Dress code para dejar de estar en el paro

El otro día salí con mis amigas y terminamos en la cafetería-pastelería-heladería que está haciendo esquina en la Plaza de Las Monjas, justo delante de esa horrible estatua de Colón que alguien del Ayuntamiento de Huelva ha tenido a bien colocar.

Cuando nos disponíamos a pagar, entró una chica haciendo buzoneo (buzoneo: acto por el cual se reparten currículums para ver si te cogen de algún sitio) con un atuendo llamativo: Melena rubia de bote esculpida a golpe de tenacillas, maquillaje espeso, trench de leopardo y... miniperrito en brazos. Sí, un perrito; de los que tiene hocico y hacen pis.

Sí, la chica del perrito en brazos venía haciendo buzoneo vestida con dudoso gusto, y encima con su mascotita en brazos.

La señora de la cafetería se la quedó mirando, le cogió el currículum y tuvo la decencia de esperar a que la chica saliera por la puerta para empezar a reirse de ella. Básicamente dijo que no la veía ensuciándose las manos en ese trabajo.

Señoras, señores, en la vida hay que dar imagen de empresa. La imagen, le pese a quien le pese y le parezca injusto a quien le parezca es lo primero en lo que se fija un entrevistador, al menos en la inmensa mayoría de los puestos de trabajo a los que optamos.

Por ejemplo, me sé de tribunales de oposiciones de maestro que tuvo entre sus criterios valorar si el aspirante podía desempeñar el trabajo al que optaba... En el examen oral, donde se valora si eres capaz de dar clase a niños de 3 años lo más acertado no es presentarse con minifalda y/o estilettos.

Pues para el resto de trabajos es lo mismo. Si te van a entrevistar para El Corte Inglés, imagen tal, que para Zara, pues imagen tal cual...

Y ahora vendrá a decir alguien que cada uno tiene su personalidad y tal y cual. Pues sí, y no. Veamos, si tienes una imagen digamos muy... radical, o te encuentras con gente con la mente muy abierta o no esperes estar de recepcionista en un hotel de lujo. Si vas como una hortera a la entrevista, no digamos que no es posible que te cojan como vendedora en una boutique de lujo. Si tienes un importante sobrepeso y optas a un puesto donde el movimiento físico es fundamental lo más seguro es que no les parezcas la mejor opción. Y puede que seas la mejor opción en todos los casos, pero no solo hay que serlo, sino parecerlo.

Imagen de empresa. ¿Qué más da como seas en tu vida privada?, la imagen de empresa es parte de tu trabajo; igual que en une entrevista valoran tus capacidades para desempeñar un puesto de trabajo la imagen cuenta.


Enseñar sujetador en el escote lo mismo da puntos extra en las entrevistas para el Berska...

Cuidad la imagen.

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Solo hay una primera impresión y hay que cuidarla

    ResponderEliminar
  2. cuanta razon... pero ahora la gente esta con la libertad de expresion demasiado sobrevalorada. Claro que hay libertad de expresion, pero hasta un punto, si quieres currar tienes que ser lo que quiere la empresa, cuando salgas si quieres vete desnuda por la calle y haz libertad de expresion, pero a lo peor acabas detenida por escandalo publico.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que, aunque no sea muy justo, la primera impresión cuenta y mucho.

    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)