Menudo día más raro (tampoco me quejo)

Hoy me levanté convencidísima de que me habían robado una hora de sueño por la noche,´aunque el tiempo se comportó de la misma forma elástica en que se comporta todas las mañanas: lento de siete y media a ocho y de ocho a ocho y media veloz, muy veloz.

Llegué al colegio y observé que en la puerta había mucho más coches aparcados que de costumbre. Tardé en caer en la cuenta de que todo el tercer ciclo estaba de excursión. Entré a clase para dejar la botella de agua y me doy cuenta de que he olvidado unos papeles importantes en casa. Viva yo. Eso sí, voy la mar de conjuntada, no como el jueves pasado que iba mamarracha total.

Me doy cuenta que sobre mi mesa hay un paquetito regalo a mi nombre. Un brillo de labios (con espejo y forma de flor) de H&M me gusta casi tanto como la nota cariñosa que lo acompaña de una compañera. Bueno, si el lunes va a comenzar así no será tan malo.

Entro a los niños y parece que a ellos también les ha afectado el cambio de horario, porque están suaves y tranquilitos. Genial, una madre con una tarta me aparece en la puerta. Hoy toca cumpleaños y se me había olvidado. Pero bueno, los niños lo disfrutan mucho, así que estupendo. Nota a las madres: Para una clase de 26 van geniales las tartas infantiles del Mercadona, da para una ración decentita para cada uno y que tres o cuatro repitan.

Meto la tarta en el frigorífico de la sala de profesores y empiezo la jornada.

Hago un par de páginas de mates que tengo pendientes porque es algo que les está resultando difícil y quería cogerlos tranquilos y con ganas. Lo pillan genial y casi me doy de besos a mí misma. Les pongo tarea y me pongo a corregir las sumas y restas que había de deberes para el finde. Y me da tiempo.

Antes de que me de cuenta llega la mamá del cumpleañoso que me echa una mano repartiendo batidos, tarta, servilletas... A mi realmente me soluciona mucho trabajo y ella puede compartir ese momento con su hijo, que hace 7 años y es realmente de los más cariñosos de la clase.

Solamente una niña derrama su batido pero sin mancharse ella, un logro. Me aplaudo internamente haber pedido a las limpiadoras bolsas de sobra porque así puedo recoger todas las sobras sin peligro de que todo sobresalga de la minúscula papelera que tenemos en clase.

Ya estamos en el recreo y acuso el cambio de hora. El sol no calienta como de costumbre. Se nota que los mayores andan de excursión, menuda tranquilidad, así da gusto.

Volvemos del recreo y milagrosamente la clase a la que doy francés se porta estupendamente, participan todos en los juegos propuestos y es un exitazo. Cuando me doy cuenta son las dos y nos vamos a comer.

He citado a una madre para tutoría, pero caigo en la quenta de que hoy, precisamente, hoy, salíamos dos horas antes. Consigo localizarla por teléfono y le ofrezco la tutoría antes, menos mal. Como no están mis habituales me voy a comer con otro de los grupos del cole, pero vamos a otro sitio al que no volveré. Comer de menú caro y mal no, gracias. Con lo bien que como yo los lunes (doy detalles en twitter siempre) por poco más de siete euros. Pero bueno, al menos ya sé que

Volvemos y se me hace rarísimo echar solamente dos horitas. Las aprovecho, doy mi tutoría, dejo preparadas unas fotocopias y para casa.

Con el cambio de hora mi cuerpo me dice que no son las seis, que son las cinco y es hora de siesta. Aunque lo intento engañar poniéndome la telemi cuerpo me busca las vueltas y me duerme dos horazas.

Milagrosamente cuando me despierto he mejorado mucho de la garganta. Todo lo que no consiguió el descaso del fin de semana lo ha conseguido mi sofá en un ratito.

Pues así da gusto pasar un lunes.

Comentarios

  1. Ésos son los mejores días, los que esperas que sean duros y largos pero acaban saliendo como la seda :) Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues no ha sido tan malo como parecía al principio, ¿no? :)
    Muak!!

    ResponderEliminar
  3. Hija, da gusto leerte, ojalá todos los lunes fueran tan bien.

    ResponderEliminar
  4. Pues lo minimo que te puedo decir es que todos tus lunes sean así y si pueden ser los martes, los miercoles, los jueves y los viernes pues genial jejeje, un besitoooo enormeeeeeeeee.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)