Soy una princesa Disney

Hoy, nada más entrar en clase, mis alumnos descubren mi afonía.

- ¿No puedes hablar?

Niego con la cabeza y susurro. No, ni un hilo de voz.

- ¡La maestra no puede hablar!
- ¡La maestra está sin voz!
- ¡La maestra está mudita!

-¡¡¡¡Como La Siretina!!!! - Grita I, emocionadísima.


En toda clase hay una optimista.

Comentarios

  1. Mujer, si una niña te compara con Ariel, tienes que alegrarte xD

    ¡Con lo monísima que es! Una pava, vale, pero bueno, se casa con el príncipe al final :P

    ResponderEliminar
  2. jajajaja A mi cualquier día me llaman úrsula, verás tú!!

    ResponderEliminar
  3. Sigo pensando que tus niños son unos amores, qué comparación tan tierna. Mejórate

    ResponderEliminar
  4. Ja ja ja que rica la nena,mejorate prontito,besos.
    De una compradora compulsiva.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las historias que cuentas de tus peques, tienes un trabajo muy bonito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal