Puesta a punto

La pregunta que me hace todo el mundo, invariablemente, con respecto a la boda es "¿Estás nerviosa?". Pues mire usted, no. Más bien estoy un poco harta de tanto preparativo y tanta cosa absurda. Sobre todo dectanto preparativo que tengo que hacer con tan poca antelación, de que la gente me maree con cosas absurdas, de tener que elegir el más nimio detalle (¿de verdad es necesario elegir el color del tul de los paquetitos de arroz?) y de que sea yo la jefa de logística que está pendiente de todos y cada uno de los detalles.


Por que, no nos engañemos, lo de organizar una boda en la mayoría de los casos es cosa de la novia y punto pelota. Por eso cuando me meto en la cama me entra eso del tengoque y me dan las tantas de la mañana pensando que "tengo que" llamar a la de las flores, "tengo que" decidir el más nimio detalle de una tontería y mil cosas por el estilo.

Entre todos los preparativos y quebraderos de cabeza destaco aquello que recae directamente en el físico de la nocia, que tiene carta blanca e incluso el beneplácito de todos para gastar tiempo y dinero en sí misma, para lucir radiente en el "gran día". En mi caso, llevo meses preparándome para ello y, si bien no me encuentro en mi mejor momento, reconozco que he mojorado mucho. Todas las mujeres deberíamos ponernos de vez en cuando una fecha límite, con boda o no, para cuidarnos y estar divinas, simplemente porque sí. Enumeremos los puntos a tener en cuenta:

1- El pelo.

En mi caso, partía del mes de febrero de 2010 donde me saneé el pelo haciéndome un bob a la altura de la barbilla. Para una persona a la que, como yo, no le crece mucho el pelo ha sido toda una azaña llegar a estas fechas con una melena decente, saneada y sin flequillo. Ah, ¡y sin capas! No todo el mundo ha entendido la necesidad de aguantar con el pelo así porque no es lo que más me favorece... Pero yo tenía claro que las capas para los peinados de novia no son lo mejor y lo he conseguido.

2- Dientes, dientes.

Reconozco que hace años que quería hacerlo pero hasta ahora no me he decidido a tener una sonrisa radiantemente blanca.

Para el blanqueamiento dental he acudido a mi dentista, porque después de preguntar por las ofertas al final con los extras me salía más barato ir a mi dentista. Me ha costado, lo digo porque alguien me lo preguntó, 300 euros.

El tratamiento lo he hecho con unos líquidos (óxidos) que han ido rebajando el color de mis dientes, primero en consulta y luego en casa con unos moldes finos y cómodos que me hacen sobre la marcha.

El resultado es natural (me aterraba terminar como una presentadora de Telecinco) y bastante evidente. Estoy satisfecha.

3- Piel

Con respecto a esto he seguido en mi línea, aunque mis amigas me recomendaron tomar un poco el sol para que no se me viera el color igual que el del traje de novia. Contando con Lancaster, con Avène y con que me gusta la playa no ha sido difícil. Aunque hace siete años que no tenía este color de piel y me veo muy rara.

4- Lorzas

Bueno, se han reducido bastante, pero hay que seguir trabajando en ello...


 Y poco más. Yo ya he descubierto que el secreto de lo guapas que van las novias es la cara de ir pensando "mañana no tendré que ocuparme de nadaaaaaaa". En fin, seguiremos informando.

Comentarios

  1. Madre mía, qué de cosas. Me estoy acordando de unos amigos míos que han organizado su boda en poquísimo tiempo (a la chica de "Aire" casi le da algo cuando le dijo la fecha...), y el otro día me comentaba, tan tranquila: "si en realidad, no es para tanto..." Pero es que estos son muy tranquilos, ¡si hasta han organizado un viaje en los días que ella tenía las pruebas de peluquería!!!

    En fin, estaré pendiente de la tuya ;)

    ResponderEliminar
  2. jajaja Qué gracia me ha hecho tu post!
    lo primero enhorabuena por la boda!!!

    Yo me casé hace dos añitos y lo organizamos todo en 3 meses jajaja Por eso no acabé harta de preparativos y mil cosas que se suponen deben hacer las novias...

    Lo mejor: DISFRUTA Y SÉ TU MISMA!!!

    (eso último se les olvida a muchas novias...)

    Un placer pasar por tu casa ;D

    ResponderEliminar
  3. nos quejamos mucho de todo, pero es que en el fondo queremos ser princesitas por un día;he leido en mas de una ocasion que eres atea, pero te casas por la iglesia...porque en el fondo quieres tu pequeño "paripé" vestida de princesita, posar como una princesita con tu iglesia al fondo...y claro eso conlleva que tengas que elegir el color del tul de los paquetitos de arroz y del lacito que los cerrará!!!Me uno al comentario anterior, sé tu misma...ya que pareces haber cambiado tanto para un día...que te dure mas que eso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal