Y seguimos la carrera de fondo

La semana que hoy termina se me ha pasado tremendamente lenta. Mucho trabajo, mucho que hacer, días en los que he hecho muchas cosas y días en los que no he sido capaz de hacer casi nada de lo que me propuse.

En lo laboral ha sido la semana de las anécdotas, y he aprendido que:

Alguno de mis alumnos no se aprendió lo de los meses del año, como Danielito.

- Hoy es martes, 31 de enero de 2012.
- Y mañana 32.
- Eso, solo me faltaba estirar un día más el sueldo.

Otros alumnos son un poco duros de oído.

- Sabéis lo que es una encina, ¿verdad?
- ¡Sí!, ¡un dolor de pecho muy peligroso!

Y he aprendido que mi alumna de prácticas tiene muchos talentos ocultos. Salí a hacer pis y al volver me la encontré quitándole un diente a P, que se había quedado flojo y molestaba al chiquillo.

Además, la gripe ha atacado fuerte a mis alumnos y han caído enfermos todos, menos uno, por el que no doy un duro esta semana. De hecho, me sorprende haber llegado yo medianamente sana al viernes.  Y me sorprende que L aguantase hasta la tarde para ponerse a vomitar, con la malísima cara que tenía esa mañana.

Y es que las mamás de los alumnos y alumnas de mi clase me siguen mandando a los niños llueva, truene, tosan, moqueen o tengan fiebre.


Con los imprevistos de la semana pasada mejor me tomo la que entra un poco como venga y con buen humor, porque si no...

Comentarios

  1. Yo no recuerdo que mi madre me llevase al cole estando mala, con resfriados y eso sí, pero los días de fiebre eran divertidos porque me liaba en una manta en el sofá y me dejaba ver dibujos... Que de cosas se pierden los niños de ahora... xDD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal