Conversación de mayores

Cuando una persona se dedica a la enseñanza, dentro del aula, y lleva a rajatabla la legislación vigente ha de introducir en los contenidos a enseñar esos temas que suscitan el interés del alumnado. Un ejemplo de esto es el tremendo disfrute que tienen los peques trabajando las Navidades en clase.

A veces ocurre, tengan la edad que tengan los alumnos y alumnas, que su interés va más allá de lo que, como docentes, habíamos propuesto. Esas veces, en los que los temas de adultos entran en el aula,

Los últimos días de clase me pillé uno de esos resfriados que me dejan agonizante, con un tremendo dolor de garganta. Esta vez, además, me vino con fiebre alta. Supongo que se me notaba en la cara porque, en mitad de una clase (los chicos hacían solos actividades porque yo no puedo con mí alma) mis chicos me dicen:

- Maestra, vas a tener que quedarte unos días en casa. Estás muy mala.

- No puedo. Si me cojo una baja me pagan menos, y si me pagan todavía menos no tengo dinero para pagar mis cosas. Me tenéis que aguantar como sea. Pero eso no es lo peor, lo peor es que si me tengo que quedar enferma en casa no viene ningún maestro a sustituirme. Vendría un ratito uno, un ratito otro... Y si coincide de que hay otro maestro o maestra enfermos en el cole no habría nadie para quedarse con vosotros, y entonces os harían grupitos y os repartirían por las clases.


Mi perorata entre mocos es acogida con cierta incredulidad.

- Pero cuando el año pasado se puso mala nuestra maestra tuvimos una maestra sustituta.

- Pues eso ya no pasa. O me tiene que pasar algo muy grave que me deje muchos meses en casa para que manden a otra maestra.

- Pues nosotros no queremos que te pase nada malo.

- Ya lo sé, gracias.


- Pues a mi padre no le pagan. Pero él va a trabajar todos los días.


Silencio.


- Y mi madre está muy preocupada. Les oí hablar que no tienen dinero, y de la hipoteca y que a ver qué pasa con la casa.


Otro interviene.

- Maestra, ¿Es verdad que hay gente que se suicida porque le quitan su casa?

- Es verdad, sí. Me gustaría deciros que no, pero sí que lo es.

- Pero eso, ¿Por qué pasa?



Y a partir de ahí, sin haberlo previsto, los niños empezaron a preguntarme por desahucios, por la gente que ven buscando comida en los contenedores, por las preferentes (ni me imaginaba que supieran algo de eso)... Y de cómo es posible de que hallamos llegado a esta situación.


- Es que no me entra en la cabeza, maestra.

- Ni a mi.


Ni a mi.





Esta entrada va dedicada a esos tres amigos a los que Papá Noel les ha traído la carta de despido.

Comentarios

  1. El otro día vi por FB una felicitación de un nene de 4º de primaria. Ponía algo así como que no quería regalos, que pedía trabajo para sus papás, y que se conformaba con su cariño. La gente decía que era un Fake. Yo creo que era auténtica. Y estas cosas que cuentas, me reafirman en ello.

    En un aula tiene que notarse mucho todo lo que conlleva esta situación, incluso en un aula de niños pequeños.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Has narrado muy bien la situación; tus palabras llegan de verdad. Me gusta que les hables de esas cosas a tus niños; porque ellos lo ven todo y si nadie le explica las cosas a menudo sólo se quedan con el sentimiento de miedo.
    Ánimo para tus amigos.

    ResponderEliminar
  3. Madre mía! Cómo están las cosas. A mí mis alumnos me preguntan sí cuando yo era pequeña ya había crisis. No recuerdan, y eso que son mayores que los tuyos, otra época diferente o mejor. Es una pena lo que les estamos transmitiendo. Y no nos damos ni cuenta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo en cuanto llegue de nuevo a Escocia me pongo a buscar trabajo como loca. Tal y como está la cosa mis padres no están para pagarme la residencia (y la beca erasmus en sí no da ni para pipas).

    Y dicen que hasta el 2014 la cosa no mejora... :S

    ResponderEliminar
  5. Me he emocionado leyéndote.

    Es tan triste la situación que les llega hasta a los niños.

    Me gusta que seas tan clara con ellos, seguro que ellos también lo agradecen mucho.

    Feliz año guapa.

    A ver si tenemos suerte para el próximo.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. El tema es que ahora, todos tenemos a alguien cercano en una situación extrema. Ya no es algo que le pasa a otros, porque le pasa a muchos y hasta los peques se dan cuenta.

    A ver que nos trae el año nuevo...

    Un besillo ;)

    ResponderEliminar
  7. Es mejor hacerles ver la realidad y ser clara con ellos. Algún día, desgraciadamente, tendrán que enfrentarse con algo muy parecido. Esperemos que todo mejore para cuando les toque. Feliz año maestra.

    ResponderEliminar
  8. situación: mi marido y yo en nuestro salón. Yo acabo de leer tu entrada. Yo soy de ciudad pero mi padre siempre ha trabajado con ovejas en su tiempo libre. Mi marido más de campo que las amapolas....
    Termino de leer y le digo para confirmar mi respuesta:
    "El femenino del carnero es la oveja, verdad?"
    y me dice! la oveja es el femenino del borrego, la cabra es la del carnero"
    verídico oye!
    un beso
    blanca

    ResponderEliminar
  9. perdón, debería haberte escrito en la entrada de arriba! :S

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal