miércoles, 12 de enero de 2011

Trabajando en horterilandia

Siempre he vivido en una ciudad. Pequeña, vale, pero ciudad. Y mis padres nunca me han llevado a "su pueblo" porque no son de pueblo, así que cuando en el colegio mis amiguitas me decían que habían pasado el fin de semana o las vacaciones en el pueblo a mi me llamaba tremendamente la atención.

Y antes de comenzar a trabajar le decía al Señor X cosas como "Dios me va a castigar y me va a mandar a trabajar a pueblos chicos". Y lo hizo. Y no fue un castigo; de hechco me encanta trabajar de maestra de pueblo.

Cada uno de los pueblos por los que he pasado tiene su carácter especial, su gente, me refiero. He pasado por pueblos acogedores, llenos de gente protestona, de gente pesada, de gente agradable... Pero este año es el primer pueblo en el que trabajo en el que la gente es, en cuestión de moda, totalmente retrógrada... Y hortera. Mucho.

Trabajo en horterilandia.

Ojo, no es el primer pueblo que me encuentro donde las tendencias parecen no llegar, pero es el primero en el que se escandalizan cuando una tendencia llega al fin y eso, para una fashionista como yo que se lo pasa pipa por las mañanas cuando elige la ropa pues es un palo.

Hubo un día en el que decidí que ponerme un turbante de lana a lo Withney Port (porque además hacía mucho frío) era lo más de lo más.

Tal que así:


Ideal, ¿verdad? Pues no. Y no digo yo que a todo el mundo le tenga que gustar pero...

- ¡Oisssh! ¡Si parece que lleves una venda en la cabeza! jajajaj.
- Parece que te haya pasado algo.
- Menuda cosa más rara, agh.

Y esas cosas.

Un pueblo en el que la gente va a llevar y recoger a los niños del colegio en bata, pijama y zapatillas, en el que a ir a Sevilla de compras lo llaman "ir de viaje", en el que los hombres de más de treinta y cinco años viste con pantalón de pana (cero estilo, de verdad de la buena) y en el que ir de compras a Huelva, a Zara parece una excentricidad (y están a veinte minutos de coche de la capital)... El colmo del estilo de mis compañeras nacidas en el pueblo es ir vestidas de un color. De un SOLO color. Por ejemplo, el morado. Chaquetón morado, jersey morado, camisa morada, pantalón morado, calcetines morados y zapatos... de deporte blancos. ¿A quién tienen de icono de estilo? ¿A la mujer de rojo de Evax?

Pues eso, horterilandia.

13 comentarios:

  1. jajajaja Qué me vas a contar, chatis. Que vivo en Las Alpujarras.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja el colmo de los colmos que una fashionista como tú trabaje en horterilandia, aunque una cosa es ser de horterilandia y otra, bien distinta, ir a llevar y recoger a los niños al cole en pijama, bata y zapatillas; eso me parece lo más.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Ohhh, lo tuyo es todo un reto! no te sientes como una pionera en el pueblecito??

    Lo malo es que tú sin saberlo eres la "rarita", jiji!!

    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
  4. me muero de curiosidad por saber a qué pueblo se corresponde horterilandia... imagino que no querrás decirlo, pero podrías dar unas pistillas?? ya tenemos una, a 20 minutos de coche, si nos das otra?? (porfiss).
    La cinta de lana me encanta, por cierto, y aunque por aqui´(ciudad mediana) se ven algunas, la gente aun presta "demasiada" atención a tu cabecita si te pones una; vamos , que no paran de mirarte, aunque no digan nada, en finsss, qué le vamos a hacer. Da igual, porque quedan muy monas, ea.
    un saludito

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, qué entrada más buena!!
    Te entiendo perfectamente!

    ResponderEliminar
  6. No sabes lo que me he reído, jaaaa, es buenísimo lo de la venda en la cabeza entre otras lindezas.

    Pero no te creas, que en las grandes ciudades hay barrios, que son como pueblos, o si no hay vecinos, o amigas de mami o tenderos o hasta familia que siempre están dispuestos a reírse de uno o a intentar que cambies y seas a su imagen y semejanza, en fin que no es oro todo lo que reluce.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja, qué bueno! acabo de descubrir tu blog! te sigo desde ya!
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Vaya! Reconozco que no soy muy de tendecias, pero eso que cuentas... Anda que, ya les vale con lo del turbante. A mí me pasó algo parecido el día que me puse un pañuelo en el pelo (que, no es por nada, pero me quedan muy bien, son cómodos y ese día íbamos de excursión con un calor infernal, así que además, práctico); alguien me preguntó: "¿Es que vas a jugar al tenis?" A esos sí que hay que soltarles un "Aaaarrrgggh"

    Paciencia y saludos ;)

    ResponderEliminar
  9. jajaja Lileth: tienes toodda la razon, pero no digas q pueblo es!! q te cuelgan!!. BeSoS con estilo jeje

    ResponderEliminar
  10. Acabas de describir mi pueblo -.- Cada vez que me pongo algo que no están acostumbrados a ver se les salen los ojos de mirarme descaradamente, e incluso a veces señalan y se ríen -.- Recuerdo un día que me puse el año pasado calcetines por la rodilla con botas y se partían el culo mirándome... Y ahora todo Dios las lleva ¬¬


    En fin, ánimo y que no te desanimen los comentarios de idiotas!

    ResponderEliminar
  11. Jaaaaaaaaaajajajaja! Y sabes lo peor de todo? Que como todos son horteras pero tú no se meten con tu estilo! Hay que jjjjjjj...!!! xD

    OOOOooooOOOOmmm!

    ResponderEliminar
  12. Qué buena la entrada, sobre todo el final "¿a quién tienen de icono de estilo? ¿a la mujer de rojo de Evax?
    En cuanto tenga un rato me leo más entradas;)

    Saludos.

    Lola Bluu.

    ResponderEliminar
  13. Jajajaj!! Te entiendo perfectamente!! Sales de casa pensando" voy monisima" y luego todos te hacen la gracia!!
    Tengo una curiosidad horrorosa por saber donde estás este año! que creo que este año no lo has dicho! te he perdido la pista!!!No será en el mio!? jajajaja

    ResponderEliminar