Yo, creo

Después de la hoja de castigo, y las pequeñas pero constantes charlas que vinieron después, los chicos y chicas de mi clase se han tornado unos angelitos meones que no suelen dar mucha guerra. Y ahora, haciendo honor a la verdad, poco de ellos puedo contar.

Porque ahora les pongo ejercicios en clase y se quedan todos con la cabecita gacha, trabajando.


Porque ahora, cuando pongo deberes para casa, me los traen hechos (al menos casi todos) y no me tengo que poner hecha un basilisco. Ahora doy clase relajada, no con cara de perro. Y hasta les he podido decir en más de una ocasión eso de "hoy os habéis portado de lujo".

 Y tal es la cosa que el día de Halloween les puse en la pizarra digital en vídeo de Michael Jackson y terminamos bailando en el hueco gigante que hay tras las mesas.


Y tal es que en vez de regañar doy pequeños tironcillos de oreja cuando no está algo como debe.


Pero algo tendré que contar de ellos... Esto... Mmmmm... Estoy pensando...


Todavía creen en los Reyes Magos. Y en el ratoncito Pérez. Con diez años. ¡ Me los como!

Comentarios

  1. Tranquila siempre surgen cosas y más con unos niños tan salaos como los tuyos.
    Besos desde Canarias.

    ResponderEliminar
  2. Los míos siguen hechos unos fieras... Imposibles!! Pero yo no me rindo! En peores plazas he toreado yo y no han podido conmigo!

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito!

    y qué bonita es la ignorancia, es mejor no saber, lo vives todo con más ilusión.

    Me hubiese gustado veros bailando jajaja!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Mi hija tiene 8 años, casi 9, y de verdad que voy a intentar que crea en los Reyes el mayor tiempo posible. Es lo mejor que tiene esta edad....la ilusion y la inocencia....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)