Primer lunes de octubre, ¡A ver si esta semana me cunde!

Después de un fin de semana espléndido donde he dormido hasta hartarme, he salido, he comido (como que no me vuelvo a pesar en una temporadita), he seguido recuperándome de mi eterno resfriado y he hecho unas compritas bonitas y prácticas llega de nuevo el lunes. No falla, el lunes siempre llega.

Odio especialmente los lunes porque trabajo por la mañana y por la tarde. Es más, este año ME OBLIGAN a citar a padres y madres todos los lunes, así que la última horita de mi jornada laboral, cuando más quemada estoy, cuando menos ganas tengo de hablar con nadie debo atender a unos padres y madres que desean y merecen que me pare con ellos lo sufuciente como para saber de la evolución de sus hijos.

La conclusión es que termino tan quemada el lunes que ya el martes estoy para el arrastre y termino la semana agotada. De todas formas, con la intención de que la semana me cunda ya me he puesto manos a la obra y me he comprado un tratamiento para estimular las defensas naturales del cuerpo. Además recurriré a las vitaminas hasta que me acostumbre al ritmo de mis niños y retomaré en cuanto pueda el ejercicio físico.

Esta semana, en mi clae, tengo que concretar varias cosas. Pero las dos más importantes van dedicadas a dos alumnos un tanto especiales. El primero, porque va tan tan tan avanzado que quiero que me lo evalúen porque creo que podría pasar de nivel, aunque conozco lo suficiente a mi "entorno" en el colegio como para saber que la propuesta no va a ser acogida con vítores y palmas. El segundo va tan tan atrasado y tiene esas cositas que ya he visto antes por las que me atrevo a decir que el niño tiene algún tipo de trastorno del espectro autista; un cuadro leve, pero sin ayuda este niño no va a avanzar lo que podría. Tampoco espero palmas y vítores de eso.

La pequeña bajada de temperaturas me está solucionando algo los estilismos de la mañana, puesto que las bailarinas cerradas y las rebecas son fácilmente combinables para un estilismo cómodo. No es que sea el colmo del estilo este año la menda, pero por ahora vuelvo a prometer que no doy para más, que duro cinco minutos en clase con el pelo suelto porque todo me molesta para moverme entre las mesas y agacharme con los niños. Tan grave es la cosa, que empiezo a pensar en sudaderas y pantalones de algodón como la idea del siglo.

Y por otro lado he empezado a pensar que odio profundamente mi corte de pelo y necesito cambiar, pero dudo que encuentre un momento para hacerlo.





De todas formas prometo seguir intentando por todos los medios no prescindir del momento chapa y pintura porque está claro que ayuda no solamente a que los demás nos vean bien que también es muy importante, sino a vernos bien nosotras mismas, que es lo que cuenta.

Y no me vengáis con rollos del tipo "hay que amarse a una mismo por el interior" y esas cosas, que nadie que pudiese elegir entre ser  o no un callo elige serlo. Os recuerdo que es compatible tener muchas virtudes interiores y, a la vez, exteriores. No es excluyente.

Buen comienzo de semana.

Comentarios

  1. uyss a mi m tiene q cundir muxo q la semana q viene stamos en fiestas y no es lo mismo

    bsss

    ResponderEliminar
  2. la prueba esta en nosotras nena, divinas por fuera y por dentro!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Lileth! ¿Qué tal te va? Soy Patri, la prima de Akliman. Como te dije, he creado un blog para promocionarme artísticamente, aunque aún está muy sucinto pues lo he empezado hace poco. Te paso el enlace para que le eches un ojo y me hagas un poco de publi! jajaj!

    http://www.paywoken.blogspot.com/

    Otra cosa, ¿puedo añadirte a mi lista de blogs amigos?

    Sin más, espero que estés bien y que coincidamos más a menudo y no tan de año en año, jajaja!

    Muchos besitosss!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal