pero el alcohol, que no falte.

Estrategias de marketing

Imagen
Cuando mi novio, tan ocurrente él, se hizo una cuenta de correo que se llamaba "Nometoquesloswebs" le recomendé, creo que con muy buen criterio, que no la usara el currículums profesionales.
Sin embargo, he de reconocer que hay cuentas de correo que no se olvidan.

Estaba el otro día dando una vuelta por Punta Umbría y no pude evitar fijarme en la cuenta de correo que lucía provocadora en el lateral de un camión, de una empresa de pinturas.

Primero me pareció jocosa; luego, inadecuada. Pero el que dió en el clavo fue mi novio, al recordarme al día siguiente que aún me acordaba de la dirección de correo.

De todas formas no puedo evitar pensar que el muchacho se compró una moto con mucho esfuerzo, y que la quiere más que a su novia.

Tan real como la vida misma

Uno de mis juegos preferidos es el Monopoly.
Mi novio me regaló hace ya algunos años un monopoly electrónico, para un solo jugador, que me encanta.

El otro día me estaba echando una partidita, y al final terminé jugando de una forma muy marbellí: Con todo lleno de casas y hoteles, pero en la cárcel.

Lo reconozco, me pudo la ambición.

Oposiciones 2007

Aprobada sin plaza.

Con una notra tan miserable como un 6'7040 no creo ni que vaya a trabajar el segundo año.

Siempre me quedará Canarias...

Recuerdo que...

Antes de que hicieran la autopista, la carretera a Punta Umbría era una nacional de doble sentido, con tramos de engañosa visibilidad y ciertamente muy peligrosa. Además, los coches de hace 25 años tampoco tenían airbags, ni la carrocería que absorve impactos, ni nada de eso. Pasó al menos hace 25 años, y lo recuerdo por conversaciones de mis padres, y porque fue muy comentado aquí, en Huelva. Idiotas al volante ha habido siempre. También hace 25 años. Por lo visto, una carrera de coches de madrugada provocó un accidente mortal. Murió una chica y otra resultó herida muy grave, tanto que perdió la memoria. Equivocaron los bolsos con la documentación de las chicas. Una muerta y la otra desmemoriada. Evidentemente enterraron a la chica fallecida y media Huelva fue al sepelio. Mientras, la chica sin memoria fue entregada a su familia, y tardaron meses en hacer caso a la mamá de la chica, que no identificaba los lunares y pequeños detalles físicos de la otra chica, que seguía sin recordar. Al …

Gula

Mi sobrina mayor tiene 13 años y la talla 34. Por eso se compra pantalones vaqueros en el Berska y en Blanco. Y le quedan bien. Hoy, como era el feliz cumpleaños de mi madre y no había nadie dispuesto a cocinar, hemos aprovechado los martes locos del Telepizza. Dos familiares, una de ellas con barbacoa crème, esa salsa infernal adictiva que me hizo pasarlo tan mal cuando vivía en La Palma, que allí no hay. Comimos pizza hasta que mi pequeñina (me saca 4 cm) dice que no puede más, que va a explotar, ante lo que le sugiero que se desabroche los pantalones. Ella, tan inteligente que llegó ella sola a la conclusión: - Abuela, las mujeres tenemos las dos peores cosas del mundo: la regla y depilarnos. Ella, decía yo, tan inteligente, aún no había descubierto que, cuando no puedes más de comida, aún te cabe un poco si te desabrochas los pantalones. Es gula, la ilustro yo. Cuando no puedes más y te desabrochas los pantalones para seguir comiendo es el pecado de la gula. Ella, de colegio de monjas m…

In memoriam

Hace ya más de un año que no sé nada de él. Ni rastro. Supongo que murió.

Era rubito y me crecía en el brazo derecho, cerca del hombro.

Mi pelo mutante no se quedó en la categoría de lanuguito, sino que creció y creció hasta que al llegar al verano me descubrí ese pelo largo y bizarro en pleno brazo.

Lo corté, evidentemente; aún no éramos amigos.

Siguió creciendo y lo arranqué. Y volvió a crecer, aprovechando que, debajo de las mangas largas del invierno yo vivía ajena a mi pelito mutante.

Un día, durante la ducha, volví a tomar conciencia de él; alcanzaba casi un palmo de longitud. Mi pelito se hizo famoso, porque se lo enseñaba a mis amigos íntimos y a mi novio. Me prometí a mí misma no volver a arrancarlo. Mi pelito era simpático, y hacía reir a todo el mundo.

Un día, jugueteando con él lo arranqué sin querer. Mi pelito mutante no volvió a crecer, y ahora lo echo de menos, a esa parte extraña de mí, pero tan mía al fin y al cabo.

Te quiero mucho, pelito mutante, allá donde estés.

Noche de conciertos en el Luz de mar

Imagen
Hevia y El sueño de morfeo acuaban anoche de gratis en la avenida de Andalucía. Gracias al periódico Huelva Información por desinformar, una vez más, acerca de los eventos culturales de la ciudad. Porque vamos, que en el periódico de ayer no se avise de un concierto así... es que vamos, clama al cielo. De paso tirón de orejas al ayuntamiento: queremos carteles, que si no, no nos enteramos de nada.









Yo, como le tengo mucha tirria a la novia del Alfonsito, me fui al Luz de mar a ver el concierto de Eze y su grupo.











Nada más llegar, vemos a Sole muy apurada al teléfono, escribiendo como si fueran los últimos 10 minutos de un examen de oposición. Escribe que te escribe.

Nosotros saludamos a los presentes; formamos parte del grupo de incondicionales que siguen a los impresentables Fragel funk por toda la geografía costera. El nombre del grupo no es tan malo, una vez que te acostumbras a ello.

Sole vuelve y nos enteramos que es que el vocalista del grupo, Eze, no se sabe las letras de las cancio…

Julio

Julio es el mes del calor, de las vacaciones y de los Sanfermines.

Mi tradición de levantarme temprano en julio para ver los encierros comenzó allá por el instituto. Me pongo el despertador, me veo el previo y el encierro y alas 8 y cuarto me vuelvo a dormir, feliz de la vida.

Ya me sé el recorrido, el carácter de los toros de tal o cual ganadería, y qué debe tener una carrera para que sea lucida y bonita. También me conozco algunos corredores, porque me lo ponen fácil corriendo siempre en la misma zona y con la misma ropa.

El carácter de los toros se empieza a ver ya en la cuesta de Santo Domingo. Si los toros cabecean a su izquierda, malo. Si además es domingo y ha llovido, malísimo.

En mi casa toman a risa mi costumbre, y sobre todo causa asombro que sea capaz de, ya que estamos en verano y de vacaciones, volver a dormirme rápidamente. Pero ya lo he tomado por una de mis tradiciones y la verdad es que lo disfruto.

Este año, volveré a estar pendiente desde poco antes de las 8. Pero no sé…