Menuda semanita

La semana en la que estamos la voy a terminar oficialmente el viernes, no el domingo, por la cuenta que me trae. Y por intensa. Porque vaya tela.

En lo personal:

Mucha gente alrededor enferma, alguna gente muy enferma, malas noticias y virgencita que me quede como estoy.

Comí el miércoles con cuñado mayor y nos echamos unas risas, como punto bueno. Otro punto bueno el ratito de viernes tarde con una amiga.

En lo profesional:

Una semana cargadísima de trabajo. Pero a tope. Con lo mío, lo que me eché encima de las espaldas voluntariamente y lo que me tuve que cargar porque dos personas de mi trabajo han dejado de hacer correctamente su parte. Bien por ellos. Porque me han descalabrado la organización de mi trabajo y porque me han demostrado que hacerse la víctima es un arma estupenda a esgrimir, al menos para algunos.

Así que este fin de semana de renovación porque la semana que viene promete ser igual de dura.

Las reflexiones, esta vez, las dejo para el lunes.

Por ahora a disfrutar del fin de semana.

Comentarios

  1. Hola Lileth!!! ay, como te entiendo con lo de las enfermedades y con lo del trabajo extra a cuenta de algún compañero...en fin, yo ya es que prefiero ni pensar, porque si no, la lio! jajaja! en fin, filosofía con esas cosas.
    No te preocupes por lo del labial, jaja! es verdad que está la gente últimamente un poco sensible a las críticas, pero chiquilla, yo por un labial no me voy a enfadar, jaja! además, tengo que darte la razón en parte, yo soy muy de labios oscuros, y creo que cada vez más, luego veo las fotos y me digo ¿pero qué he hecho? jaja! pero ya no hay remedio.
    Yo aún así me ví bastante rarita, puedo que fuera el labial, la verdad.
    Respecto a lo otro, son cosas que pasan y todos los años imagino que lo pasaré igual, habrá que acostumbrarse.
    Muchas gracias!!! ya hacía tiempo que quería pasarme por aqui! espero que disfrutes lo que queda de finde y empieces la semanita con mucho ánimo!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)