Que no voy drogada, oiga

El martes pasado, al final de la mañana, me empezó a doler la garganta. Dió la casualidad de que en el bolso no llevaba ni un miserable caramelito que pudiera aliviarme el sufrimiento, así que pregunté entre los compañeros a ver si alguien se apiadaba de mí.

Alguien me dio un Strepsils, de esos nuevos, los que llevan lidocaína para anestesiarte la garganta y que te alivie el dolor.

Me lo metí en la boca y arranqué el coche, diciéndome a mí misma que en unos breves cincuenta minutos estaría en casa y podría tomarme algo si el dolor continuaba.

Durante la ruta pintoresca (que es como le llamo al camino donde se cruzan perdices, cochinos, venados y hasta pastores con su rebaño de ovejas) el caramelo se va deshaciendo en mi boca, que se ha dormido sin remedio. Ya no siento el dolor de garganta, cierto; pero tampoco siento el paladar ni la lengua. Es el momento de plantearme un piercing.

A mitad de camino me paro en un pueblo para echarle gasoil al ovni. Pongo el bólido cerquita del surtidor, quito el contacto, le doy a la palanquita para abrir el depósito y le suelto al señor de la gasolinera:

- Veintde dhe ddiezdel, pov favod.

El gasolinero me mira con cara de pena, mete la manguera en el agujero del depósito y mira al horizonte.

- El cielo quiere llover- Me suelta.

- Zgi- Respondo- me han cadido unaz godaz pod ed camingo.

El gasolinero me mira de reojo y vuelve a poner cara de pena. Cuando termina cierra el depósito, me vuelve a mirar con cara de pena y me dice:

- Cuidadito ahora conduciendo, ¿eh? Si ves que te mareas o te entra sueño te echas a un lado, que es una tontería conducir así.

Pestañeo, intentando entender por qué me suelta todo eso.

- Vade- Contesto.

Me mola la lidocaína.

Comentarios

  1. Jajaja... que divertida anécdota. La verdad es que yo escucho a alguien hablar así y también hubiese pensado que estaba drogada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Jaajajaja...que bueno el gasolinero jeje..

    ResponderEliminar
  3. ¿seguro que te dieron una lizipaína?...mira que yo estoy harta de tomarlas y nunca se me ha dormido la lengua...yo que tu empezaría a sospechar de ese compañero que te la dió (por si acaso), jeje.

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajajajajajajaja
    Me voy a comprar eso mañana mismo!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, me encanta como lo has explicado!!!como me hubiera gustado ver la cara del hombre.

    ResponderEliminar
  6. jjajja...una droga sana no??? A mi ese efecto me lo hace un jarabe para el costipado con, creo que se llama "lidocaína"...creo que me lo tomaré el próximo dia que salgae fiesta, jejejej

    ResponderEliminar
  7. Pues voy a tener que probar el Strepsils ese, porque a mí, el Angilestop, no me hace ná de ná. Pero si me tomo una, intentaré repostar en otro momento...

    ;-)

    ResponderEliminar
  8. jajajajajaj buenísimo!!!!!

    Oye,me alegro k te guste tanto mi blog!gracias por la parte k me toca ainsss ;)
    Muakkkk

    ResponderEliminar
  9. Hola Lileth!
    Todavia no te habia dejado un coment...
    ¿Sabes lo q es partirse sola como una imbecil delante del ordenador? jajaja
    Al menos el hombre tenia buenas intenciones...
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal