sábado, 6 de julio de 2013

Óscar

Yo fui al instituto del barrio. Cerquita, nuevo, grande.

Empecé primero de BUP en una clase donde no conocía a casi nadie, un año en que las mallas de colores eran lo más de lo más y quien tenía un radiocasete de doble pletina tenía un tesoro. Principios de los noventa, un horror de estilismos.

De todas las clases que había de primero de BUP, Óscar cayó en la mía. Era alto y desgarbado, vestía  siempre de negro con camiseta de grupos musicales y tenía el pelo, negro negrísimo, de punta. Ah, y era jevi hasta la médula. 

En el pasillo de mi clase había unos huecos donde nos metíamos varios alumnos. Una chica alta de larguísimo pelo rubio que tapaba su tremendo acné con capas y capas de maquillaje, una barbie de rizos teñidos que había repetido como mil veces y que usaba unos minishorts minúsculos y una chica muy gorda que era la más guapa con diferencia pero que no tenía ni idea de ello, y Óscar con sus camisetas de calaveras. Poníamos Guns and roses con un walkman y hablábamos durante días acerca de cuál de las versiones de "Don't cry" era mejor, si la de Use your illusion I o la de Use your illusion II. La del uno, por supuesto.

Óscar siempre estaba sonriendo, era un tío feliz, y enseñaba sus dientes separados en todo momento, para irritación de la tutora amargada de la vida que tuvimos ese año. 

Cambiaron a Óscar de instituto a mitad de curso.

Y nunca le volví a ver. Menuda amistad se perdió.


6 comentarios:

  1. Pues ya lo siento, eso prometía. Pero a veces en la vida pasan esas cosas...

    ResponderEliminar
  2. Curioso como determinadas personas pasan por nuestras vidas y se hacen un hueco en nuestras memorias. No volvemos a saber nada de ellas, pero las recordamos con melancolía (bueno algunas también las recordamos con el alivio de no haberlas vuelto a ver). Pero, a lo que voy, es que seguro que Oscar, hoy, no puede ni imaginarse que alguien que le conoció en los 90, en el insti, le dedique una entrada de su blog y lo recuerde con esa melancolía. Y tal vez, en alguna cabeza humana, nosotros mismos también seamos recordados así. Es bonito pensarlo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y que es lo que te ha hecho recordarlo? ¿Tal vez algún reencuentro en la actualidad?

    ResponderEliminar
  4. Hola Lileth, no se si te acuerdas de mi, soy Sandratacones de twitter, el chico que le gusta la moda y se viste de mujer. He vuelto a abrir mi blog, por si te interesaria entrar para que me des tu opinión. Te mando un beso muy fuerte.

    mividaentrepantalonesyfaldas.blogspot

    ResponderEliminar
  5. Precisamente ayer hablaba con unas amigas de ese tema, anmistades del Instituto que hace siglos que no vemos o lo que es peor... Amores platónicos que no has visto desde entonces o que sí los has visto y... Mejor no verlos!
    ¿Estaremos melancólicas por algo? ¿Será el verano?

    ResponderEliminar
  6. Pues mi historia es que echo de menos tus post.
    cimoC

    ResponderEliminar