Poderosos, los genes

Tengo un niño en la clase que es difícil de describir. Difícil, me refiero, porque en una descripción simplista no saldría muy bien parado.


Para empezar, el habla la tiene algo perjudicada. Al acento cerradito de pueblo tenemos que unirle una dicción relajada que los esfuerzos de la logopeda el curso pasado sirvieron para que, si el niño se esfuerza, nos enteremos de algo.

El niño habla a destiempo, cuando le parece, como le parece y de lo que le parece, tenga que ver o no de lo que estamos hablando.

Su capacidad de razonar es... Peculiar. Digamos que llega más o menos al mismo lugar que el resto de niños, pero razonando por un camino un tanto diferente a los demás. Él en los ejercicios, por ejemplo, necesita que todo esté muy bien definido y especificado. Si no el nene se nos va por los cerros de Úbeda y lo peor es que la mitad de las veces, si me paro a pensar en lo que está diciendo, tampoco va tan desencaminado.



Hace poco tuvimos una visita en el aula y nuestro invitado me preguntó si A era un niño especial.

Lo es. Como todos, supongo.


Cuando conocí a la mamá de A, tan centrada, tan interesada, tan... Normal, no me cuadraba la situación... Hasta que su marido comenzó a venir con ella a las tutorías. Es igual que el niño, pero mide 1'85. Habla diferente, razona diferente...

Y ayer casi me lo llevo por delante con el coche porque cruzó sin mirar a 10 metros de un paso de peatones.

Y va y se ríe, y me dice que no me ha visto. Menos mal que iba a 20 por ser zona escolar.



Y yo me paro a pensar que esta lucha diaria que llevo yo contra los genes de A no es ni medio normal.



Ánimos para mi misma.
Enviado desde mi BlackBerry® de Vodafone

Comentarios

  1. Pues si Lileth, supongo q nada podemos hacer contra lo q esta "escrito" en nuestro genoma: ¿tiempo perdido el q se invierta en ello?... pues tampoco creo q sea eso: nunca sabemos hasta donde podemos llegar con esa "lucha diaria". Hace un siglo se hubiesen reido de cualquiera q se hubiese atrevido a vaticinar la mera integracion d un Sindrome de Down (por ejemplo) y su capacidad para realizar tantas y tantas tareas.
    Eso si: nada se consigue x si solo y requiere de... una "lucha diaria". Mas animos desde aqui y, sobre todo, infinita paciencia!.

    ResponderEliminar
  2. Mi hermana pequeña tiene exactamente la misma personalidad histérica, nerviosa y cabezona de mi madre, yo tengo el mismo apamplamiento, despiste y pasotismo crónico de mi padre... pero con el tiempo todo va cambiando xD Mi hermana está más centrada y yo me pongo más atacada por las cosas.

    Así que ánimo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal