lunes, 16 de abril de 2012

Puntualicemos, señor Wert

Me levanto esta mañana leyendo en los medios de comunicación que una de las cosas que se barajan para recortar gastos en la educación es aumentar la ratio en las escuelas. Para el profano en la materia, la ratio es la cantidad de alumnos por clase que hay, actualmente entre 22 y 25 alumnos.

Una, que estudió bajo la, para mi gusto excelente, Ley General de Educación de 1970, recuerda las clases de 40 y 42 alumnos de su época, donde había uno o dos empollones, uno o dos repetidores y el resto formábamos parte de una homogénea masa de mediocres. Algunos tendíamos a sacar notas entre el 7 y el 9, con algún 10 y otros estaban rondando eternamente el 6.

Quiero decir con ello que llevar una clase adelante con muchos más alumnos que la ratio actual es trabajoso pero viable, pero se haría necesaria una profunda revisión y reforma del Sistema Educativo actual. Una de las cosas que propondría es volver a separar al alumnado con ciertas necesidades del resto.

Para entenderlo voy a poner como ejemplo mi clase, de la que me ocupo desde el curso pasado. Mi clase en la actualidad tiene una ratio de 27 alumnos (levemente por encima de la ratio que dicta la actual ley), de los cuales tres son alumnos "especiales". Bueno, en realidad cuatro, pero ahora lo explico.

En la ley donde en clase éramos el ciento y la madre nunca teníamos niños especiales en clase. Mis tres niños especiales están en el aula a tiempo completo, como los demás, y salen con la maestra de Pedagogía Terapéutica (el antiguo Educación Especial) un total de dos horas de media de las veinticinco horas lectivas que tienen a la semana. Estos tres críos, que tampoco tienen unas necesidades muy grandes (en peores plazas he toreado) me consumen, en tiempo y recursos, entre el 40 y el 80% de mi horario lectivo.

Es decir, que de una clase de una hora, entre 20 y 50 minutos están dedicados a la atención exclusiva de tan sólo 3 alumnos, que tienen unas necesidades diferentes a los demás, usan un material diferente a los demás y están dando una materia diferente a la que está viendo el resto de la clase.

Me paro a pensar que si me suben la ratio y me quitan a estos tres inocentes lo mismo no me agobio, sino que al poder dedicarme al resto de la clase los demás podrían llegar a salir hasta beneficiados.

Además, yo NO tengo la formación específica para tratar a este tipo de alumnado. Que sí, que en la carrera dimos algunas asignaturas sueltas al respecto, pero no me puedo comparar con una persona que haya estudiado y se haya sacado las oposiciones de acuerdo a esta especialidad. Sí, el especialista en los colegios suele orientar al profesorado acerca de cómo trabajar con los niños, pero no nos vayamos a engañar, que a veces pasa que el profesional de turno puede no estar muy interesado en su trabajo.

Antes de la ley actual estos alumnos acudían a colegios especiales donde recibían una atención plenamente adecuada a sus necesidades.

Y he de reconocer que, pese a los esfuerzos que realizamos con mis niños, si estos estuviesen a tiempo completo en un aula adecuada habrían realizado muchos más progresos.

Con deciros que si la vida me tiene reservado que al ser madre me viene un niño especial removeré cielo y tierra para que acuda a uno de esos sitios especiales que todavía existen os hacéis una idea de lo convencida que estoy de los beneficios que esto conlleva..

Mi cuarto alumno especial es un alumno con altas capacidades, que es la forma pija de ahora de decir que tengo un niño superdotado. Porque sí, es superdotado. Es más listo que lo que yo podría haber sido nunca, coge las cosas al vuelo, tiene una capacidad increíble Y NO PUEDO PRESTARLE ATENCIÓN. No puedo, no tengo tiempo material, a menos que abandone a los 24 alumnos restantes a su suerte. Porque se protege más al especial "por abajo" que al especial "por arriba", y tengo que priorizar según unos criterios que no siempre están acordes con los míos.

La actual ley de educación dice que el profesorado debe atender al alumnado según sus necesidades e intereses individuales, para procurar el desarrollo integral de la persona. Y no puedo estar más de acuerdo con esto pero, por favor, dadme los medios para ello.

8 comentarios:

  1. Hola Lileth
    Sigo puntualmente tu blog y, generalmente me rio mucho. Pero el tema de hoy es muy muy serio. Y no podría estar más de acuerdo contigo.
    soy profesora de secundaria y en uno de mis 3º ESO tengo 32 alumnos (Ratio???? que es eso???) y entre ellos tengo así a grosso modo 4 subgrupos:
    1. 10 alumnos de diversificación (Adaptación no significativa, con mil recuperaciones para que lleguen a aprobar y una evaluación diferente.
    2. 2 alumnos de necesidades educativas especiales, con adaptación significativa y unas carencias..angelicos míos
    3. Alumnos "medios" que se interesen por la materia, que estudian (si no hay romería o carnaval o ...., bueno lo normal)
    4. Los/as "macarras" su objetivo único es hundirme la clase, reírse de sus compañeros (sobre todo los que tienen problemas), y dar por saco, ( y me gustaría escribir una palabrita más fuerte, pero por me abstendré por el respetable).Pero estos angelitos están obligados a venir hasta los 16 (LOE), así que seguiré siendo su niñera hasta que los cumplan.
    En definitiva, NO PUEDO HACER MI TRABAJO, por más empeño que le pongo, más paciencia y más vocación, no puedo. Así que si el año que viene me vuelven a subir las ratios, creo que en las aulas no tendrán profesores/maestros sino niñeros que se vuelven locos intentando enseñar algo pero si mucho éxito.
    Recapaciten señores del gobierno, le educación no es una tontería es nuestro futuro, o no?

    ResponderEliminar
  2. Yo recuerdo en el colegio que éramos unos 30 alumnos en clase, y nunca teníamos alumnos con necesidades especiales. Ellos estaban en sus aulas, y sólo venían con nosotros para algunas clases contadas como música o plástica. En esas asignaturas la verdad es que lo único que hacíamos era perder el tiempo, hablar y reírnos, porque la maestra siempre estaba centrada en los niños que venían.

    No quiero ni pensar lo que debe ser dar la clase en general siempre con niños con necesidades especiales de por medio: ni tiempo para ayudarlos a alcanzar sus máximas capacidades ni tiempo para ayudar a los demás

    ResponderEliminar
  3. Cristina, si me permites una puntualización, según tengo entendido el Grupo de Diversificación Curricular supone la adaptación más estrema con reestructuración de la organización de las asignaturas. Nada de no significa.

    Lilieth, en cuanto a los de altas capacidades no son lo mismo que los sobredotados, digamos que es un escalón inferior. Y desde mi opinión ha surgido como un modo de tapar la boca a los padres que se quejan de que se desatiende al grupo centrándose en los niños que no pueden y en los que no quieren. Cosa con la que estoy de acuerdo.

    Por lo demás, estoy totalmente de acuerdo con vosotros. Creo que se exige demasiado al profesorado. No es posible atender a todo el alumnao correctamente cuando tienes grupos tan heterogéneos, por eso hasta la administración propone como medida los agrupamientos flexibles. Eso sí, te ofrece la medida, pero no los recuerdos.

    No sé dónde vamos a llegar, pero desde luego yo no veo beneficios para nadie, ni niños, ni profesorado, ni familias... Crucemos los dedos

    Un beso para cada una. Y espero que no os haya molestado las puntualizaciones.

    MNK

    ResponderEliminar
  4. Ole, ole y ole. Plas, plas, plas. Perfectamente de acuerdo en todo. No entiendo que antes hubiera clases de 30 y pico y ahora solo con 23 vayan tan mal. No se puede adaptar las clases a cada niño, es imposible, lo unico que se puede hacer es establecer una media considerada normal y ahi habra niños mas eficientes, listos, trabajadores o lo que sea que tendran mejores resultados y luego otros que los tengan peores.

    Si hay niños con necesidades especiales hay que asignarlos a un grupo aparte para trabajar con ellos como se merecen, para conseguir los mismos resultados que con los que no tienen esas necesidades. De esa forma conseguiriamos que esos niños se equipararan en lo maximo posible a los demas.

    Y ahora una pregunta: ¿que se consideran necesidades especiales? Lo digo porque ahora esta muy de moda que cuando un niño es un poco travieso rapidamente se le clasifica de TDA (necesidad educ. especial), cuando es un poco torpe directamente se le considera con retraso de apredizaje (nec. educ. esp). En mis tiempos eran niños traviesos, niños torpes, niños vagos, niños despistados y esos no eran niños especiales, es decir, habia que mostrar un grado mas alto de cualquiera de estos sintomas para que se les considerara especiales. ¿Me lo puedes aclarar, por favor?.

    Saludos.

    L.F.

    ResponderEliminar
  5. soy de profe de secundaria, y sí, en mi época también éramos un montón en clase, pero uno de los peor educados de aquella época es uno que se porta normal ahora: desde levantar el puño a profesoras (ojo, no profesores, ni determinadas profesoras, saben bien lo que hacen), hasta no lo hago porque no me da la gana, etc, y me temo que todo esto ya ha llegado a Bachillerato dado que en san junio le damos el título de la ESO como sea para que tengan un futuro en la FP (casi ninguno se va). Me encuentro triste, muy triste y no tanto porque mis condiciones de trabajo empeoran, sino porque esto va a suponer menos tiempo para las tutorías (en bachillerato en Aragón ya no las hay, con lo que mis niños las necesitan para mirar hacia su futuro), preparación de esas clases, etc. Yo hago más de mis 6 horas diarias en el centro, porque las tardes no me las quita nadie (sólo para corregir, porque yo ya tengo ratios de 36 alumnos desde el año pasado en bachillerato) y ni que hablar de fines de semana sobre todo cuando me junto con cosillas de mis 180 alumos. Venga! Ya me he desahogado!!! gracias, y besos y ánimo a todas (os)

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo contigo en muchas cosas, también soy maestra, a diferencia que tú trabajo en una unitaria con 6 alumnos con 4 niveles en teoría pero 5 para ser exactos, una alumna de infantil con necesidades especiales, de las de centro específico de toda la vida de dios y que gracias a la sucesión de leyes en la que nos vemos amparadas pasa por un retraso madurativo (mentira!!!), mi gran miedo no es que aumente la ratio a 35 o 40 mi gran miedo es que si ahora tienes 3 ó 4 niños especiales lo más seguro es que un una clase de 40 tengas 6 ó 7...

    ResponderEliminar
  7. Cristina, qué cierto es todo lo que comentas, porque en Secundaria hay el agravante de que el comportamiento suele dar muchos más problemas que en Primaria. Ánimo.

    Yuna, pues tengo historias rocambolescas que contar. Lo mismo me animo y escribo un post con ello.

    Anónimo MNK, mi alumno sí que tiene una sobredotación intelectual importante; de todas formas he hecho esa aclaración inexacta para que me entienda el lector no docente.

    LF, tampoco yo tengo muy claro en dónde se realiza ahora mismo la distinción porque cada Decreto que sacan lo modifica a su antojo. Con niños especiales me refiero a niños con una deficiencia física o mental, Down, Retraso madurativo, afasias, trastornos del espectro autista, enfermedades mentales...

    Bal, al respecto opino que deberíamos volver a los antiguos decretos de mínimos, y si el chico o la chica no está preparado a repetir. Como antaño, vaya.

    ResponderEliminar
  8. Este tema me tiene hablando sola porque además de la injusticia que va a suponer para atender la diversidad de alumnado que tenemos (en uno de mis grupos de 2º ESo un alumno con nivel de 2º de Primaria y una superdotada y el resto cada uno con sus circunstancias)y que no sé a quien se le ocurrió lo de los grupos heterogéneos cuando lo que mejor resultado da son los grupos homogéneos (diver, PCE, agrupamiento flexibles) es que con esto de aumentar la ratio y las horas lectivas van a hacer un ERE sin "querer", haciendo cálculos en mi centro "sobrarían casi 4 profesores, què pasará con ellos?

    Ya veo lo que le importa a los políticos de turno el futuro de nuestra sociedad con tanto tijeretazo donde no se debía de recortar sino de invertir, creo que la educación debe ser sagrada.

    Besitos
    Gema
    DeMayorQuieroSerPersonalShopper

    ResponderEliminar