miércoles, 27 de junio de 2012

Y ahora, ¿qué hago con mis hijos?

Tener un hijo no es algo que te haga la vida del revés. Te hace volverte malabarista.

Y es que eso antes no pasaba. En la generación de mis padres, lo habitual es que en casa estuviese mamá y ella se dedicase a hacer de todo, menos a trabajar fuera de casa a cambio de un salario.

Pero ahora, seamos brutalmente sinceros, hacen falta dos sueldos para vivir. O con un sueldo de esos que dice alguna gente que cobra... Pero eso es otra historia. Ahora las mamás deben, y quieren, trabajar fuera de casa, tener una carrera profesional (más o menos gratificante) y ganar sus pelillas. Pero, ¿Y el niño qué?

Conciliar. Esa gran palabra.

Para la mayoría de los papás y mamás con hijos en edad escolar las opciones son tres:

- Compatibilizar horarios papi y mami (uno trabaja de mañana, el otro de tarde, reducciones de jornada...).

- Recurrir a los abuelitos y las abuelitas.

- Hacer uso de los recursos que ofrecen los colegios de servicio de aula matinal, comedor y actividades extraescolares.

Y ahora, desde dentro, voy a seros brutalmente sincera. Porque me da la gana y coñe, porque bastante nos mienten ya para que venga yo ahora a maquillaros realidades.

El aula matinal, que normalmente funciona recogiendo a los críos desde las siete y media de la mañana, está atendido por chicas con su titulación y normalmente tienen un trato excelente y cariñoso con los niños. Niños que llegan muertos de sueño y que a veces se quedan dormidos en rinconcitos. Verídico.


El comedor. ¡Ay, el comedor! Una ostia con la mano así abierta daba yo a quien dice que apunta al comedor al crío "para que aprenda a comer". A comer se debe aprender en casa, señores, no eludan sus responsabilidades de padre y madre.

El comedor es un sitio donde, en Andalucía, se sirve comida de una denominada "línea fría" (o algo así). Consiste en que la comida viene al colegio una vez a la semana, y se deja en un frigorífico. Y se va sacando según toque.

Total, que si la comida llega, como por ejemplo llega a mi colegio, un jueves, el miércoles de la semana siguiente la comida lleva hecha... calculando...¿Cuántos días? ¡un horror! Imaginad cómo está esa ensalada aliñada desde hace más de una semana. ¿Eso le quieres dar a tu hijo "para que aprenda a comer"? ¡Mala persona!

De las cantidades ni hablamos. Ni Dukan ni leches, señoras, apúntense al comedor escolar.

Sin embargo, y pese al horror de la comida, hay personas que no tienen otro remedio que dejar a sus hijos en el comedor. Mis condolencias para con ellos.

Por las tardes, después de comer, empiezan las actividades extraescolares que imparten, según el colegio, informática, manualidades, clases de apoyo... Y una cosa que se llama PROA (Que es como mandar al niño a una academia de refuerzo, pero gratis).

Todo esto es gratuíto para las rentas bajas. Un alivio para muchas familias que no tienen otra forma de compatibilizar los hijos y el trabajo. La única opción de refuerzo educativo para algunas familias sin recursos.

Y no se me va a olvidar nombrar a los caraduras que sin necesidad sueltan a los hijos a las siete y media en el colegio y los recogen a las seis y media de la tarde. Todo mi desprecio para este tipo de gente.


Como decía, estos recursos suponen un gran apoyo, un "me han salvado la vida", para muchos padres y madres. Incluso en algunos casos, todo agravado por la situación en la que vivimos, la comida asquerosa del comedor escolar supone la oportunidad de estos niños para comer a diario y variado.

Pero esto se acaba, señores, porque ha llegado el señor de las tijeras.

Y ahora... ¿Qué?
Mamis, papis, vayan preparando sus vacíos bolsillos, porque me da en la nariz que se los van a tener que seguir rascando.

12 comentarios:

  1. Muy... instructivo, Tomaré nota. Por cierto el enlace a los de las empresas educativas no me funciona.

    Un abrazo y gracias por tu sinceridad

    ResponderEliminar
  2. Sabes que siempre me encargo de Claudia, mi prima pequeña, la pequeña flor. Ella va a la "escoleta matinera" que se llama aquí, porque sus padres trabajan. Mi tía tiene la SUERTE de salir a las 16'30 de trabajar y poderla recoger cuando sale del cole a las 5, excepto los viernes, que me la quedo. Pero ¿qué ha pasado ahora? que "la escoleta de estiu" (la escuela de verano) este año es como el doble de cara. Además no hay matinera, es de 9 a 13, y la niña no tiene quien la lleve. El año pasado la llevaba el yayo, pero ahora ya no está, y sus abuelos paternos están mayores. Yo de exámenes. Pues la gran SUERTE de nuevo, ha sido que su padre tuvo un accidente y se ha roto un pie. Hasta ese punto hemos llegado de alegrarnos de una cosa así, para que la chiquilla tenga con quien quedarse. Conciliar es muy muy muy difícil, y peores están poniendo las cosas. Por que una mujer, lo que debe hacer, es estar en su casa y cuidar de sus hijos, y ese es el mensaje que nos están intentando meter en el cerebro. Perdóname el tochazo bonita. Un besote grande.

    ResponderEliminar
  3. Flipada me has dejado con eso de que la comida se lleva una vez a la semana. Hasta ahora habia oido salvajadas como bichos en la comida, repartir la comida de 75 entra 100 pero ¡¡¡¿encima eso?!!! Yo tuve que llevarlo el primer año al comedor pero el segundo tuve "la suerte" de quedarme en paro y desde entonces come en casa. No se si eso es bueno para él porque yo cocino fatal pero al menos la comida esta recien hecha, sin bichos y en las proporciones que necesita.

    Eso si, si lo de antes era una faena para los padres que trabajan ahora ya es el acabose. No se que van a hacer.

    L.F.

    ResponderEliminar
  4. En el comedor de mi niño una empresa de catering lleva la comida a diario... me has dejado alucinada con esto de que en tu cole, por ejemplo, se lleve una vez a la semana...

    En lo demás, estoy más o menos de acuerdo. Las chicas del aula matinal ¡son un encanto!

    ResponderEliminar
  5. Una simple curiosidad, cuantos alumnos hay en el aula matinal de tu colé, aproximadamente? Y cuantas chicas se encargan de ellos? Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Cuando yo estaba en el cole (hace mucho tiempo, tengo 29) había un comedor que llevaban unas monjas, y recuerdo que me contaban que el 50% de las veces la comida era macarrones con tomate. Lo bueno era que lo preparaban las propias monjas el mismo día, así que no había el problema de que estuviera una semana en el frigo.
    Respecto a los padres algunos son la monda, una amiga que trabaja en una guarderia con niños de 1-2 años tuvo una pelea con una madre porque llevaba a su hijo a la guardería con un destornilador porque "si se lo quitaba lloraba, y ya aquí le quitais vosotros la manía". En fin....

    ResponderEliminar
  7. Hola Lileth!Yo tampoco estoy de acuerdo con que se deje a los niños tanto tiempo en la escuela a no ser por motivos de necesidad extremay he flipado con lo de la linea fría.

    Cada vez lo tienen más dificil los padres para conciliar la necesidad de trabajar para sacar adelante la familia(exceptuando caraduras)y los maestros en paro que no tenemos enchufe(se que existen y la mayoria sin vocación,para colmo) que no nos llaman de ningún lado,aunque entregamos cv tras cv con las ganas que tenemos y nos dejan sin oposición (tengo 29 años y sigo buscando primer empleo)¡VERGONZOSO LO QUE ESTÁ HACIENDO EL SEÑOR DE LAS TIJERAS CON EL FUTURO NUESTRO Y DE NUESTROS HIJOS! (que aún no los tengo,pero los incluyo)

    ResponderEliminar
  8. Jess,
    Bueno la verdad que yo tengo la suerte de quedarme en casa y cuidar a mi hijo yo, por que quiero, ahora que es pequeño y que en esta epoca de crisis que nos ha tocado vivir no voy a tener mas, pues este lo disfruto al maximo, pero eso no quita que no siga educandome que el dia da para mucho. Yo he tenido que aguantar (mi hijo come de todo pero muy lento) a mi madre (generacion antigua) "nena apunta al niño al comedor que asi aprende a comer", y yo negandome en rotundo por que a su padre y a mi nos encanta comer juntos. Asi que gracias por salvarme el pellejo que en cuanto venga le pongo tu post para que no lo repita mas.
    BESITOS DESDE EL SUR

    ResponderEliminar
  9. Cuando una mujer toma la decisión de trabajar y ser madre a la vez, se plantea todas éstas cosas, y sabe que no va a ser fácil. Sobre todo en el verano.

    Pero no nos engañemos:

    Si yo trabajo, realmente podré pagar un "madrugadores" y un "comedor" y unas extraescolares. Han quitado las subvenciones, pero los precios que vamos a pagar en el curso 2012/2013 no son desorbitados con la calidad del servicio. La comida no es gratis, y las monitoras tampoco.

    El que no trabaje que se quede con los niños en su casa. Y en paz.

    Sí que es una pena que los niños pasen tantas horas fuera de casa... por eso yo me reduje el horario, comen allí pero entran a las 9 h. frescas y despiertas.

    Lo peor es el verano... porque en muchas empresas cojemos sólo 15 días y tenemos que "doblar" otros 15!! Y entonces qué haces... porque son muchas horas fuera y los niños desocupados, y los abuelos cansados... buff.

    Es difícil, pero como digo, nosotras ya sabemos dónde nos metemos. Lo que debemos tener claro es que es un privilegio poder trabajar, y por otra parte, que ésto traiga estabilidad a la familia, y no sacrificar la comodidad y el descanso de los niños...

    P.D. Ah, lo de la linea fría en teoría es de más calidad que el anterior método.
    Antes la comida se preparaba a las 5 de la madrugada y los niños la comían a las 13 horas recalentada.
    Se supone que con linea fría los platos se guardan precocinados en atmósfera protectora y los "regeneran" antes de comerlos.
    No sé, que no he comido en los comedores, pero las monitoras me dicen que ahora es mejor así. Y mis niñas, te juro y te perjuro que NUNCA se ponen malas... así que supongo que están bien alimentadas!! (eso si, aprendieron a comer en casa...)

    Perdona el rollo, pero es que me he sentido tan identificada...

    :)) Besitos!

    ResponderEliminar
  10. Hola Lileth! me encanta tu blog, te leo desde siempre pq creas o no, me ayudan muchiiisimo tus consejos, ojala mi hijo tenga algún dia una profesora como tu. En septiembre empieza el cole de infantil. No ha ido nunca a la guarderia y la verdad estoy un poquito asustada a su reacción, que consejos me puedes dar para hacerle más llevadero los primeros dias?? Gracias y un beso!!
    Saray

    ResponderEliminar
  11. Lina, considérate afortunada, los casos como los del cole de tu hijo están a extinguir.

    En las nubes, en el aula matinal, aproximadamente unos 25 niños y dos monitoras.

    Gamusina, es que no sé por qué, pero parece que las monjas ponen especial interés en alimentar a la gente! Parece mito, pero estuve viviendo en una residencia de monjas en la época de trabajadora en Canarias y menuda comida más rica. Con pocos recursos, pero una verdadera maravilla.

    Jess, lo del comedor no lo recomiendo nunca. Además de la comida el aprendizaje emocional que se realiza en esos momentos en familia es importantísimo.

    Chica de las flores, escribiendo el post me imaginaba casos como el tuyo, con un horario de trabajo muy difícil de compatibilizar. En teoría la línea fría es mejor, sé... Pero la comida que llega a los colegios donde he trabajado es de fotografía. Como un buen comedor donde se haga la comida al día...

    Saray, no merezco tantas cosas agradables que me dices.

    En primer lugar, te recomendaría que empieces a contarle al niño lo que va a pasar en el cole, las rutinas que van a seguir (seguramente has tenido una reunión previa en el cole donde te han explicado algo), que va a jugar con otros niños, y que MAMI NO VA A ESTAR pero vuelve luego, igual que cuando lo dejas con los titos o con los abuelos.

    Prescindir del pañal y procurar que empiece a ir solo a hacer pis es importante porque esa autonomía le dará seguridad en el cole. Usa ropa cómoda que pueda manejar solito.

    Fomenta el desapego haciendo actividades que le hagan despegarse un poco de ti, ir al parque y jugar con otros niños, a la playa... No lo fuerces, debes estar ahí porque es tu hijo el que debe sentirse seguro para iniciar el desapego. Es imporatante que vea natural relacionarse con extraños.

    Los primeros días la mayoría de los colegios permiten que los niños lleven un juguete de apego. Intenta que sea algo que no se rompa con facilidad y que el niño quiera mucho, como un muñeco o un peluche. El juguete "acompañará" al niño, será un referente de compañía conocido al que aferrarse si los primeros días se siente solo o inseguro.

    Y lo más importante, intenta no mostrarte ansiosa porque el niño, a estas alturas supongo que ya sabes que los niños son listísimos captando los estados emocionales de mamá, puede pensar en la escuela como algo negativo.

    Una vez que entre en la escuela, más que a los posibles lloros, presta atención a cambios en el apetito, que comience a hacerse pis cuando ya no lo hacía, a pesadillas... Si ocurre coméntalo con la maestra porque los niños que no se adaptan bien al cole normalmente lo manifiestan de una forma diferente al llanto.

    Para lo que necesites, aquí ando.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. ... Y el que tiene ahora los hijos cerca de los 40pero sus padres les tuvieron a los 25todavia pueden contar con los abuelos pero cuando es la segunda generacion de parir cerca de los 40 es un imposible andae trabajando y cambiando pañales del crio y del viejo... Yo sIgo pensando que los viejos que no ViVEN (con mayusculas, los que se quedan marchitandose y sintiendose culpables por ser una carga y no tienen ni amigos ni hobbjes) debwrian quitarse de en medio, la jubilacion ser mas temprana y eso animaria tambien a tener los hijos mas jovenes

    ResponderEliminar