Mintiendo

Por motivos familiares tuve que dejar solos a mis nenes cuatro días. Bueno, solos solos no, con el maestro de apoyo.

Antes de irme, como es la costumbre, leí la cartilla a los niños.

- A ver, señores, le he dejado al maestro en estas hojas las instrucciones para que no tenga problemas en saber qué hacer cada una de las horas, y no me dejéis en mal lugar que le he dicho al maestro que sois muy buenos y muy trabajadores.

- Seño- me dice una de mis bellezas infantiles- entonces le has mentido.

- Pues un poquito sí que le he mentido, porque muy muy trabajadores no sois. Es verdad que desde la hoja de castigo estáis mucho mejor, pero todavía decir que sois trabajadores es mucho decir. Eso sí, ojo, que buenos sí que sois, que sois muy buenos chicos, amables y da gusto estar con vosotros, así es solamente una media mentira la que le he dicho al maestro.


Y en tan buen lugar me han dejado que cuando he vuelto a clase me han contado maravillas de mis chicos.y aquí, la que os habla, se ha puesto tremendamente orgullosa.

No está todo perdido, creo yo.

Comentarios

  1. Qué mano tienes, Lileth :) Y qué gustico tiene que dar eso ^^

    ResponderEliminar
  2. Ains que ricuras,normal te sientas orgullosa,pero tb es mérito tuyo,ya que soy consciente de que hoy en día aprenden más valores en el colé,que en su casa,por falta de tiempo de los padres,pereza,etc.Es una opinión,de una mujer que crió a dos niñas,no pretendo quitar mérito a los padres,ni mucho menos.
    Besitos.
    De una compradora compulsiva.

    ResponderEliminar
  3. A eso se le llama profecía autocumplida.

    ResponderEliminar
  4. Me parto de la risa con tus alumnos... Ánimo!! Los principios con clases nuevas siempre son un poco difíciles, pero después de unas cuantas venganzas y ajustes, las cosas terminan encauzándose.Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)