Confesiones fashion

Pese a que hace más de 15 años que devoro revistas de moda, que me sé todos los mandamientos de los grandes diseñadores, y que soy una fiel acusadora de aquellos que cometen pecados estilísticos (tanto mortales como veniales) y que olvido que algo es pecado a la misma velocidad que me lo propone un buen diseñador (Fucsia y rojo son una buena combinación, atendiendo a YSL)... Tengo escondidos mis pecadillos fashion, esos fallos imperdonables que de vez en cuando vuelven a mi mente y me hacen entonar el Mea Culpa (aunque bajito).

- No tengo camisa blanca: Sé que es un básico en el armario, lo sé. Pero después de haber trabajado de dependienta y que ese fuera mi uniforme veo una camisa blanca y me suena auniforme. En los chicos aún peor, porque me recuerda a un camarero. Y me sigue dando igual que una camisa blanca sea taaaaan coordinable. No puedo con ello, lo reconozco.

- No tengo little black dress ni petit robe noir, ni vestidito negro: Bueno, tengo uno ideal de la muerte pero lo considero más vestido joya que LBD versátil. A este secretillo fashion le pienso poner remedio cuanto antes. Como fashionista que recurre al negro con frecuencia, me parece que estoy tardando demasiado. de hecho el invierno de mis primeras oposiciones tuve uno negro de lana que combinaba encima de unos vaqueros campana grises... ¡Y no me quité el conjunto en todo el invierno! (¿Te acuerdas, Dolca?).

- Mi trench ha entrado en mi armario hace pocos meses: he sobrevivido como ente fashion años y años sin un trench en mi armario hasta que el Señor X me regaló el de Blanco con vuelo y manga tres cuartos en Agosto. de todas formas sigo sin tener uno básico. ¿Imperdonable?

- Fui la primera en llevar medias de colores: Lo reconozco, hace casi 20 años ya llevaba medias de colores; turquesa, fucsia... ¡Y entonces era horterísimo!. Paradojas de la vida hoy me las compro pero me veo las piernas gordas y luego no las uso.

- Me cuesta la misma vida volver a la campana: Mira que juré que no me ponía los pitillo, pero ahora no me veo con las campanas. Ni siquiera con los pantalones Farrah Fawcett que me compré en H&M. Es una asignatura pendiente. Por cierto, al principio también juré que no me iba a poner los campana.

- Si una prenda me gusta, me la pongo hasta que se cae a pedazos: La lista en mi vida ha sido larga. Una camiseta gris interior-exterior que tuve en el instituto y que mi madre tuvo que tirar a mis espaldas (aún la recuerdo con cariño; a la camiseta), unos pantalones grises que se me rompieron por la entrepierna y que remendé y remendé hasta que mi hermana me hizo tirarlos dándome a cambio unos suyos que eran iguales... Más recientes una chaqueta de cuero negro de Zara que aún tengo en uso, que apenas me cierra, y está desgastada por varios lados y las botas grises planas que van necesitando una segunda visita al zapatero para hacer un segundo remiendo. Tengo una vena de "sin techo", lo sé.

- Tengo el armario ordenado por tipo de prendas: Reconozco que me dejo llevar por la entropía del universo y que tiendo al desorden de una forma compulsiva. pero cuando me pongo a ordenar ordeno estupendísimamente y en mi armario las prendas están ordenadas or tipos; de izquierda a derecha tengo faldas, chaquetas, camisas de manga corta, camisas de manga larga y vestidos. Dentro de cada género, se ordenan por colores. Me encanta.

Acordándome de la camiseta gris, he llegado a la conclusión de que merece un post aparte. es una pena que no haya foto.

Comentarios

  1. No me hables de zapateros...que yo siempre me acabo dejando una pasta...como me gusten unos zapatos, hasta que no se van solos a la basura, no los retiro...

    Bss!!

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajja. Ya te digo que me acuerdo. Besossss

    ResponderEliminar
  3. También tengo el armario ordenado por tipos de prendas y tengo camisa blanca pero no me la pongo porque me sienta como una patada en el...

    Y si una prenda me gusta, me la pongo hasta que se cae a pedazos igual que tú, JAJA!!

    UN BESITO PARA LA MAESTRA MÁS FASHION!! ;o)

    ResponderEliminar
  4. Creo que todas nos parecemos en eso.

    Yo tengo mi armario ordenado por prendas, prendas de las que me enamoro y no me las quito hasta que misteriosamente desaparecen (cosa de mi madre) y unos pantalones de pata de elefante que me compre este invierno y que he sido incapaz de estrenar porque me veo ridícula... teniendo en cuenta que juré no usar pitillos porque me parecían espantosos y ahora no me los quito...

    Todas somos una minipecadoras...

    ResponderEliminar
  5. ¿Pero en qué idioma está escrita esta entradaaaaaaaaaaa?. A ver: palabras que no he escuchado en la vida: black dress , petit robe noir, trench. O me busco un traductor de lileth-mediabaldosa o no me entero, jejeje.

    ResponderEliminar
  6. Bueno,consuélate...hace un par de años,en su programa, doña Ana Rossa,tuvo el valor de decir que "cualquier mujer que se digne tiene que tener en su fondo de armario un traje de Adolfo Dominguez"...(esto fue en plena incursión Letiziera,por lo del cambio de diseñador...tras la boda)
    En fin,y digo yo, será pal que le guste el Dominguez o lo quiera pagar,no??

    Por cierto,encantada de leerte-entré a través dela meiga-
    me gusta mucho tu blog;)
    Volveré.

    ResponderEliminar
  7. Q fuert lo de las medias!! yo tngo algo similar con las victoria y mi sobrina alucina con ellas y se llevo todas las q tenia mi madre por aki, con el asco q les tenia yo de peke!

    bss wapa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal