Con ese rollo te vas a convencer a otra, chavalote

Hace unos años un amigo y yo hablábamos de una serie que nos gustaba. De un personaje de esa serie. De un personaje femenino interpretado por una actriz gorda. Gordísima.

Le comentaba que, en una temporada concreta de esa serie, la actriz se había puesto todavía más gorda.

Y él me comentaba que tampoco tenía nada de malo, que él la veía monísima, que a él le gustaban gorditas, que nuestra amiga común X, gorda (dejémonos de eufemismos para este tipo de cosas), le parecía físicamente rayando en la perfección, precisamente por sus carnes. Eso, y una oda a la carne, me soltó.

Este amigo, cuando le dije que a mi la gordura me parecía fea, especialmente fea, cuando la gente gorda se bamboleaba al andar, que no es estético ni mucho menos sano, que nadie, pudiendo elegir, quiere estar gordo... Este amigo, repito, se mostró ofendidísimo ante mi "superficialidad" y mi incapacidad para "valorar a las personas por su interior".

Pues la novia que se echó, delgada. Delgadísima. Y siesa (pero esa es otra historia). Y se casó con ella y todo, oye.


Seguro que le enamoraron sus abundantes carnes, "amos hombre, no me jodas".


Por cierto, una reflexión, los que juzgan de mala manera y tachan de superficial a alguien llamándole "pijo" o similar... ¿Está juzgando el aspecto de los demás? ¿No? Vaya, me lo parecía....

Comentarios

  1. Como gordo en rehabilitación te diré que efectivamente sano no es, pero la cuestión estética, dejando parafilias a un lado, es cuanto menos opinable.
    Lo que sí que es cierto es que es difícil que la ropa que no sea a medida te quede bien, vamos, que como todo, si eres rico hasta te puedes permitir ser un gordo con estilo.
    De todas formas vas a tener que aclararte, gordos no, pero ¡dukanianos tampoco! Con lo efectiva que esa dieta (basta con abluciones más frecuentes o un cambio de desodorante)

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que en general todos nos medimos por nuestro físico.

    Es inevitable: ésta está más gorda, ésta otra más delgada pero arrugada, ésta más vieja con lo joven que estoy yo... pero está muy feo decirlo.

    Y sobre todo como tu amigo (o ex-amigo), hacerte sentir mal a tí por rechazar una característica física en otra persona, y él cae con todo el equipo... vamos, que ya sabemos cómo es la gente...

    Besicos!

    ResponderEliminar
  3. Como una obesa para toda la vida (aunque los efectos secundarios físicos desaparezcan) te diré que la hipocresía no me gusta (en este caso la del chico)

    Puedo decirte que conozco a quien si le gustan "las gorditas" y está con una desde hace muchísimo.
    Y sé también de gente que ha elegido estar gordo.

    Eso sí, me parecen horribles esas palabras de "a mi la gordura me parecía fea, especialmente fea, cuando la gente gorda se bamboleaba al andar"
    Desgraciadamente me he encontrado a gente que piensa igual que tú y que me lo ha gritado por la calle.
    Esto es algo que tenemos que vivir los obesos muchos de nuestros días. Y créeme, no es agradable.

    Pero bueno, hasta que no lo vives, no sabes lo que es. Y de eso no hay nadie libre.

    ResponderEliminar
  4. Bonorum, tendré que matizar que estoy en contra de la gente que no cuida al extremo su higiene cuando sigue una Dukan. Es muy desagradable la gente descuidada en general, y el olor de la cetosis, en particular.

    Chica de las flores, hipócritas en todos lados.

    Yas, no conozco a nadie que haya optado por estar gordo. Conozco a quien se ha resignado a estar gordo. Y por gordo entiendo a quien le sobran cincuenta kilos o más. Y no, no me gusta ver a la gente andando trabajosamente, con el sudor cayendo... Me da la sensación de que solamente por andar lo están pasando realmente mal y no solo no me parece bonito sino que me da muy mal rollo.

    Un besote a mis gordis. Que yo también soy gordi, ¿eh? ¡Otra cosa es que me gusten mis lorzas!. Guerra a mis lorzas hasta que desaparezcan como siempre.

    ResponderEliminar
  5. Lileth, tengo una gran noticia. Queda un minuto para que sea mañana. Y yo hoy me he comido cuatro donuts en un día, eso sí que es ser gorda.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)