Cosas que he aprendido

Cosas que no sabía con 22 años, y ahora sé

- Se me da genial, y me encanta, vivir sola.
- La estadística no es lo mío. Medianas, medias, modas... Fatal todo eso aunque me esfuerce.
- La verdura, bien preparada y tal, está rica.
- Adelgazar es muy difícil. Engordar es tremendamente fácil.
- Sí que es necesario, y requetechuli, tener una colección de potis. Las barras de labios que tengas nunca son suficientes.
- Soy una Master del Universo cocinando pasta. Y musaka. 
- No me entusiasma viajar. Al menos no mucho después de haber vivido dos años pegada a una maleta.
- Dormir en un aeropuerto es fácil. En un hospital, no.
- Volar, en aviones, es aburrido e incomodísimo.
- Ver a tus amigos tener hijos es emocionante. En todos los sentidos buenos que tiene esa palabra.
- El deporte mola.
- Me gusta estudiar por gusto, porque sí, por aprender.




Cosas que sabía con 22 años y ahora sé que no son verdad

- El tiempo pone a todo el mundo en su lugar. Mentira.
- El esfuerzo tiene su recompensa. Mentira.
- Ser bueno es lo que mola. Mentira. 


Comentarios

  1. Con las tres últimas frases estoy totalmente de acuerdo, la gente no para de repetírmelas pero pasa el tiempo y me doy cuenta de que intentan engañarme y se engañan ellos también porque no es verdad.

    por cierto, tenemos en común la edad y muchas cosas de las que pusiste!

    ResponderEliminar
  2. Solía tener muchas discusiones con mi madre cuando me decía "Dios/La vida pone a cada persona en su sitio" (a veces usaba la vida en vez de dios por respeto a mi ateísmo jajaja). Y solo me parece una triste manera de consolarnos (en ambos casos, juas!).
    Un besazo, Lileth (amo la musaka!)

    ResponderEliminar
  3. Anda que no, como lo de que "lo importante es participar..."
    Juas!

    ResponderEliminar
  4. niña, tienes que escribir más...

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo. Bueno, todo eso y muchas cosas más...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)