jueves, 18 de noviembre de 2010

Yo soy así...

Reconozco que a veces, algunas veces, tengo una forma peculiar de abroncar a mis nenes. Como por ejemplo aquella vez que le dije a uno que como no se sentase me lo iba a comer con papas.

Pues tengo a otro, mi D, ese al que su madre le pega guantazos, que no se está quieto ni aunque lo ate, le ponga puntos rojos de mal comportamiento ni nada de lo que se me ocurre. Así que hoy,  ronca, desesperada, le he dicho:

- ¡Por Dios, D, estate quieto! ¡Que noto cómo me crecen las ojeras mientras te regaño!

Lo juro, lo noto.

4 comentarios:

  1. Aishhh... Aquí otra senyu! En paro, pero senyu! Cuando los tienes estás atacá y cuando no también! Que sinvivir!!! xD

    ResponderEliminar
  2. Ja ja ja,vas a tener que pedir a la madre una indemnizacion en forma de contorno de ojos,espero que estes mejor de la garganta,besos.
    De una compradora compulsiva.

    ResponderEliminar
  3. Es que hay algunos que están SIEMPRE moviéndose, pero SIEMPRE. Cada día son los míos, lo sé porque la mía me lo chiva, jejeje!!

    Lo de los gommets de colores a Vero sí que le funciona, el día que trae uno amarillo lo pasa fatal, y los próximos 15 o más son verdes... pero al que tiene el baile de san vito nada lo para, ni gommet ni sellito... ni hablar con la mami, o no?

    Besicos y descansa el finde!!

    ResponderEliminar