Las claves del éxito escolar

Hace un par de días un abuelo preocupado me interrogaba acerca de las claves para que unos niños normales, no listos en exceso ni tontos en exceso, alcanzaran buenos resultados en la escuela. Porque, razonaba él, ¿qué es lo que hace que unos colegios alcancen mejor nivel que otros a igualdad de ciudad, de zona...?

En mi opinión, el éxito de los escolares depende en un 40% de factores familiares y en un 60% de factores escolares.

Factores familiares

Inculcar desde la familia la cultura del esfuerzo es fundamental. Para conseguir unos buenos objetivos escolares hay que currárselo leyendo, estudiando, repasando, haciendo ejercicios... No viene dado, con lo cual si falta este esfuerzo en casa poco podemos hacer los maestros. Y a esforzarse tambiñe

Fundamental es también un ambiente familiar sano. Con buenos hábitos de higiene, de alimentación, de hábitos de ocio, de horarios.
Un niño que no descansa sus horas o no está bien alimentado no se concentra en la escuela, es de lógica. Un niño mal aseado termina siendo rechazado por sus compañeros, con la consiguiente desadaptación escolar.

Si el ambiente familiar es inestable emocionalmente (padres separados en perpetua guerra, o en perpetuos lloros, familiares con alteraciones psiquiátricas, duelos no resueltos por un fallecimiento...) el niño lo reflejará en su vida cotidiana. La familia enseña más de lo que nos creemos y una de esas cosas es la forma de enfrentarnos a la vida.


Factores escolares

Como en cualquier empresa el éxito de una escuela depende en gran medida del esfuerzo de sus trabajadores, los maestros.
Una buena coordinación, un realista (aunque ambicioso) planteamiento de objetivos, y muchas ganas de trabajar dan como resultado, en el peor de los casos, unos resultados escolares decentes (ojo, repito que la materia prima debe estar en la media de capacidades).

El esfuerzo y el interés del maestro, del equipo de maestros que atienden a cada grupo, es fundamental. lo noto, por ejemplo, cuando estoy enferma y voy a trabajar al 40% pues mis niños hacen el 40% de  lo que podrían haber hecho. Y eso es algo que dejan de aprender. Digamos que si esa fuera mi actitud durante todo el año pues... creo que queda claro. Como en todos los campos hay profesionales que lo dan todo, y otros que pueden dar más de lo que dan.

Me resulta curioso llegar a un colegio donde, entre sus prioridades, no se refleja el de obtener un buen nivel académico en el alumnado. Aveces, en mi opinión, perdemos el norte entre tanto día de la paz, de la violencia de género, del no sé qué, y nos olvidamos que necesitamos trabajar más y de una forma más eficiente, por ejemplo, la resolución de problemas del área de matemáticas.

Fundamental es, por tanto, orientar nuestros esfuerzos hacia el objetivo de subir el nivel del alumnado lo máximo posible. Un alumnado mejor preparado, tanto en conocimientos como en habilidades para seguir adquiriéndolos (saber comprender textos, saber resumir...) es un alumno buen preparado para continuar su formación que es de lo que se trata en el nivel del que hablo, la etapa de Educación Primaria.

Sin embargo, para poder subir el nivel personalmente haría dos grandes reformas educativas. Si me apuran, tres.

En primer lugar, a los niños con unas necesidades específicas los mandaba directamente a un aula especial a tiempo completo o a un centro separado. No soy inhumana. Inhumano es que yo haya tenido a mi cargo a niños con unas necesidades para las cuales he dado dos asignaturas en toda mi carrera. Dos. Inhumano es que esos niños no hayan avanzado más porque yo ni he sabido trabajar adecuadamente con ellos ni tuviese tiempo porque tenía veinticinco alumnos más en clase. E inhumano es que mis alumnos más atrasados del grupo se encontrasen con que yo no tenía tiempo para reforzarlos porque estaba concentrada en mi alumno especial (concentrada en hacer cosas que no sabía muy bien hacer).

En segundo lugar, debemos volver a un decreto de mínimos y, tres, a la posibilidad de repetir curso cuando haga falta. En la actualidad, solamente se puede repetir (hablo de primaria) en segundo, en cuarto y en sexto.

Para que os hagáis una idea de cómo está la cosa ahora mismo, de mi aula pasa a tercero (¡a tercero!) un alumno que no ha aprendido a escribir. No escribe ni lo más básico. Ni a, e, i , o, u.  Y en tercero que va a estar por las necesidades, y los decretos y las cosas esas.

Con esta regla de tres, mandamos al instituto a alumnos de doce años que no saben escribir con coherencia un solo párrafo, y que no usan las mayúsculas ni para poner su nombre.

Y yo esto lo veo un despropósito.

Un decreto de mínimos nos marca los conocimientos mínimos que deben adquirir los alumnos "antes de". Y si no a repetir.

Que la Ley General de Educación de 1970 no tenía tantas cosas malas.


En difinitiva, y vuelvo a repetir que es desde mi punto de vista, la clave del éxito escolar pasa por el esfuerzo de las personas. El principal que se ha de esforzar es el alumno que depende para ello del apoyo de su familia y del trabajo del profesorado, que tenemos en nuestra mano la toma de decisiones, la elección de estrategias y nuestra jornada laboral para orientarnos hacia la consecución de objetivos cada vez mejores.





Comentarios

  1. En mi opinion los niños con necesidades especiales que no sean extremas deben compartir aula con los demas porque el dia de mañana van a compartir su vida con los demas, van a competir por un mismo trabajo y van a formar igualmente una familia que deberan mantener.

    Lo que se deberia cambiar es que no haya mas apoyo para los profesores que teneis que trabajar con estos niños. Faltan psicologos, pedagogos y demas especialistas necesarios en un colegio que podrian apoyaros mas y durante mas tiempo.

    Me avergüenza que no haya especialistas en los colegios que prepararen a quienes van a formar nuestro pais el dia de mañana y que exista un senado inutil, un congreso superpoblado, exceso de grandes directivos que no sirven para nada y cobran una fortuna. No quiero seguir porque podria perder la buena educacion que me enseñaron cuando la educacion era realmente importante.

    Saludos.

    L.F.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)