jueves, 11 de septiembre de 2014

Hoy es once de septiembre

En mi clase de este año hay veintinueve niños de entre siete años y medio y ocho. Veintinueve. Gracias, Wert, me cago en tu madre.

Tener a una clase con tanto niño tiene muchas ventajas:

- Paseo tanto atendiendo a niños que voy a bajar un par de kilos sin darme cuenta.

- Mi alumna especial, esa que necesitaría mucha atención, se va a adaptar pronto al mundo real, donde somos ignorados, en el mejor de los casos, tanto por la autoridad como por los dirigentes. Gracias, Wert, me cago en tu madre.

- Voy a aumentar mis defensas mucho. Los peques son besucones. Y la maestra también.

- A un ritmo de tropecientas anécdotas al día, el material para el blog va a ser abundante y de calidad.


Hoy he puesto en la pizarra la fecha.

Jueves, 11 de septiembre de 2014

- Hoy es un día "histórico" importante, once de septiembre... ¿A alguien le suena la fecha?

Miro a veintinueve caritas, algunas mofletudas, que se encogen de hombros, me sacan el labio inferior o pasan de mi mientras juegan con su goma voladora.

- Es el cumple de mami- responde una con unas sandalias de leopardo divinas.
- Sí, pero no... Once de septiembre... A ver, dime- Le pregunto a uno rubito que ha atinado a levantar la mano.
- A mi me suena a que es una fecha en que se murió alguien importante, no sé quién.
- Pues casi aciertas. Hace unos años, dos países estaban enfadados porque unos rezaban a una cosa, otros a otra... Y uno de los enfadados robó unos aviones y los estrelló contra unos edificios muy altos de la ciudad de Nueva York.- Ahí, Lileth, simplista y apolítica.

Varias boquitas se abren.

Y salta el hijo de la lógica.

- Pero... Teledirigidos, ¿no?
- No, eran aviones de verdad, de los de viajar la gente dentro. Los enfadados estaban de pilotos.
- Pero... Saltaron en paracaídas antes, ¿No?
- No, se estrellaron con el avión.
- ¿Y se murieron?
- Pues sí.
- Pero sin querer, ¿no?
- No, no, ellos querían estrellarse, lo hicieron "aposta".

Silencio. Unos siguen jugando con la goma voladora. Los demás se miran. Mi pensador rubio saca sus conclusiones.

- Pues a mi me parece... A mi me parece que más que enfadados estaban locos.
- ¡Yo también creo que estaban locos!
- ¡Y yo!
- ¡Y yo!
- ¡Yo también!


Y yo.

6 comentarios:

  1. Me gusta tu anécdota, y me cagüen la ratio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ellos si que tienen logica y no los adultos...

    ResponderEliminar
  3. No lo entendéis. Wert lo hace para que se den calor humano. Y porque el roce hace el cariño.

    -.-

    En fin. 29 almas grandes en cuerpos chiquititos y haciendo lo que pueden. Bueno, 30, que la maestra también está ahí. u.u

    Me gusta mucho el razonamiento de los peques. Y cuando sacan el labio inferior también. <3

    ResponderEliminar
  4. Yo también me cago en Wert y en sus ratios.

    Sólo me gusta por lo de que vas a nutrir más el blog. ;)

    Vaya razonamiento bueno el de tus alumnos. locos de verdad!

    ResponderEliminar
  5. Me parece estupendo que se lo hayas contado y de la forma que lo has hecho... tienen que ir sabiendo un poco de la historia de locos de este mundo....
    Besotes!!!

    ResponderEliminar