Yo no tengo prejuicios, me los metéis vosotros en la cabeza

Sabido por todos en twitter es que he vuelto a apuntarme al gimnasio. Pero esta vez el recuerdo del bodypump, del aerobic y de las clases de step era demasiado poderoso y me he apuntado a uno de los tres gimnasios megachachis que hay en mi ciudad.

Hace cosa de un mes hablaba con mi amigo M de los gimnasios. M acude al gimnasio del barrio, porque le viene bien, porque él va a lo que va y porque por naturaleza es de esos hombres que necesitan de un piso adaptado para minusválidos porque no cabe por las puertas normales. Como él dice, mejor gimnasio y currarse que todo ese volumen en grasa. Así que con mi amigo M no se mete ni Dios.

A mi amigo M le gustaba una muchacha. La morenita. La morenita le puso ojitos y le insinuó que se cambiase del gimnasio de barrio al megachachi al que ella iba, distinto al que he elegido yo. Así que allí se plantó mi amigo M y sus ciento treinta y tantos kilos de masa muscular a ver el gimnasio qué tal. Y decidió que pasaba del gimnasio y de la morenita.

- Un antro de divorciadas era eso, tía. Divorciadas guarras a saco. Horroroso, paso de eso.

- Pero hombre- le digo yo- ¿Cómo sabes que son divorciadas? Que lo que estás diciendo suena fatal.

- No, no, que sé lo que digo. Cuarentonas. Con ropa que enseña más de lo que es agradable por muy buenas que estén y una actitud de zorrera ridícula. Que parece que a algunas las abandona el marido y si no zorrean es que ya no valen una mierda, y lo que hacen es restarse valor ellas solas.


Pues partiéndome de risa me quedé y con el run run en la cabeza.

Hasta que el otro día fui a aerobic.

Y entró una cuarentona. Top tipo sujetador fucsia. Pantalón corto bajo de talle en beig, que mi era deportivo ni era nada. Y un tanta de hilillo en turquesa sobresaliendo evidentemente del pantalón de talle bajo.

Cuando a cada giro de la coreografía le veía los cachetes del culo a la cuarentona porque el pantalón inadecuado se escurría pensé una cosa: "Estás ridícula".

Cuando la vi, al salir de clase, enseñar los cachetes del culo por la zona de máquinas pensé una segunda cosa: "Tu es divorciá".

Juro que yo no fui, que me lo decía M al oído.

Comentarios

  1. Ja ja ja buenísimo,M tiene razón y tu un salero para contarlo,a veces confundimos libertad con libertinaje,y las mujeres nos equivocamos a veces y no todas en confundir el poder disfrutar de la soltería,con una segunda adolescencia,besitos.
    De una compradora compulsiva.

    ResponderEliminar
  2. Mi tío hace unos meses ha dejado a su mujer (tenían problemas) y al poco se ha ido con otra. ¿La reacción de su exmujer? Plantarse unos shorts/bragas que con su celulitis galopante no le sientan precisamente bien, ponerse un piercing en la nariz, y salir noche sí noche también de copas con"amigos" vestida como una veinteañera de 50 kilos. Mi tío ha sido un gilipollas, pero ella tampoco le va a la zaga.

    ResponderEliminar
  3. Bah, que hagan las divorciadas cuarentonas hagan y se pongan lo que más les plazca.

    Ya me diréis cuando os divorciéis y seáis cuarentonas...

    ResponderEliminar
  4. Bueno, es lo que tienen algunos divorciados, que se vuelven gilipollas creyendose que se van a comer el mundo. Yo lo que no soporto es esos cuarentones medio calvos con el pelo largo y el pendientito. Leyendo lo que decia tu amigo no podia evitar pensar que era el tipico machista atravesado y de mente retorcida pero despues me he dado cuenta de que yo pienso lo mismo de los hombres cuando los veo luciendo moto y melena al viento. ¿He dicho ya que no soporto que lleven pendientes?

    L.F.

    ResponderEliminar
  5. Ay Lileth, me has alegrado un ratio je je

    Kate

    ResponderEliminar
  6. Jajja, un post cierto como la vida misma!! Yo hace muucho iba a uno de estos megachachis gimnasios y había alguno de estos especímenes que además estaban tan enganchadas a la máquina de rayos UVA que parecían trocitos de carbón.

    Besitos
    Gema

    ResponderEliminar
  7. Hola!! Hace tiempo que un amigo(profesor igual que yo)me recomendó este blog. Lo he visitado a menudo y me he reído en bastantes ocasiones.Hoy, después de algún tiempo, volví a leerlo y lamentablemente no sólo me ha decepcionado sino que incluso me ha indignado.
    ¿Cómo puedes decir que no tienes prejuicios?...sinceramente es una pena!!
    No todas las cuarentonas somos así ni todas las divorciadas se comportan de esta manera.
    Ha sido un placer... o no!!!

    ResponderEliminar
  8. A mi última anónima, un poquito menos de indignación, y un poquito más de comprensión de textos escritos.

    Un besoooote.

    ResponderEliminar
  9. Si es que hay veces que te luces vamos...
    A mí también me has decepcionado, me parece que vas de sobrada. Había que verte a tí en el gimnasio, seguro que vas estupenda (para tu gusto claro).
    Por otra parte podías hacer un post sobre los tíos de los gimnasios cegados por las pesas y que al fin y al cabo sólo son un saco de hormonas y narcisistas. Y ya puesta se lo dedicas a tu amigo M.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno Lileth... y yo que soy muy lista, he pillado tu ironía, y yo que te conozco, sé que has hablado aquí como hablamos en la calle...

    Y sí, somos todos muy diferentes, pero realmente cuando se generaliza, se corre el riesgo de acertar.

    Por supuesto que tu texto ha sido un poco exagerado, pero es lo que ha hecho que yo sonría, y que quiera mucho más a mis amigas divorciadas que se comportan como deben, con integridad y buen gusto. Porque también las hay.

    Besos preciosa!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal