Shhhhh, ¡no se lo digáis a nadie!

No lo creía posible, pero he llegado al viernes. más muerta que viva, he de reconocer. Y ronca. Hace varios meses que mi voz no suena normal. Y no es el whisky, son los niños, forzar la voz para dar clase por encima de los ruidos normales de un aula, de la obra de delante del aula y del jaleo que viene de la clase de enfrente cada vez que su responsable se va y tarda veinte minutos en volver.

En fin, que auqui estoy y con un planazo para la tarde.

Y para la vida oye, que me doy cada día más cuenta que el personal va a su santa conveniencia, pisando y pasando por encima de lo que moleste a los demás.

Y para empezar, chica de prácticas y yo nos hemos escondido en un rincón del cole a trabajar en lo nuestro sin que nadie nos venga a molestar.

Así que ahí sigo, escondida, trabajando. Tranquilas.

Comentarios

  1. Qué tengas un muy feliz fin de semana! descansa cuanto puedas y riéte de todo y de todos, es la mejor terapia anti-estrés! :D

    ResponderEliminar
  2. Ohmmmmm.... descansa, que te hace falta. Ohmmmmmm....

    ResponderEliminar
  3. Los niños y las obras no son compatibles! el taladro los revoluciona! jejeje
    ánimo con tu voz y descansa el finde!

    ResponderEliminar
  4. Peor que el trabajo en sí, es no tener compañeros que te apoyen... eso es lo que más te está machacando, seguro.

    Descansa y aprovecha el finde que aun falta muuuuucho para el lunes!!

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, mejor tomarse las cosas con positivismo, porque visto lo que hay que aguantar en todos lados...no se va a volver loca una...un besito y feliz finde!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal