Encuentros

Camino del cole, por una carrera local y pintoresca, donde es habitual encontrarme con orgullosas perdices en los arcenes, las nubes se me han cerrado y se me ha puesto a llover.

En ese momento llevo puesto en el cd una selección del Coldplay y comienzan a sonar los primeros compases de Viva la vida.

Sin previo aviso, tras entrar en una curva, el paisaje en movimiento llama mi atención: Una manada de unos diez o doce venados gigantescos está en medio de la carretera. Clavo frenos a la misma velocidad que mi boca reacciona abriéndose por el asombro.

Cuando ven mi ovni rojo saltan gráciles las vallas y desaparecen entre los árboles. Avanzo lentamente hasta situarme donde han desaparecido, pero no consigo ver nada.

Comentarios

  1. Menudo susto no?

    Qué tengas un buen día.

    ResponderEliminar
  2. Y a mí que me encantaría encontrarme con todo tipo de fauna, distinta a la que me acompaña sobre el asfalto...

    ResponderEliminar
  3. Ten cuidadín, que tu camino al cole se parece a un documental de la 2.

    ;-)

    ResponderEliminar
  4. Lina, pues sí, susto después, pero hoy el asombro le ha ganado al susto. Ha sido un día movidito en la carretera.

    Aliena, te entiendo, te entiendo. Las perdices hasta las empiezo a disfrutar. Lo malo es que si me como un bambi de estos el accidente es bien gordo.

    Elena, llevas toda la razón, jejeje, el tuyo con las nevadas de la A44 se parece más al telediario, no?

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal