Novedades

Desde la semana pasada en que caí mala primero del oído y luego de todo lo imaginable (estos niños pequeños que me tosen y me pegan mocos en los jerseys van a acabar conmigo) me ha pasado un poco de todo.

Primero, y cosa harto importante, he elegido y encargado mi vestido de novia. Es elegante, divertido, precioso, original, muy muy acorde con mi personalidad y hasta ahí puedo leer. Dentro de diez meses prometo fotos y con ello doy por abierta la veda del anecdotario de las preparaciones de bodas, que dan para casi tantas risas como mis niños de seis años.

En el curro uno de mis niños se ha tomado fatal que le regañe cada vez que se levanta y se pone a regañar a sus compañeros, así que por lo bajini me ha dicho "tonta" y "loca". No me lo he tomado a mal, simplemente el niño me ha calado y punto pelota.

He recogido de la tienda el papel de pared que hará de pared de cabecero de mi dormitorio y hemos (más bien el Señor X, porque yo he estado de capataz de obra agonizando desde la cama) montado los muebles de la habitación. Si terminásemos de montar todo lo que está comprado y por montar sería la releche, pero por falta de tiempo no está siendo posible, así que me lo tomo según el momento: a veces pataleo, a veces lo asumo y me aguanto.

Eso sí, como nos hemos centrado en comprar eso de "mueble básico", el tema de los adornos y tal lo llevo fatal y en consecuencia me veo la casa sosísima, sin cuadros ni na de na. Eso sí, las fundas de las sillas del Ikea en chenilla color turquesa intenso le han quedado a mi madre de muerte.

También, como se ha adivinado en una entrada anterior, hice una visitilla al hospital. El domingo amanecí chunga y fuí poniéndome peor a medida de que avanzaba el día. Como llevaba chunga del estómago desde el viernes pues me dediqué a no comer pensando que era lo mejor. Peeeeero me deshidraté, cuando intenté comer el estómago me dijo que nones y pensé que una duchita me vendría bien para despejarme de ese mareo. Error. Terminé envuelta en una toalla atravesada en la cama diciéndole al Señor X algo así como:

- Por favor, por favor, llévame a urgencias, que me estoy muriendo.

Y es que cuando una está mala se pone muy mala.

Evidentemente me tuve que vestir. Y el Señor X, que me conoce, y sabiendo que si levantaba la cabeza de la cama era vomitona asegurada empezó a hacerme preguntas y la cosa fue más o menos así:

- ¡Necesito unas bragas!
- ¿Cuáles?
- ¡Las que seaaaaaaaaan! - Con voz de "muero".
- Dame unas mallas.
- ¿Cuáles?
- ¡Las que seaannn!
- Tráeme los zapatos de deporte negros que estaban por el salón... oooohhh, qué mareooooo.

- ¡Necesito unos calcetines! ¡Y una camiseta! Y algo para ponerme encima, que hace frío.


Las prendas del estilismo de hospital fueron unos calcetines de Oysho negros y blancos con un conejito en la puntita del pie, unas mallas del Oysho en negro liso, una camiseta del Señor X de los Kiss que estaba sin estrenar y que me ha gustado tanto que le he dicho que no vuelva a contar con ella y un forro polar color fucsia del Decatlhon. Ah, y detalle importante, una toalla de lavabo del Zara Home en un fucsia subido haciendo como un brocadito por si me daba por vomitar en el coche.  Y por supuesto, por supuestísimo, la Blackberry bien agarrada en la mano. Ole el glamour. Por cierto, las bragas iban del revés.

Mi madre se ha dedicado a cebarme con un potajillo de habichuelas y otro de lentejas y es que cuando te ponen primperán en vena el estómago va y te aguanta lo que le echen. Las comiditas de mami me tienen resucitada casi del todo y como ya me he sentido con fuerzas para levantarme y poner alguna lavadora, escribir un port y tal mañana me voy con mis niños, que los echo muuuucho de menos.

Así que mañana, para mí, será lunes.

Comentarios

  1. Ayyyy que ilusión lo del vestido, al final o has encontrado rapidito, me alegro por ti. ¿Diez meses? ¿entonces en agosto, no? jejeje..
    Me alegro de que estés mejor mi niña, muy bueno lo de las bragas al revés jajaja, suele pasar cuando uno no sabe ni donde está, aunque ya sabes, la ropa al revés anuncia regalos jejeje...
    Un besito y feliz vuelta al cole!!!

    ResponderEliminar
  2. Me algro mucho de que estes mejor !

    Un besito

    ResponderEliminar
  3. me alegra que estés mejor cherrie ^^
    Un besote desde Sevilla ^^

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que ya estes mejor,me asuste un poco con la entrada anterior,besitos.
    De una compradora compulsiva.

    ResponderEliminar
  5. jajajaj me alegro de leerte, con tu sentido del humor intacto...si el Sr X se pone así de nervioso...cuando vayas a parir ni te cuento!! Me alegro también que encontrases el vestido: al final no fue para tanto!! Un besazo, Lileth!

    ResponderEliminar
  6. Jejejejeje!!!! No me río del hecho! Me río de la narración! Que tienes mucha gracia contándolo! Hace cosa de un año me pasó algo parecido y... Que guapos y cucos estan los señores X en esas circunstancias!!!!!! Lástima que en esos momentos no estamos para jaleos... Te casas? Enhorabuena!!!! Seguiré tus andanzas casamenteras! Un besote! Y a mejorar!!!! Yo también soy señu!!!

    ResponderEliminar
  7. Awwww, awwww, me muero por veer tu vestido!!! Estoy deseando ver un poquitín de originalidad, aquí TODAS se casan exactamente igual -.-

    Genial el glamour hacia el hospital xD Y nada, ponte buena ya y cuídate mucho que si no acabas en el hospital con el suero puesto (que por cierto, vaya yuyu de foto la de la entrada anterior!! -.-) Feliz lunes-miércoles! xD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)