Lunes de mayo florido, empecemos antes de que la oportunidad se haya ido

Después de haberme malacostumbrado a los fines de semana de tres días (los quiero por Real Decreto a la de ya) me parece que el lunes llega demasiado deprisa.

Mi semana va a ser de no parar, entre el trabajo, que no pienso renunciar al gimnasio y que tengo los cursillos prematrimoniales. Sí, yo, la atea que se casa por la iglesia (manda huevos).

Está rondándome en la cabeza una cosa que me pasó hace unos días. Entraban los chavales del recreo y salía yo a buscar la filita de mi clase. No me voy a parar a explicar las razones pero suelo terminar teniendo siempre relativo buen rollete con todo el alumnado del Centro donde trabajo, les de yo clase o no. Me crucé con una niña de sexto, de esas que ya son más mujeres que otra cosa y que me saludó al pasar.

- Adiós, guapa- Le dije mientras seguía mi camino.

Pero su respuesta, dicha con una franqueza y un deje de tristeza que me dejó chafada fue la siguiente:

-Maestra, no me digas eso, ¿tú me has mirado bien?

Me volví e hice recuento. Acné. Un poco de sobrepeso. Unas facciones no del todo agraciadas. Gafas gruesas. Chándal con camiseta espantosos. Pelo encrespado, grueso, ensortijado y con un mal corte.

Así que puse todos mis conocimientos en marcha y le dije:

- Me sacas un palmo, tienes materia prima. Cuando termines de desarrollar, te afines la figura con deporte, se te quiten los grano, aprendas a pintarte, te pongas lentillas (yo también llevo lentllas), dejes atrás los chándal de ir al colegio y te pongas en manos de una buena peluquera te darás cuenta que, con mayor o menor esfuerzo las mujeres tenemos la suerte de poder ser quien queremos ser.

Supongo que la nena no se quedó con mucho de mi parrafrada, ni siquiera si llegó a captar la esencia, pero la última parte me salió del alma. La entrada de los lunes de hoy va para mi alumna, esa que su madre le dice que es muy fea.

Buen lunes, y quedaos con el cuento.

Comentarios

  1. Pues sinceramente me ha parecido un gran consejo además de ser una gran verdad.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que es verdad!!

    Esa suerte la tenemos las mujeres y los hombres no...

    Y cuando una tiene autoestima y se quiere un poquito, siempre tiene arreglo!

    Besicos!!!

    ResponderEliminar
  3. Creo que me has describido a mi cuando era niña xD Gordita, feucha, con gafas, granicos, pelo encrespadísimo y hortera que te cagas xD Y con el tiempo, desarrollando un poco de estilo y aprendiendo a usar la plancha y maquillaje, soy otra xD Literalmente xDD

    Más razón que un santo!!!

    ResponderEliminar
  4. No entiendo a las madres que machacan el autoestima de sus hijas y en vez de ayudarlas a verse mejor, las visten de mamarrachos y no las enseñan a arreglarse. No es justo

    ResponderEliminar
  5. Una curiosidad...¿por qué te casas por la iglesia siendo atea?

    ResponderEliminar
  6. Anónimo, ¿Tú tienes una madre? Porque la mía presiona que da gusto...

    ResponderEliminar
  7. Siiiiiiiiiiiiiiii, tengo una madre, un hermano cofrade y rociero y una suegra de las de antes, de misa todos los domingos,de rezos y demás...y hace 7 años nos pusimos una fecha para abandonar nuestros respectivos nidos y vivir juntos...se pasa un poco de "tensión" al principio con las familias...pero luego pasan. Para nosotros, suponia un tremendo paripé una boda...pero suerte!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)