sábado, 9 de abril de 2011

Conclusiones semanales para jornadas interminables

En una semana tan tremendamente larga da tiempo a reflexionar mucho acerca de lo que acontece... A sacar conclusiones y a quedarme con alguna que otra duda.

- Si a la que tengo delante le queda tan mal la combinación de colores negro y marrón, ¿me queda igual de mal cuando yo lo hago?

- Los vagos... Vagos son.

- Si las hay que graban un vídeo, lo suben a youtube y ya se creen unas gurús, ¿puedo autodenominarme it-girl del colegio por haber introducido el color Block y las uñas crackeladas en tan solo una semana? (aunque lo del color block ha pasado un tanto desapercibido yo la semana que viene seguiré con ello.

- Los esmaltes de pintura y cosas así son mucho más entretenidos cuando los puedes compartir.

- No soy la única a la que le revuelve el estómago el olor a inciendo a primera hora de la mañana. Tampoco a la que le parece fuera de lugar en un colegio laico.

- Muchas veces he deseado poder echar una siestecita durante mi jornada laboral, pero hay quien lo hace y sin ningún remordimiento de vergüenza.

- Si los niños deciden que no hacen nada no harán nada. Pese a lo motivadora, fácil y molongui que me haya parecido la fichita del día.

- Si los nenes están por trabajar mejor meterles caña, que nunca se sabe lo que querrán hacer al día siguiente.

- Hacer sets en Polyvore engancha. El día que hagan una app para Blackberry dejaré de tener vida más allá de internet.

- En cuanto me engancho a una serie la cancelan. En cuanto me entusiasmo con un libro se me acaban las páginas.

- He terminado de entender el moño donut (o moño a lo gitano, que le llamo yo en honor a los ejemplos que llevo viendo desde pequeña) es lo mejor que han inventado. Rápido, cómodo, resultón... Me está haciendo replantearme la idea de cortarme el pelo cuando pase la boda.

- La siesta debería ser declarada de interés turístico o patrimonio de la humanidad... O todo ello junto.

- Las fechas de darse dos o tres duchas al día está cerca. Y quien nunca haya vivido por encima de los treinta grados y dormido por encima de los 25 no lo puede entender.

- Como dice el dicho, las mañanitas de abril son muy dulces de dormir. Así que quien pueda que se aproveche.

3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, especialmente con lo de la siesta. No veas las ganas que me dan echarme una el día de la exclusiva... Pero eso de echársela durante la jornada laboral... uff!

    Un besito ;)

    ResponderEliminar
  2. Hay quien no es capaz de entender que puedas trabajar en el cole siendo la it girl del mismo, será envidia??? a mí me pasaba un poco lo mismo porque casi siempre he tenido compañeros mucho más mayores, alguno de los cuales, ponía examen a primera hora de la tarde (bendita jornada continua), para echar una cabezadita.
    Descansa y a ver si te animas a presentarnos alguna propuesta sobre color block o cualquier outfit de los tuyos.

    ResponderEliminar
  3. Los sábados de algunas personas, por no hablar de su vida, tienen que ser tremendamente tristes y vacíos.

    Pero bueno, no es mi problema.

    ResponderEliminar