Y, de nuevo, cambiando el chip

Como siempre en estas fechas, al llegar las vacaciones, me toca cambiar el chip. Asumir, otra vez, que es probable que no vuelva a ver a mis alumnos de este año, tragarme la preocupación por pensar qué va a ser de ellos, si la persona que los coja el año que viene va a ser cariñosa y cuidadosa con ellos... Cada año lo llevo peor.

Y esperar que en los destinos provisionales me den ago que esté cerca de casa. Ese es mi verano.

Ya estoy en plena vorágine de playa y a estas alturas marco un gran hito, porque he conseguido ponerme morena (sigo blanquísima, pero en comparación estoy muy cambiada) y voy regularmente a tumbarme bajo el sol con mis amigas.

Además, en apenas un mes me caso, así que estoy cambiando el chip de estado civil (no veo qué vaya a cambiar) y del estado físico, porque entre el blanqueamiento dental, el moreno, la bajada de peso + volumen, la melena larga que me gasto... Me estoy volviendo una versión mejorada de mí misma. Podría haberlo hecho antes sin boda ni nada, oye, qué bien me encuentro.

Últimamente me ha dado por intentar mantener un estado zen, pasando de todo e intentando preocuparme lo justo, sobre todo paso de esas cosas que no dependen de mi, así que he ganado en tranquilidad y calidad de vida. Mantenerlo todo lo posible va a ser mi propósito de las vacaciones.

¿Y el tuyo?

Comentarios

  1. Me gusta tu actitud zen, yo creo que debería tomar ejemplo de ti jeje...lo intentaré, imagino que dentro de un tiempo mis veranos serán como los tuyos, con preocupación por las despedidas los concursos de traslados, pero por ahora mi verano se centra en encontrarme con las personas a las que a lo largo del curso no veo tanto, y sonreír...que luego empieza septiembre y la incertidumbre. Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Cuánto me alegro de que todo te vaya tan bien!!

    Yo también estoy cumpliendo mis propósitos, jiji!! morenita, trabajando, disfrutando con las niñas y tan feliz, hasta agosto que escapo unos días... para qué pedir más!

    Besos...

    ResponderEliminar
  3. Aún recuerdo una vez que quedé con una amiga tras su boda y viaje de novios...me quedé impactada: había engordado, tenia unas canas largas que daban miedo, y un descuido en general que para qué!!! antes de casarse adelgazó, usaba anticeluliticos de "Clarins", manicura impecable...asi que debe ser algo normal entre las casaderas!!!NO te agobies!

    ResponderEliminar
  4. Muy buen propósito :)

    El mío es encontrar a un fontanero y un electricista que me apañen los fallos que encontré después de la reforma y, una vez que les pague, ver si me queda liquidez para terminar de amueblar el piso e irme de vacaciones, pues mi propósito inicial era mudarme durante las vacaciones... no sé si lo conseguiré.

    Feliz verano ;)

    ResponderEliminar
  5. Uy, actitud Zen dice... quién pudiera!!

    Me da cosilla leer como hablas de tus alumnos pq aunque no soy maestra durante años je cuidado a peques, y se lo que se siente cuando los "dejas" en otras manos... Afortunadamente sigo viéndolos a menudo, veo como crecen y sus papás son tan majos que de vez en cuando me los "prestan" una tarde...

    Un mes para la boda! a mi me falta un año y ya estoy nerviosilla... disfrútalo mucho! (tomaré ejemplo y me pondré mona!)
    Felices vacaciones y suerte con tu "destino"

    ResponderEliminar
  6. Estar con la familia. A disfrutar de las vacaciones y de los últimos preparativos. Seguiré pendiente.

    ResponderEliminar
  7. Lileth, primero decirte que me encanta tu blog, y segundo, ¿podrías contarnos qué tal el blanqueamiento dental? ¿cómo, dónde, cuánto, porfa?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal