El examen más triste de mi vida

Cuando padres y madres optan por aparcar a sus hijos delante de la tele o la videoconsola contribuyen a que se atrofie sin remedio la creatividad de los niños. Es muy simple, si algo no se usa dejamos de saber cómo usarlo.

Más que enseñar matemáticas, mucho más que cualquier otro aprendizaje, lo que más nos cuesta a los maestros es que los niños y las niñas pongan de su parte y usen la imaginación para cualquier cosa. Así que cuando vi la pregunta del examen supe que alguna pista tenía que dar.

El examen era de lengua, sobre todo de la división de palabras en sílabas (que habíamos practicado convenientemente  dando palmaditas) aunque esta vez, a partir de un modelo dado, eran los alumnos quienes debían pensar dos palabras de una sílaba, otras dos de dos sílabas y dos palabras más de tres sílabas.

Como pensar palabras de la nada había resultado tan difícil en días anteriores, di una pequeña orientación:

- Si no se os ocurre ninguna palabra os ponéis a pensar en cualquier cosa, y de lo primero que penséis contáis las sílabas de las palabras porque nosotros pensamos hablando con palabras aquí, en la cabecita.

No hubo más complicación y un rato más tarde, mientras ellos hacían aplicadamente una ficha de mates, yo me puse a corregir los exámenes, boli naranja en ristre. Hasta que lo leí. El examen de I.

Ya conocéis a I, es aquella niña con una mamá olvidadiza que se descuida y no le echa la meriendita en la mochila, sobre todo de mediados de mes hacia adelante, esa nena que usa ropa donada y la luce de forma fantástica...

Pues I, pensó en estas palabras para rellenar las preguntas de su examen.



Pan, si
Papá, Mamá
Felices, trabajo.


Sin palabras.

Por cierto, la niña, por méritos propios, ha sacado un diez.

Comentarios

  1. Se me saltaron las lágrimas...
    Si es que cada una de esas personitas tiene detrás una historia, algunas más tristes que otras.
    Estoy segura que lo haces pero dale cariño extra.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A mí me ha pasado lo mismo que a Mar. La verdad es que estos niños son el reflejo de lo que viven en casa. Y ésta es una muestra más que clara.

    Saludos y que sigas compartiendo con nosotros estas preciosas anécdotas.

    ResponderEliminar
  3. A veces se nos olvida (o desconocemos) lo que hay detrás de los peques, pero no veas la impresión que me ha dado leer el examen de I, me imagino la tuya.

    Ánimo y feliz semana ;)

    ResponderEliminar
  4. Cielo, en primer lugar gracias por tu comentario y por seguirme :) He leído tu post y es realmente emotivo! Esa niña se merece lo mejor del mundo por lo que cuentas :)

    Besos desde
    http://yoavogueytuacalifornia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Si es que con los niños sobran las preguntas... son transparentes.

    ResponderEliminar
  6. Es impresionante lo que se puede llegar a observar de la psique (tanto de adultos como de niños)con un simple escrito.Mi enhorabuena a la pequeña por su sobresaliente y a la pedazo de "Seño" Lileth.

    Besos a ambas

    ResponderEliminar
  7. Ojalá hubiera muchas "Seños Lileth" por el mundo que supieran ver más allá de lo que se lee como haces tu. Esa niña tiene suerte!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Esa niña es muy lista...

    Seguro que sale adelante y es muy muy feliz... esperemos que ésta época de tantas carencias se le haga corta.

    Muchos besitos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)