Las causas de la vergüenza

Como ya he contado por aquí, este año imparto en varios cursos la asignatura de alternativa a la religión y,a veces, trabajo habilidades sociales con mis alumnos.

Uno de estos días hablábamos acerca de esas situaciones en las que nos sentimos avergonzados, las situaciones que nos hacen sentir así y la presión social ante esa sensación de vergüenza.

Así, fuimos comentando y reflexionando que, a veces, nos avergonzamos por cosas que no tienen la mayor importancia. Vaya, que yo intentaba hacer una clase donde la conclusión fuera eso de pasar un poco de lo que digan los demás, de superar la vergüenza y esas cosas.

Y como tienen diez años hablamos de lo avergonzados que se sienten cuando un familiar te da un beso en público, cuando nos caemos delante de cierta gente, cuando sacamos mala nota y no queremos que lo sepa nadie. La clase iba como la seda, les estaba desmontando a los chavales eso de la presión social...

Y entonces, habló J.

- Pues a mi me da vergüenza mi padre.

- Claro, cuando te da besos en público y tal, ¿no?- intento decir, en tono comprensivo.

- No, no, me da vergüenza cuando se pone las mallas de su novia para ir a pescar.

- ¿Cóooooomo?

- Sí, la novia de mi padre hace aerobic, y mi padre se planta unas mallas de ella que son rosa fuerte para ir a pescar, porque dice que son muy calentitas, pero ¡es que son apretadas y se le marca todo a mi padre! Y yo cuando lo veo así me da una vergüenza que me muero, maestra, de verdad.

Me imaginé a mi padre con mallas color fucsia.


- A mi también me pasaría, J, a mi también.

Y a la porra mi objetivo de la clase.

Comentarios

  1. Pues mira, el hecho de que J lo contara, ya es mucho, así que yo le pondría un tick al objetivo.

    Besitos sin avergonzar ;)

    ResponderEliminar
  2. Después de hablar J. nadie se atrevió, ¿verdad? Les daría vergüenza no poder superarlo jajaja

    ResponderEliminar
  3. No he podido evitar imaginarme a mi santo padre con mallas rosas, jajajaja! Qué bueno!

    La verdad que tienen cada salida, que flipamos.

    Feliz finde guapa

    ResponderEliminar
  4. Hay que ver, al o que son sometidos a veces los peques XD ains! Por suerte a mi padre nunca le dio por ponerse unas mallas rosas XD

    ResponderEliminar
  5. Jojojojo, reunión de padres de alumnos ya!!

    ResponderEliminar
  6. Veo la reunión de padres y subo mi apuesta a excursión para ir a pescar con los niños. xDDDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  7. Hola Lileth! Si, lo sé, casi siempre ando muy perdida. De hecho... llevo mucho tiempo sin visitar blogs -aunque siga actualizando el mio como si fuera de profesión- y me he perdido mil de tus entradas que tanto me gustaban leer, pero hoy me he dicho : "voy a darle una vueltecita!". Y así, al tuntún, me he leído un montón de un golpe!
    Me parto con lo de las mallas fucsia y la sinceridad de los niños, yo también creo que es inhumano una bronca tan temprano XD Comparto totalmente esa reflexión sobre lo de la educación en casa y el desinterés de los padres (yo creo que no todo el mundo está preparado para la responsabilidad, o no todo el mundo es consciente de lo que supone tener un hijo. Hoy en día se ha perdido esa conciencia, somos más superficiales, irreflexivos, vagos, egoístas...), y por otro lado... me dejas loca con tu reflexión del 2012 sobre por qué no serías egoblogger, jajaja!
    Yo procuro no poner pies de Lina Morgan (aunque a veces creo que los pongo de normal, sin que me hagan fotos) muchas veces salgo de casa con un modelito express para echarme a los leones (y aún así cometo la negligencia de hacerme fotos porque al fin y al cabo es lo que me pongo y es deshonesto engañar), me acostumbré a correr en tacones desde que decidí moverme en autobús en Cádiz y comprendí que este nunca espera (faltaría más!), a veces hace frío, y simplemente abro los botones del abrigo para que se intuya lo que hay debajo; lo de ir sin medias o en sandalias es lo que me supera, aunque por suerte descubrí que hay medias que ni siquiera se intuyen, y en mis dos años y pico de blog he cogido menos resfriados que los que he cogido en los años anteriores. La prueba de que se puede ser "egoblogger" (si es que ese palabrote, aunque no me guste nada, encaja) sin morir en el intento y sin desmerecer en absoluto aquello que haces.
    Tu muestras en palabras brillantemente lo que te pasa por la cabeza, una vez hecho esto, mostrar lo que te pones o dejas de ponerte es casi secundario. Creo que sobrevivirías ;D
    Y bueno! yo soy de campo y de ciudad... y no sé decirte con seguridad el femenino de carnero. Oveja?... Me das una barrita? XD

    Muchos besos Lileth! Me alegro muchísimo de haber pasado por aquí de nuevo!!!!

    ResponderEliminar
  8. Pobrecito!! Es que semejante visión puede producir traumas severos!!!!

    ResponderEliminar
  9. Pobre niño...

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal