Grandes ventajas e inconvenientes de ser la última mujer del mundo en tener un hijo

Cuando mis hermanos decidieron tener hijos fue todo bastante guay. Mi primera sobrina me pilló con 16 años, y me parecía lo más parecido a un juguete cuquísimo pero vivo.

Cuando se me meaba encima también me parecía cuqui. A mi los críos me encantan.

Cuando se me agarró llorando histérica la primera vez que la llevé a la guardería y la maestra, monitora o lo que fuera me la arrancó de los brazos empecé a intuir que lo de los niños tiene un reverso oscuro horrible.

La última de mis amigas íntimas ha tenido un bebé, le ha puesto mi nombre y me tira pullitas cargadas de envidia de color verde haciendo referencia a mi verano loco de mujer sin hijos, esto es, playa sin horarios, cenas sin horarios, salidas sin horarios...

Cuando quedar con las amigas de siempre o la familia implica llevar a un menor de edad (mi sobrina mayor ya estudia en la universidad...) ves, desde esa sapiencia salomónica que da ver las cosas desde fuera, que tú lo tienes todo más que controlado.

Desventajas de ser la última de todo tu entorno en tener hijos

- Quedar con amigas se limita al horario infantil. Normalmente no me supone problema. A veces no me apetece adaptarme. Y a veces hay gente que no entiende que tú vayas por libre porque no tienes sus complicaciones.

- Ya te sabes todas esas cosas que pueden salir mal: Una cesárea con complicaciones, un parto vaginal horroroso (de verdad, ni necesito ni quiero tener todos los detalles), un hijo que no nace todo lo sano que esperas.

- Te cuentan todos los detalles. TODOS. Si su retoño ha cagado o no, el color, olor y aspecto de las deposiciones, y el tremendo tamaño de las almorranas que tienes en el último trimestre del embarazo. Voy a vomitar, gracias.

- Aterran los estragos físicos: Las cicatrices, las estrías, las mastitis, las grietas en el pezón... Y te lo enseñan, mira mira. O aún peor, te enseñan el vientre plano que se les ha quedado a los quince días de parir cuando tú aún luces el flotador que te dejaron los polvorones. Ojalátemueras.

- Aterran los estragos de personalidad. No, en serio. Mi amiga ya no se llama fulanita en el guasap, ahora se define como "madre de tal" ¿Dónde ha ido a parar mi amiga la que tenía esa personalidad tan guay? La anulación personal de alguna gente me deja pasmada.

- Si ya era chungo ver a esa pareja de amigos llamarse "cari" y "cuchi", verlos llamarse entre ellos "mamá" y "papá" deprime tanto que te entran ganas de llorar. En serio.

Aquí Lileth, alimentando a bebé prestado



Ventajas increíbles de ser la última en el mundo mundial en tener hijos

- La mejor, y por eso lo pongo en primer lugar, decirle a la cara a la que te mira con pena porque ella lleva tres y tú llevas cero eso de "ME HE LEVANTADO A LAS DOCE". Impagable. De los mejores momentos de mi vida ever.

- Me siento libre para disponer de mi tiempo. Y eso, señores, veo que es mucha libertad. A ver, que no se me entienda mal, tener hijos debe ser guay, pero por ahora disfruto mucho de esto. Y de dormir hasta las doce o la una también.

- Domino la cara de "ok" cuando alguien me habla durante un par de horas del proceso de comparación y selección del carrito del bebé. Y del método de esterilización de biberones (¿Pretendían tener un hijo-burbuja?), de las marcas de pañales... Y como aunque mucha cuenta no he echado pero algo siempre queda ya me lo sé todo todo y todo por si alguna vez me pongo manos a la obra.

- Cuento con algunas ventajas estupendas (achucho a bebés frecuentemente) sin contar con sus desventajas.

- Ya me sé todos los sitios chulos para vestir premamá.

- Si dejan un bebé a mi cargo lo disfruto mil (gracias, gracias, tú sabes quién eres), y no me importa que me poten, me den mala noche o me poposeen la bañera. No es mío, es una novedad y me parece adorable.

- Mis amigas me aconsejan acerca de todo eso que deberé saber llegado el momento.

- Ya sé que no iré a las clases de preparación al parto. Todo lo que tenga que saber, se lo preguntaré a mi equipo personal de expertos: mi madre y mi suegra.



Eso sí, gentes con hijos, vuestro estilo de vida no es el único feliz, ni el único válido. Así que no me miréis con pena.

Besis.

Comentarios

  1. Solo tengo que decir....verdad, verdadera y olé.

    ResponderEliminar
  2. ay ay ay! No sé si alguna vez te he comentado, pero nunca es tarde, así que si esta es mi primera vez escribiendo por aqui, perdona, he de decirte que si que te sigo desde hace meses

    Me ha encantado tu entrada, no podria expresar mejor lo que siento. Y ya no es tener hijos la ultima, es que a lo mejor he decidido simplemente no tener hijos: y uno de esos motivos, tu lo expones: no dejar de ser yo misma

    Me ha encantado y animo, tengas hijos o no, de momento tienes las ideas muy claras y eres feliz con tu vida

    ResponderEliminar
  3. jajajaja me ha encantado el post!! y además me identifico taaaanto con él!!

    ResponderEliminar
  4. Buenos días, nunca me había animado a escribirte, pero este tema me toca de lleno. Por las horas a las que escribo, podría ser madre dando la toma de rigor al bebe, pero no, a mis casi 40 años, tengo claro que no deseo ser madre, mi entorno no entiende que después de 15 años en pareja no tengamos hijos, con lo bonitos que son, la compañía que dan etc....Señores hay gente que no desea procrearse y por cierto, perdón por la barbaridad que voy a poner y visto, lo visto a otros deberían esterilizarlos. Bikiños Anmakich

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja ¡¡¡muy bueno!!! todo científicamente probado, lo corroboro... madres con identidad diluida, fortunas en carricoches, detalles que te quitan las pocas ganas de parir y amamantar que puede que alguna vez tuvieras... y lo peor ¡¡¡ese terrorífico juicio que son las puñeteeeeras caras de pena!!!

    ResponderEliminar
  6. Respeto vuestra opinión, y no tener hijos por elección es una decisión muy sensata. No sentirse obligado por la presión social o por el "ya me toca" o " no quiero envejecer y no tener a nadie que me cuide". Eso me parece terrible. Del mismo modo que considero terrible el querer un hijo y no poder tenerlo. Esa sensación la conozco bien, y es muy muy duro. Te haces creer a ti misma que eso de levantarse a las doce, tercer tiempo para todo, no limpiar cacas etc no lo necesitas. Y te lo crees durante un tiempo. Y viajas. Muy lejos. Vives aventuras, te pasan cosas inimaginables. Pero poco a poco, esa vidorra y esas cosas que antes te llenaban, ya no lo hacen. Empiezas a no divertirte, y deseas como nunca vivir eso que tus amigas dicen de no dormir, la mastitis, las perlas de leche, y demás. Piensas q será fácil, pero ¡amiga! tu no tienes esa suerte. Y mes a mes ves como tus esperanzas se las lleva el retrete y empiezas a pensar que algo no va bien.
    Como si estuvieras en "La noche de los castillos" te encuentras con una bifurcación y puedes elegir en dejar de intentarlo y que sea lo que tenga q ser, o ver que esta pasando. Lo bueno nunca fue fácil, y te sometes a un millón de pruebas, pierdes el pudor y acabas enseñándole los bajos a media Andalucia. Y os dan un diagnóstico. Infertilidad desconocida. Tócate las pelotas. Y te tiras a la piscina en busca de un sueño, y te metes en el mundo de los tratamientos de fertilidad y piensas q será coser y cantar, y te ves con barriguita en medio año. Y pasan dos años y te sientes mema, apenas reconoces tu cuerpo de tanta hormona, y te has dejado una parte de ti en el camino. Ya no tienes esa alegría y esas ganas de salir y divertirte. Evitas salir por si alguien te anuncia su embarazo. Pero la vida gira y gira y es normal, pero a ti te duele el alma. Y ves como abandonan bebes, como ninis se quedan preñados sin querer, como la gente te "restriega " que con un polvo ya. Y te dicen que te relajes. Lo peor q le puedes decir a una infertil. Con diferencia, créeme. No sabes la cantidad de sandeces que hemos llegado a escuchar.
    El dolor físico, los pinchazos, la hinchazón, el que te pinchen la vagina con una aguja para sacarte algunos ovulos,no son nada comparado con el desgaste emocional que conlleva todo ese proceso. La pareja sufre y acabáis siendo una roca que nadie puede derribar . Lo que no te mata te hace mas fuerte. Pero joder...ya estoy harta de palos. Encuentras a la #infertilpandy en Twitter y ves que no esta sola. Compartimos lucha. Y te lo escribo con lagrimones cayendo por mis mejillas

    Por todo esto, el leer que decirle a una madre q te has levantado a las 12 es lo mejor "Ever" me parece una soberana bobería. Y este post me parece el mas absurdo que te he leído hace años Lileth.
    Nada mas, siento todo el tochazo, espero que no te lo tomes a mal.

    Un saludo

    Elvia

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja!! y yo que pensaba que ibas a acabar diciendo "estoy de X semanas".

    A ser feliz con lo que decidas, y la gente que hable.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo a mis 35 tampoco me planteo ser mamá! Nunca digas nunca...pero creo que es algo que hay que desear y no es mi caso! Me ha encantado el post!

    ResponderEliminar
  9. 44 y sin hijos. Dos chuchos estupendos. 4 sobrinos que ya están teniendo sus propios hijos. Y muy feliz. Que me he perdido algo? Seguro. Pero ellas también

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)