miércoles, 10 de octubre de 2012

Os voy a crujir vivos a todos

Aquí, la que os escribe, estudió bajo la Ley General de Educación de 1970. Como creo que ya he comentado otras veces, una de las particularidades de esta ley es que los maestros tenían un mínimo de contenidos que dar antes de final de curso, con su consiguiente agobio.

Con la ley actual, maestros y alumnos tenemos el colchoncito de poder justificar, a final de curso, eso de "me ha faltado tal y tal de lo programado por falta de tiempo", por eso de que te paras para volver a explicar lo que no han entendido y tal.

En mi clase de veintiún sosainas se aplica la ley a rajatabla. Mis niños, que además de sosainas son unos vagos redomados, se han dado cuenta a lo largo de los años en que para qué tantas prisas. Y claro, alargan y alargan lo de hacer los ejercicios en clase hasta que me entran ganas de tirarme de los pelos y ponerlos en fila para darles una colleja.

Por ejemplo hoy, hemos estado dos horas de reloj para hacer tres ejercicios de multiplicaciones. Ciento veinte minutos, para tres ejercicios, a cuatro multiplicaciones por ejercicio... Calculen.

Y hay quien dirá que mande las cosas para casa. Claro, eso está estupendo. Me pregunto cuánto tardaría la madre de turno en venir a quejarse porque su niño se tira toda la tarde haciendo deberes, que a ver qué hace la maestra en clase que mi niño lo trae todo para casa. Me pregunto desde cuándo es de recibo que los ejercicios se hagan en casa y no en la escuela y me pregunto que cómo puedo yo saber si el ejercicio lo hace el niño o lo hace su padre.

Así que hoy, cuando he visto que el cachondeo general del alumnado hacia mi persona era un mensaje pasivo- agresivo del tipo "no me enfrento a ti, pero tampoco voy a hacer el huevo" les he advertido: " Traed la mano bien preparada mañana que os voy a crujir".

Y por mi madre y por la Ley General del '70 que mañana los crujo.

A ver la cara que me ponen cuando les de la hoja de ejercicios que les tengo preparada...


11 comentarios:

  1. Me parto contigo!! Yo hoy me he crujido a un par de ellos. No te imaginas cómo llegan a secundaria. Resabiados, preguntando tonterías para ver sí pierdes tiempo...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ay señor! De vagos está el mundo repleto!

    Lo que me impresiona es el título! Hoja de Castigo... o.O

    ResponderEliminar
  3. Este curso te odiarán y te pondrán motes, pero a la larga te lo agradecerán. Yo recuerdo como mejores profesores a los duros que a los blandos.

    ResponderEliminar
  4. La seño de mi hija, y el equipo de profesores en general, lo tienen muy claro. Se cumple el horario a rajatabla,la hora de matematicas, es la hora de mates y despues se pasa a lengua, o lo que toque, y los ejercicios que nos les haya dado tiempo a hacer, se hacen en casa. Nos lo dejaron muy claro en la reunion, si tienen deberes para hacer en casa es porque, en mayor o menor medida, se han dedicado a hacer el vago en clase, y asi depende de cada niño el que tengan mas o menos deberes que hacer. Deberias hacer lo mismo y dejarselo muy clarito a las madres, porque a este paso, no te va a dar tiempo a hacer nada....

    ResponderEliminar
  5. Ro, me hago una leve idea de cómo os pueden llegar a Secundaria, si en tercer ciclo de primaria yo me encuentro con estas lindezas...

    Yas, el título es para dar efecto...

    Susana, a mi tampoco me extraña... Esto está muy mal planteado.

    Rêignerok yo todavía recuerdo a "la matematicosa". Deseando estoy saber cómo me van a empezar a llamar.

    Lola, lo he hablado y más que hablado. Sin embargo me estoy encontrando con más de un 50% de familias que pasan olímpicamente del tema, no vienen a las reuniones grupales ni a las tutorías, y lo que va un día por terminar a casa viene en el mismo estado a la mañana siguiente. La falta de apoyo familiar es tremenda.

    besos a todos.

    ResponderEliminar
  6. Pues chica, alucino con que pasen tan olimpicamente de la educacion de sus hijos.....Luego, a la vuelta de los años, se preguntaran en que fallaron....

    ResponderEliminar
  7. Mi niña de 5 años tiene una profesora durísima, y todos los días trae deberes a casa. Ni le molesta a ella ni a mí. Es su hora de estudiar, y eso es lo que debe hacer!!

    Tienes razón, antes la educación era más efectiva, y no nos creó ningún trauma...

    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  8. Hola, te leo frecuentemente por no decir siempre y disfruto mucho de tus post.
    En la escuela de mis hijos como en la de la hija de Lola, cada asignatura tiene su tiempo y se pasa a la siguiente cuando toca, si alguien no ha terminado le queda para casa. Si al día siguiente no los lleva hechos se queda sin recreo. Mi hija, al principio se olvidó un par de veces el cuaderno en clase, por lo que no los pudo terminar en casa y llevarlos hechos al día siguiente. La segunda vez que se quedó sin recreo fue la última, casi siempre termina en clase y si no lo hace, procura terminarlos en casa.
    Un saludo.
    M. Carmen

    ResponderEliminar
  9. Es que son vagos en todas partes.

    Este año, que me he quedado sin cuadernillo de inglés, es horroroso, pues hacen una actividad en la libreta en el tiempo en que antes hacíamos la hoja entera... Lo bueno es que ya estoy aleccionando a los de primero, que ya van más ligeros que los de tercero.

    Un besillo ;)

    ResponderEliminar
  10. Y digo yo... ¿Cuánto van a tardar en hacer eso? Porque al paso que van...
    Los míos de seis años son "máquinas de trabajar" tengo unos diez alumnos con los que no puedo parar. Hacen su trabajo, un copiado en la libreta, las fichas de ampliación y les queda tiempo para un dibujo mientras el resto de compañeros van por el segundo ejercicio. La verdad es que me agotan psicológicamente porque ya no se qué más ponerles...
    En cambio tengo unos cinco alumnos... Que son lo más lento, lo menos trabajador, los que más se distraen... Horroroso! El lunes tengo la reunión con los padres y lo dejaré bien clarito. Cosa que no se termina en clase, cosa que va para casa. El problema es que tengo un par de ellos... Que nunca traen las cosas hechas, los padres se preocupan poco y no se qué hacer con ellos... Pero no me quejo...
    Ya nos contarás el resultado...

    ResponderEliminar