¿Hombres y mujeres iguales? No, ni mijita.

Imaginemos, por imaginar, que una tienda de prendas para caballero regalase por una compra una cita con una señorita que se exhibe en la tienda ligerita de ropa, con un cartelito que ponga "gratis". La señorita, que esté de buen ver. ¿Nos lo imaginamos?

¿A que es indignante? Ofrecer así a una mujer, como un mero objeto que se obtiene realizando una compra en un comercio, como si no fuese un ser humano que puede decidir, como algo que puede ser comprado... A mi es que me indigna, vaya.

Y me indigna incluso cuando no hablamos de una mujer, sino de un hombre.




Atención, que la redactora, dice, copio y pego...

Guste o no, la empresa ha conseguido llamar la atención y seguramente captar clientes en tiempos difíciles. Además de arrancar una sonrisa y recrear el famoso cuento de 'La Cenicienta', pero a la inversa.

Ojito, esto "arranca una sonrisa" y "recrea a la inversa el cuento de La Cenicienta".

Un aplauso a la desigualdad, por favor.

Comentarios

  1. Vergüenza ajena. Por desgracia la desigualdad y los dobles raseros siguen a la orden del día...

    ResponderEliminar
  2. A mi también me indigna. Es más, los sexismos en publicidad, cuando se destinan al hombre, me ponen furiosa también. Las mujeres somos objetos, pero a los tios los tratan como si fuesen un saco de hormonas fascinable por coches y muchachas, y poco más! Pobrecillos! jajaja

    ResponderEliminar
  3. Me parece tremendo...es igual que el anuncio de las patatas Lays, lo has visto? una policía monísima le dice a un chico que se baje del coche para cachearlo y quitarle las patatas, si fuese al revés las asociaciones de feministas se los habrían comido con patatas (nunca mejor dicho) pero como no lo es, pues a la gente le parece gracioso...a mi, desde luego, me parece vergonzoso...
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)