Cara de tonta

Qué a menudo se me queda cara de tonta...

Cuando me preocupo más por un niño, por su bienestar físico y mental, que su padre y su madre.

Cuando me preocupo más por el trabajo de alguien, o la ausencia del mismo, que ese alguien.

Cuando veo que gente en paro lleva un nivelazo de vida, oye.

Cuando parece que soy a la única que le parece de mala educación sacar el móvil en medio de una ponencia y ponerte a hablar.

Cuando hago cursos por formarme, y no por perder una mañana de trabajo, y me siento a contracorriente.

Cuando la gente me echa su mal aliento en las narices y me entran ganas de preguntar si hace la Dukan o es así de guarra, directamente.



Decidme, por favor, que se os queda cara de tontos y con qué, porque de tanto poner cara me estoy quedando lerda.

Comentarios

  1. Cuando estás en la cola del super, y la sra. de delante deja su compra y se va, y luego vuelve cuando ha llegado tu turno y puesto la compra en la cinta (obviamente no vas a esperar a que vuelva, paralizando la cola) y te dice: oye, que yo estaba antes....

    ResponderEliminar
  2. Sabes, a mí también se me queda cara de tonta por todas esas cosas que has comentado... aplicadas a mi vida cotidiana, también las vivo así...

    Éstos días tb he estado viviendo situaciones de éstas, en que pienso "o son todos más listos que yo, o es que son tontos de remate".

    Creo que es muy raro ser "normal"...

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Lo tuyo con la Dukan te lovas a tener que hacer mirar ;P

    ResponderEliminar
  4. Merengaza, sí que es verdad; hay gente que tiene una cara más dura...

    ResponderEliminar
  5. Chica de las flores, la gente debe saber algo que yo no sé. Algo muy obvio para todo el mundo. Si no no me lo explico.

    Bonorum, sufro; sufro mucho.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal