Spinning con vistas

Ayer, por fin, después de haberme pasado la mañana tosiendo, y la primera mitad de la tarde dando vueltas por El Corte Inglés, decidí que había llegado el momento de retomar el spinning.

Así que me puse lo más discretita posible, me quité todo resto potinguero de la cara y me encaminé al gimnasio que, por cierto, lo tengo muy cerquita de casa.

Nada más llegar me saluda el monitor, que me pregunta por mi salud (da gusto estar en un gimnasio pequeño) y a las chavalas con las que suelo compartir quejas por los michelines a la vez que usamos juntas las máquinas.

A la vez que nos ponemos al día una me hace señas para que me vuelva. Parece que hay chico nuevo en la oficina, pienso. Un chavalote alto y fibrado nos ofrece una interesante perspectiva de su trasera enfundado en un maillot de ciclista de estos de cuerpo entero. Delgado para mi gusto, pero admirable.

En esas estamos cuando me dice mi compi del alma que hoy no entra a spinning, así que decido coger sitio porque me sé de una bici que tiene un sillín comodísimo y blandito. La reservo con mi toalla fucsia del Decathlon y mientras lleno mi botellita de agua observo el revuelo que hay entre las féminas por el del maillot. Si es que somos de lo peor a veces, las mujeres.

Entro en la sala y empiezo a calentar un poco. El del maillot entra y se planta en la bici esa que está en alto, la del monitor.

- Acabáramos- pienso- me va a dar la clase Il bello Cipollini.

Il bello comienza explicando la sesión, y yo, que estoy de lado en primera fila veo con asombro que cuando se sienta y se reclina hacia delante la barriga no sobresale. Envidia es lo que siento, envidia. Encima el volumen discreto pero patente de sus pectorales disimula el pulsómetro que lleva en el pecho. Jo, menuda sesión me espera.

Empezamos el pedaleo y enseguida vemos que hace unas sesiones muy diferentes a nuestro monitor habitual, que nos levanta y nos sienta del sillín todo el rato. Il bello se dedica a cambiarnos la resistencia y nos ataca con los cambios de ritmo. Duelen las piernas. Toso. Aguanto.

Il bello ve mi esfuerzo y sufrimiento, mi ceño fruncido y me dedica una sonrisita con hoyuelitos. Mola. Pedaleo con más fuerza, "nos'hajodío", no vaya a pensar que soy una gorda floja y fondona. Mientras que mi monitor habitual nos anima al grito de "se os nota la celulitis hasta con las mallas" este nos hace observar su cuerpo perfecto y nos hace pensar que podemos ser como él, pero con tetas.

Il bello suda, y de pronto me doy cuenta de dos cosas. La primera es que la ropa interior no tiene cabida bajo semejante maillot. Tampoco es que se vea que el chico tiene mucho que ocultar. Pero no me importa, porque estoy concentrada mirando la definición de los músculos. La segunda me asalta de pronto, porque me doy cuenta que con el sudor el maillot se le pega a la piel y se le clarea. Bizqueo. Frunzo el ceño a ver si veo mejor.

Il bello me pilla mirando y me dedica sus hoyuelitos.

Pedaleo con más fuerza, disimulando.

A esto veo que mi compi, la que hoy ha pasado de la sesión, me hace gestos obscenos por el espejo. Me da un ataque de risa y pierdo el ritmo. Il bello me anima.

Nos hace poner la resistencia alta y nos dice que vamos a subir un puerto de montaña. Cuando me arden las piernas tengo ganas de gritarle que no, que Cipollini era sprinter, que de montaña nada.

Los estiramientos llegaron antes de que me diese cuenta, tan concentrada había estado en las vistas.

El verdadero Mario "Il bello" Cipollini

El lunes no me lo pierdo.

Comentarios

  1. Niña, que buen reclamo se ha buscado tu gimnasio, no? Además, lo hace por vuestro bien, que con ese panorama nadie se salta la clase!

    ResponderEliminar
  2. Qué buena excusa para no saltarse ni una clase!!!

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja! me parece que has conseguido una motivación más para no saltarte una clase.

    ResponderEliminar
  4. Josú, me están dando ganas de apuntarme a tu gimnasio!

    ResponderEliminar
  5. joe me han entrado ganas de apuntarme al gym jejejeje!
    besitos y buen finde!
    http://eldiariodeshyris.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. jajja que pena estar tan lejos, si no me iba contigo a tu gym :P bueno por lo menos es una motivacion ... o un despiste :P
    bueno tu sigue asi que ya veras lo guapisima que te vas a poner pa lucir palmito este verano, y sobre todo en las fotos del viaje de nvios. por cierto a donde vais??

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal