Cosas de la edad

Hace tiempo que no tengo cara de veinteañera. Que no, que se me nota, aunque las marcas de expresión apenas hayan empezado a aparecer en mi frente (me planteo hacerme el fantástico lifting del flequillo) mi cara ya no tiene la mirada clara y la frescura de aquellas que apenas superan los veinte. Y esto es así.

Incluso, os cuento más, he empezado a plantearme la absurdez de no decir mi edad quitándome así el gustazo de poder decirlos añosque tengo y lo estupenda que me siento.


A principios de curso, una mañana, comenzó su andadura en mi colegio una antigüa compañera de facultad, de esas amigas de amigas que me acogían en su piso de estudiantes a comer comida de piso de estudiante (macarrones con tomate) con más estudiantes.

Esta chica me dice, con aquel desparpajo y descaro que le recordaba, que me ve estupenda, que me ve fantástica (hace doce años que no nos vemos), que me ve exac-ta-men-te igual que la última vez. Yo le digo que no me toque las narices, que tengo unos kilos más que antaño. Me dice que para nada y que sea sincera, que yo me he hecho un lifting.

Y oye, ¡que me lo decía en serio!

En fin.

El otro día nos preguntaron en el colegio si nos interesaba acoger alumnado de prácticas de magisterio en clase este curso y la verdad, como la experiencia del año pasado fue tan buenísimamente buena, yo he dicho que sí, que me pidan alguien de prácticas.

Cuando llegué a clase se lo dije a mis peques.

- Para este año a lo mejor tenemos otra maestra ayudante como el año pasado.
- ¿Va a venir otra vez la maestra A?

Mis niños adoraban a la maestra A. Tan competente fue la maestra A que la contraté en mi boda para estar con los peques durante la cena y la postcena. Los padres me comentaron lo encantadísimos que habían estado sus retoños con ella.

- No lo sé, ojalá, pero nos manden a quien nos manden, seguro que es tan simpática y buena como A.
- Pero, ¿Dónde está la maestra A ahora?
- Pues en clase, en su cole, en la universidad, estudiando para ser maestra.
- Ah, ¿Pero la maestra A no es maestra?
- Es maestra ayudante, todavía no es maestra-maestra... Ella está en la universidad estudiando para ser maestra.
- Entonces- salta mi JM, más sagaz que un colaborador de Telecinco- ¿¿¿¿¿La maestra A es más joven que tú?????
-Pues sí, más joven.

JM pone cara de "me quedo muerta".

- Pero, ¿cuánto más joven? - Me vuelve a preguntar JM, mirándome con los ojos entrecerrados.
- Esto... Pues... La maestra A hace poco tiempo que ha terminado el instituto.

JM abre la boca histriónicamente. Y la deja así. Y yo me parto.

La percepción de la edad me está empezando a parecer tan subjetiva...

Comentarios

  1. Yo estoy cerca de los cuarenta, quiere decir, que ya tengo mis arrugas y que la fuerza de la gravedad hace de las suyas. En fin...así es la vida.

    ResponderEliminar
  2. jajaja Verdaderamente subjetiva. Una vez le pregunte a los míos de secundaria cuantos me echaban. Empezaron por veinti...y yo iba diciendo metódicamente que no. Cuando pasaron los 33 (los que tengo) paré rápidamente la progresión, no me fueran a terminar la clase con la maestra llorando jajaja!! BESOS!

    ResponderEliminar
  3. Yo me recuerdo haciendo la EGB y pensando que los de 18 años eran yayos-yayos... entonces tu percepción es que hay sólo niños, o viejos...

    Lo del flequi es una buena opción... es uno de mis trucos para que no se note mi edad... el otro es el corrector de ojeras :))

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola, qué gracia me ha hecho! a mi el otro día me preguntó el hijo de una mamá del colegio, amiga mia, que si tenia 39 años como su madre porque su madre en ese momento me dijo que le tenían que poner gafas de cerca porque a los 40 se pierde mucha vista y tal, y como yo llevaba mis gafas, que las llevo desde los 20 años, me pregunta que si yo tengo 39 años tambien, y le digo, no, yo tengo 32 y me mira sorprendido y me dice: qué joven! jajajaja...La verdad es que cumplir los 30 fue horrible pero cumplir mas..a veces no sé cuántos años tengo! vaya tela!

    Yo también estoy pensando en lo de las arrugas, cada día que pasa mas, de hecho me estoy comprando mas cositas para tener la cara mejor en todos los sentidos, tanto de hidratación, como para por la noche, para tapar imperfecciones..una pasta! y lo de la arruga de la frente, no se nota pero si te acercas mucho y te fijas bien, ya hay una marquita. ay señor!
    pd: por cierto si sois maestras os recomiendo mi editorial. CEPE ;)
    beso grande

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal