miércoles, 24 de agosto de 2011

Conclusiones e impresiones personales que se sacan de eso de casarse

Con esto de organizar una boda, y tomar parte de ella en uno de los papeles protagonistas hace que aprendas muchas cosas y, por otro lado, que se te caigan muchos mitos. Supongo que cada cual lo vive y lo hace como quiere y puede, pero para mi la historia ha sido más o menos como sigue:

- No importa con la antelación que pongas la fecha de la boda. El día de antes tendrás muchísimo que hacer. Olvídate de tener tiempo para ti misma a última hora.

- En la teoría mucha gente se ofrecerá a ayudarte con preparativos y demás. El 80% de esa gente desaparecerá misteriosamente o estará ocupadísima cuando reclames la ayuda.

- En Rosa Clará Huelva pelotean de una forma tan descarada y tan falsa que resulta incomodísimo. De los demás aspectos (como las muestras de poca profesionalidad y tal...) ni hablamos.

- Como en la tira de Mafalda donde el monedero de su mamá tiene colitis, la cuenta corriente de los novios parece tener de pronto un agujero tremendo por donde se van los euros de cientos en cientos.  Para todo piden unas cantidades ridículamente altas de dinero. Para todo. ¿250 euros por un abanico? ¡por favor!

- El can-can no es imprescindible. De hecho, con algunos modelos de vestido no es ni tan siquiera recomendable. Pero intentarán vendértelo igual. Que gastes dinero es lo que cuenta. El velo tampoco lo es.

- Elegir vestido no tiene por qué ser emocionante. Pero sí, cuando has encontrado el vestido lo sabes. La clave es encontrar ese con el que no te sientes disfrazada.

- La oferta de zapatos para novias es tremendamente escasa. Y cara.

- Todo el mundo tendrá excelente consejos que darte. Pocas veces te valdrán de algo.

- Los que estén a tu alrededor tendrán un tema de conversación recurrente "aquella boda que salió horrible por..."

- El día de la boda no es "el día más feliz de tu vida". Puedes pasarlo bien y tal, disfrutar, pero el más feliz de mi vida no ha sido, no. Dejémoslo para la gente extremadamente romántica.

- "El día de la boda se te pasa rapidísimo". ¡Mentiiiiiira! Qué día más largo, por favor, desde que me levanté hasta que me acosté, con la siestecita por medio. Mentira.

- Da igual que te organices la vida para estar presente en la recepción. La gente no te dejará comer. Tampoco nadie traerá un canapé a la novia. Te hablan, te felicitan y bromean contigo con tentadores bocados en sus manos, sin ningún pudor y con mucha mala leche.

- Alguien llegará a la conclusión de que a las novias hay que quitarles presión, trabajo y hacer que disfruten. Pero llegará a esa conclusión unos siete meses tarde, concretamente el día después de la boda.

En fin, en realidad no estuvo tan mal... Pero eso de "tanta preparación para un rato" no es verdad. Al menos en mi caso no lo fue.

Mi único consejo para quien esté preparando una boda es que la haga como realmente le salga de las narices. Al gusto de los novios.

8 comentarios:

  1. Yo lo que mas disfrute de la boda,fue el viaje de novias,en la celebracion te centras tanto en que salga bien,que te olvidas de disfrutar tu,besitos y felicidades por tu matrimonio.
    De una compradora compulsiva.

    ResponderEliminar
  2. Dí que sí nena!

    Las cosas bien claras... que ya tanta tontuna con las bodas cansa joé!

    Lo que cuentas es exactamente lo que imaginaba que sería organizar una boda, además de lo que he visto de algunas amigas, claro...

    Pero bueno, para eso están todas las "wedding planer" que han salido de los blogs, ¿no? jajajaja!!

    Con todo me alegro que fuera un feliz día para tí y... ¡¡a disfrutar de lo que viene ahora que es lo importante!!

    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo en muuuuuuuchas cosas como siempre!!

    Prácticamente suscribo todo lo que dices...

    Es cierto que es un día muy largo y que la novia se entera de todo, y todo lo mira y todo lo controla... algo tiene que hacer mientras no come, jaja!! menos mal que hay unas semanas antes prueba del menu...

    Mi cancan también fue inservible, un trapo que no me daba ni vuelo ni nada. Ahora lo usa mi hija para disfrazarse.

    Los zapatos, normalicos y a doble precio que los demás...

    El dinero de la cuenta, idem, con decirte que volvimos del viaje de novios y tuvimos que esperar un mes para recojer el álbum, por no pagarlo, más pelados imposible, jaja!

    Te dejo que me enrollo...

    Besos guapa!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola querida, he de decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo en casi todo lo que dices, con el paso del tiempo la recordarás con cariño y te reirás de cosas graciosas, pero como tú no soy de las que la viví totalmente enajenada, con los preparativos intenté ser muy cauta y como tú no despilfarrar aunque pienso que cuando se va a pedir precio para algo relacionado con la boda los euros suben a la velocidad del rayo, lo pasé bien sin más.
    Como tú, también soy maestra y me reincorporo después de dos años cuidando de mis niños el día 1, estoy acojonada por el cambio de centro, compañeros y demás... ya te iré contando.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja me ha gustado leerte, toda la razón y con los precios se pasan. 60 euros un ramo de margaritas? 300 euros una ropa interior normalita? 180 euros unos zapatos de punta que nunca volverás a usar y de color blanco brillante? yo no pico.Besotes, te sigo

    ResponderEliminar
  6. En algunas cosas estoy deacuerdo, en otras no tanto. Como lo de que no se te pasa rápido ese día. No sólo a mí se me paso volando, si no a los clientes que tengo, quizá me mientan pero el 90% me dicen que se les paso volado.
    El tema de zapatos escasos y caros, totalmente deacuerdo, no fue mi caso, ya que mis zapatos no eran de novia. todo lo que lleve la palabras "para boda" "novia" "novio" incrementan unos ceros al precio real. Las bodas son negocio. Yo vivo de eso, y aún así me indigno y escandalizo.
    El mejor consejo que puedo dar es igualito al que has dado tú y lo que realmente hice yo en mi boda; lo que me salio de las narices y lo que la cuenta corriente nos permitio. quizá por eso lo recuerde como el 2º día mas feliz de mi vida, ya que el primero fue cuando nacio nuestro hijo y eso no lo supera ningún bodorrio!ni niguna cosa en el mundo mundial jejeje

    ResponderEliminar
  7. Estoy totalmente de acuerdo contigo, para mi tampoco fué el más feliz de mi vida. De hecho, mi marido y yo no celebramos los aniversarios de boda, sino que seguimos celebrando el aniversario del día que empezamos a salir, porque la boda no fué mal, pero el problema para mi, es que no me compensó los meses de esfuerzo que tuve antes.
    Así que supongo que el día de la boda es para la gente romántica y a los demás...ya nos buscamos otro en nuestra larga vida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por compartir tu experiencia y dar consejos jeje, a mi aún me falta para eso pero tomaré nota dentro de unos años jeje, muaka.

    ResponderEliminar