Huyendo de la vejez

La semana pasada, mientras salía a encontrarme con mis amigas para ir de marchita me encontré con gran parte de mi promoción del instituto. Todas, y todos, con su familia montada, o en proceso (barrigones).

Por un lado pensé que quizá voy con un poco de retraso, e incluso pensé que soy una nueva Ana Obregón, aferrándome a una juvetud que hace tiempo que quedó atrás. Como dice mi amiga S, quizá entremos en esa minifalda, pero se nos nota en la cara que ya no debemos llevarla.

Hace tiempo leí una entrevista a Sofía Loren donde le preguntaban su truco infalible para seguir así de joven. Ella respondió algo que se me ha quedado grabado: No hago cosas de vieja, intento no oler a vieja ni hacer ruidos de vieja...

Que el tiempo pasa y la madurez llega es cosa evidente, pero me pregunto si hay necesidad de tener esa vejez prematura a los treintaypocos, de lucirla alardeando de madurez, de vida acomodada, hacer esos ruidos de viejo, acomodarse y olvidarse de que todavía estamos más cerca de nuestra época de botellón que de hacer viajes del Imserso.

Personalmente no me gusta la ropa demasiado formal, la que avejenta, me he dado cuenta de que más me vale aprovechar estos años en los que todavía puedo lucir orgullosa una melena larga, darme una buena curra en el gimnasio y salir el viernes con las amigas.

Y cuando la vida me lleve a lo siguiente intentaré no envejecer de pronto, ¡acabáramos!

Así que pienso que hay una edad real y una edad mental, espiritual si me apuras,  que poco tiene que ver con la madurez que algunos se atribuyen a modo de medallita.

Comentarios

  1. Lileth, soy de tu misma opinión.

    Hay que aparentar que se es joven mientras se pueda... yo no entiendo que al casarse y tener hijos una ya se calce el chandal y deje de teñirse el pelo... lástima que eso les tocó a nuestras madres, pero por suerte a nosotras no!

    Mira que ahora mismo me acabo de plantar y pienso seguir con el mismo look unos 5 o 6 añicos más, hala!

    Besicos!!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo pienso que se tenga la edad que se tenga no se debe dejar de vivir o divertirse, cada uno a su manera, pero seguir sintiendo, vibrando y riendo...

    ResponderEliminar
  3. la vida está para disfrutarla!
    y la gente envejece más tarde ahora, hay que aprovecharse de ello ^^
    Yo por lo menos, lo voy a hacer así, intentaré que nunca muera la niña que llevo dentro :D
    Me ha gustado mucho el post!
    Cuando empecé con mi chico, recuerdo que le dije, como dejes de cuidarte, te dejo, jijijiji, y él me ha obedecido, y sigue casi igual que hace 10 años :D
    besitos!
    http://eldiariodeshyris.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Grande, Sofía Loren.

    Llevas toda la razón.

    ResponderEliminar
  5. Por lo que dices debes ser más o menos de la misma edad que yo, estoy casada y tengo dos niños y ahora me siento mejor que nunca, físicamente me estoy cuidando como nunca y mentalmente mis hijos me hacen estar donde estuve hace por lo menos 30 años.
    Hace unos meses me presenté en una comida familiar con una minifalda y una prima de mi misma edad me dijo, "no te parece que esa falda es muy 'twenty'? Nosotras somos 'thirty'" Me quedé de pasta de boniato porque como tú, estoy decidida a aprovechar lo que la naturaleza nos regale unos años más, ya tendré tiempo de parecer una madurita acomodada...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)