Esa cosa rara, a la que llaman tiempo

Tengo una amiga que ha puesto un bar. Con unos socios. Y le va bastante bien.

Resulta que la despidieron de su anterior trabajo y, a través de unos contactos, se enteró de que buscaban gente para montar algo y se arriesgó. Se arriesgó ella y arriesgó todo su dinero. Una valiente.

Quizá con lo que no contaba, supongo, fue con los horarios tan puñeteros que tiene la hostelería cuando eres parte del negocio, no un asalariado sin más. Así que me comentaba hace poco, aflijida, que su vida se reducía a comer, dormir y trabajar.

- Toma, como la mía, si le añades estudiar.- Respondí yo.

Entre la crisis que se alarga como un chicle pegajoso y que me he puesto a estudiar como si no hubiese mañana tengo los días dedicados a estar en casa y poner mi culo de la 36-38 (sí, he seguido adelgazando) a reposar sobre la silla de estudio.

Estuve unos cuantos días preguntándome si es que yo le pido poco a la vida o es que otra gente le pide mucho. Ojo, no es que lo único que haga sea estudiar. Leo, hablo con amigos y amigas, doy algún paseo, veo series, pelis... Vaya, que tengo mis ratitos de ocio, de esos que llenan.

Mi amiga se quejaba de que ningún viaje ni salida especial ni nada de nada de nada de eso. Y yo aquí, conformándome de buen grado con mi sábado de sofá, mantita y peli.

¿Pido poco?


Con respecto al estudio... Gracias al apoyo familiar en lo moral y económico (estudiar se ha vuelto algo de pudientes, mi matrícula de la universidad tiene un precio escandaloso para tratarse de seis asignaturas) me he decidido a retomar y continuar estudios, con lo cual estoy en la UNED con las asignaturas que tengo colgadas para la licenciatura en Pedagogía, y sigo en la Escuela Oficial de Idiomas con el francés y el inglés.

Y es que, en parte lo hago por gusto, pero además me puede reportar otras ventajas laborales que, Wert mediante, me pueden ayudar en según qué circunstancias.





Comentarios

  1. Los profes no dejamos nunca de estudiar. Yo ahora lo tengo un poco aparcado, y no puedo ir a escuela de idiomas ni nada de eso, pero me sigo formando día a día.

    Besos.

    Y no creo que pidas poco, creo que alguna gente piensa que la vida es como las películas, llena de escapadas maravillosas, viajes, y aventuras.

    ResponderEliminar
  2. En esta vida todo lo que se hace con sacrificio y esfuerzo tiene su recompensa. Ole por ti, y mucho animo con esas 6 asignaturas! La vida es avanzar y subir niveles, y ya vendrán tiempos mejores. Lo importante es que disfrutes con lo que haces y lo que quieres conseguir.

    Un besito guapa! Y sigueme! Que ya tengo hasta fb!

    http://mividaentrepantalonesyfaldas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Se te echaba de menos Lileth!!

    ResponderEliminar
  4. Qué ganas tenía de leerte en el blog.

    Tengo que ponerme con la EOI. Asignatura pendiente desde hace años.

    ResponderEliminar
  5. Querida Lileth (dos puntos) xD

    Uno desea en razón a lo que siente que le falta, y eso es una cuestión, en parte, de actitud. Si tú no necesitas grandes cosas, si eres feliz en tu sofá, con tu trabajo, con tus estudios... no es que pidas poco, es que no necesitas más.

    O yo que sé. Hoy tengo el día ñoño xD

    En cualquier caso, ánimo con esos estudios de idiomas y de pedagogía. :) ¡Muá!

    ResponderEliminar
  6. El estudiar siempre es buena idea, el no dejar de aprender es imprescindible en la vida...
    Tiempo??? Dile a tu amiga, para que se consuele... yo entre el trabajo y horarios de mis tortuguitas... hago los dias... y yo??? ni me acuerdo cuando encontré un rato para mi...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal