Delante de la tele

Desde que tengo Imagenio disfruto de varios canales de documentales, que son una de las cosas que más me gustan del mundo.

Hoy, mientras me decidía a reducir la montonera de ropa que esperaba pasar por la plancha, me puse a ver uno que se titulaba "El primer trasplante de cabeza de la historia" (o algo similar). Como acababa de ver uno donde se analizaba, desde un supuesto punto de vista científico, lo que ocurriría si nos invadieran los extraterrestres pensé que estaba ante otra producción del mismo corte de imaginemos qué tal si pasase tal cosa.

Pues no.

Se mostraba, con imágenes y testimonios originales, una serie de experimentos que se llevaron a cabo, principalmente en los años '50 del s. XX, trasplantando cabezas, cerebros y otra serie de horrores en perros, monos y similares, que sorprendemente sobrevivían a las intervenciones y eran exhibidos como prueba de los adelantos de la ciencia médica.

Ya con mis estómago revuelto gracias a algunas imágenes, y realmente escandalizada por la crueldad de los experimentos con los indefensos animalillos caí en la cuenta que GRACIAS a ese tipo de experimentos hoy se realizan trasplantes con éxito de todo tipo (bueno, de cabeza que sepamos, no) y a todo el mundo, incluída yo misma, les parece estupendísimo que se salven tantas vidas.

Así que mi doble moral y yo cambiamos de canal y nos pusimos a planchar.

Comentarios

  1. Muy buen post. Es difícil ser coherente sobre muchos temas hoy día :(

    ResponderEliminar
  2. Es triste pero si ves una grafica con oos progresos en medicina de los ultimos 1000años es bastante plana hasta los nazis que pega un salto brutal

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal