Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

Mierda de lunes, lunes de mierda

Lo peor que llevo este curso son las tutorías con los padres. Palabrita. Algo que siempre me ha emocionado este año me estresa, me agobia y me da una sensación de pérdida de tiempo que se me traduce en una mala ostia los lunes de antología.
Y es que no puede ser que, por norma, eche tres cuartos de hora fuera de mi horario para atender tonterías. Sí, señores, tonterías.
Que quien me conoce como profesional sabe que computo horas a la semana en atención a los padres, fuera de mi horario. Vaya, que si un niño ha tosido más de la cuenta me paro a la salida y el padre va a casa sabiendo que el niño ha pasado mal la semana. Que si he detectado el martes que el niño lleva fatal la resta y hay que reforzar en casa lo digo a las dos, sobre la marcha, en vez de citar a tutoría para el lunes siguiente (cuando el nene, a lo peor, ya se me ha descolgado irremediablemente del tema resta).
Pero lo que vivo los lunes es surrealista.
A principios de curso detecto que mis alumnos eso de controlar el traz…

¿A que te meto?

Reconozco que lo mío no es normal. A que no creo que sea normal pirarse tanto con un libro que te seques en el pelo con los ojos pegados a él. A las siete y media de la mañana. ¿Ah, ¿Que sí que os parece normal? Entonces vale, porque me vais a comprender.

En clase de inglés hemos estado hablando de libros. No de literatura. De libros.

El profe, enrolladete, nos pone a hablar por grupos siguiendo un guión preestablecido.

- ¿Cuál es tu género literario favorito?
- La novela romántica- Me responde mi compañera. Pienso que mal vamos.
- ¿Cuál es tu libro favorito?
- Cincuenta sombras de Grey.- Zas. Toma.

Me preguntan mis compañeras de grupo que si lo conozco, que es muy bueno, me dicen, porque lo ha leído mucha gente. Intento ser condescendiente y digo que el género de los spicy books no es lo mío (si me sacan de Navokob, o de Henry Miller...) y que sí que leí el primero porque me gusta opinar de forma fundamentada, que me pareció una novela pueril, mal escrita y con un vocabulario escaso…