miércoles, 1 de diciembre de 2010

Porque tiene que haber de todo en la vida

Como ya he dicho muchas veces, los niños ya tienen su personalidad bastante definida. El que nace quejica crecerá quejica, el que nazca guasón adulto guasón será.

Como en cualquier trabajo con el que se tiene contacto humano, ser maestra te ofrece conocer de primera mano el amplio abanico de personalidades que nos ofrece la vida.

Uno de ellos es "el aguafiestas".

El niño aguafiestas no es una tipología frecuente de ver, pero cuando se ve se hace notar. El niño aguafiestas suele ser también pejiguera, pero eso merecería un post aparte. No debemos confundir el niño aguafiestas con el niño soso, porque el niño soso no tiene mucha culpa de ello, mientras que el niño aguafiestas se regodea en su comportamiento antitodo.

El niño aguafiestas encontrará algún motivo para poner cara de ajo cuando se hace un juego en la clase; seguro seguro que las reglas no le convencen, alguien le ha pegado o algo se inventará.

Si ponemos villancicos en la pizarra electrónica y nos ponemos todos a bailar, el niño aguafiestas se meterá los dedos a presión en los oídos dejando claro que el ruido es muy molesto, que el rollo de desmadrarse en horas de clase no va para nada con él (lo de trabajar tampoco) yq eu cuanto antes cortemos con el tema, mejor.

Si hacemos una representación teatral o un pequeño diálogo él no se enterará de nada, lo hará mal (Si es que no lo hemos tenido que obligar a participar) y encima insistirá de que hay buenas razones (le echará la culpa al otro) por las cuales no ha dado pie con bola.

Como todo, medidas de presión para que le prestemos más atención. En definitiva, el niño aguafiestas al fin y al cabo es un subgénero del niño maleducado.

Menos mal que solamente sufro al niño aguafiestas un par de horas a la semana.

7 comentarios:

  1. Jajajaja, lo peor es q les da igual lo que hagas con ellos y si hay por ahi alguno que se junta con ellos, apaga y vamonos...

    ResponderEliminar
  2. Ohhh, no había caído nunca en que existe el niño aguafiestas, pero ahora que lo dices, creo que conozco a una así... muy bueno!

    ResponderEliminar
  3. Escribir mas posts sobre las diferentes personalidades estaría genial jejeje, me ha encantado lo del niño aguafiestas. Un besazo y ánimooo!!

    ResponderEliminar
  4. jajaja este en mis categorías (que también las tengo con mis niños) es el tocawebos. Pero vamos, que es lo mismo jajaja BESOS!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Y lo malo es que luego crecen!! Y se convierten en grandes aguafiestas...

    ResponderEliminar
  6. Imagino que la carrera os habrá dado los instrumentos para manejar ese tipo de comportamiento ¿no?

    ResponderEliminar