viernes, 3 de septiembre de 2010

Funciones de una maestra

Entre las funciones de mi profesión, que el inspector de educación de mi zona tuvo a bien de reocrdarme en mi año de prácticas, se cuenta el mantenimiento de la clase como un entorno adecuado para el aprendizaje de mis alumnos.

Hoy, mientras mis compañeros y compañeras iban a hacer un descanso y tomar un café decidí poner manos a la obra a eso de ordenar la clase, porque ya sabía yo que estaba totalmente desordenada. pero la realidad siempre se supera a sí misma.

Mejor vemos las fotos.

Empecemos con el estado de "mantenimiento" del aula.



Mi ventana con cristal rajado. Corta al tacto. Al alcance de los  niños.


Fluorescentes al descubierto. Al menos en mi clase no cuelgan cables.

Pseudoagujero de techo. Feo pero parece que inofensivo.

Estantería con balda borracha.

En el interior de los armarios me encuentro con que los responsables ocupantes del aula (del año anterior, y del otro, y del otro...) me han dejado muchos regalitos.

En la bolsa celeste que aparece en esta foto encontré bolas de papel de periódico que, en su momento, habrían estado húmedas y con el tiempo criaron moho... Y ahora el moho estaba seco.

Material roto, antiguo, revistas, bolsa con rollos de papel higiénico sin papel higiénico...

Bandejas con fichas antiguas, sin corregir... Cuando retiré las fichas me di cuenta de que las bandejas estaban para ser sumergidas en lejía, literalmente.


Material escolar "al uso" amontonado de cualquier forma. Este es el material que estaban usando los niños de este aula justo antes del verano. Cuando me dispuse a retirarlo (comencé a ordenar por ahí) me llevé la gran sorpresa, a la que también hice fotos.



Sí, son cagadas de ratón.

Y cuando me fijé las había por todos los lados, armarios, materiales y rincones de la clase.

Si se amplía la foto se puede ver que en las fichas y cartulinas de esta foto los ratoncillos han hecho pis.

Y esto es lo que ocurría al pasar un poquito de papel higiénico por el "material".

Pero esto que os estoy enseñando no es lo más grave. No, no lo es. Lo peor es que muchas de mis nuevas compañeras han visto absolutamente normal el estado de mi aula y me han reconocido no haber limpiado jamás de los jamases "porque no es mi función". Conclusión, que todas las aulas están igual.

Y sí, se han reído de mí con sorna por mi intención de limpiar con un barreño y limpiador con lejía el aula.

El equipo directivo al que me quejé enseñándole lo mismo que les enseño a ustedes se ha comprometido a dar un aviso al equipo de limpieza para que me "repasen el aula".

Sin embargo el lunes yo voy a ir con mi limpiador, mi lejía y mi barreñito.

17 comentarios:

  1. Alabada seas. Qué fácil es pasar de todo sólo porque no es "mi función". Así nos va con la mayoría de los profesores. Menos mal que de vez en cuando aparece alguno que hace las cosas bien.

    ¡Tres hurras por Lileth!

    ResponderEliminar
  2. Pues está claro que lo peor es la actitud de pasotismo de tus compañeras..Me pregunto como pueden dar clases en aulas como estas si las de ellas están igual!?...Y eso de que porque no es su función lo dejan para que se los coman los ratones?(y nunca mejor dicho!je)..Pues ánimo con la limpieza, aunque yo te lo daría para todo el curso, porque visto como está el aula enterita...un beso

    ResponderEliminar
  3. Me he quedado sin palabras al ver eso. ¿Cómo es posible pretender dar clases en un sitio como ese? En medio del patio estarían mejor. Dios, qué vergüenza que tenga el colegio así :S

    Mucha suerte en este año, creo que la vas a necesitar :S

    ResponderEliminar
  4. Cuen identificado me he sentido contigo Lileth. Es una auténtica vergüenza lo que nos encontramos cada uno de septiembre, pero claro, lo importante son los papeles, papeles y más papeles que el señor inspector quiere para mejorar la calidad de los centros educativos. Si esto es calidad de educación que miren bien, que pienses y que reflexionen. Me alegra ver tus fotos, más de una mandaba yo a Delegación, y si pudiera botes con esencia de clases en septiembre, calorcito del bueno, y un informe completo del esfuerzo de cada maestro por adecentar todo esto. Pero eso si, cuanto antes, los nenes al cole que los papis se quejan. BVAhh!!!

    Saluditos.

    ResponderEliminar
  5. No he podido dejar de hacer un comentario al ver el estado en que se encuentra el aula, y por lo que dices el resto del colegio está igual.

    Yo trabajo en la empresa municipal de limpieza de colegios públicos de Huelva capital, desde el 30 de agosto estamos de limpieza y no se nos pasa la cabeza estar a las fechas que estamos y que las clases se encuentren en esas condiciones. Desde luego el equipo de limpieza... mejor me callo.

    Llevp desde el lunes muerta, porque nosotros volcamos mesas, sillas, retiramos armarios, limpiamos los mismos, etc...

    Si has estado alguna vez de profesora en los colegios públicos de Huelva creo que recordarás las diferencias respecto a la limpieza.

    La clase debe estar limpia y lista para el viernes 10 y yo jamás he visto en mi trabajo que los profesores se hayan puesto de limpieza porque es competencia nuestra, lo que sí hacen luego es reubicar el material o traérselo si cambian de clase.

    Si nuestras aulas estuvieran como tú te las has encontrado nos llevaríamos un parte y una sanción..

    Desde luego, ver para creer.

    ¡Besos paisana!

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Madre mía!!

    Pues no, no es nuestra función, pero yo también lo he hecho alguna vez. Y desde luego la clase en junio se queda limpia de todo, mens de las cosas que puedan servir, que se queda colocaditas...
    En fin, tú haz lo que creas conveninte, sea o no tu función.
    Un saludo, A.

    ResponderEliminar
  7. He leido los comentarios anteriores y me gustaría decir varias cosas:
    - A la maestra del curso pasado, entre cuyas funciones estaba también el mantenimiento del aula, podía recordárselo el Sr. Inspector.
    - No me extraña que si tienes, como se nota, amor por tu profesión y por los niños, te pongas con la lejía a saco porque no veas que aula.
    - Las limpiadoras a menudo no dan a basto y se limitan a quitar la mierda que pueden. La subcontrata de mi centro paga 3 horas y media a 2 mujeres para limpiar un centro de dos plantas y unas 40 habitaciones, aseos aparte.
    PACIENCIA, PRIMOR! Y ÁNIMO!!!

    ResponderEliminar
  8. Se nota que eres una buena profesora !!! yo haría lo mismo ..

    ResponderEliminar
  9. Nuevamente estoy contigo lileth: tampoco es mi labor limpiar pero en muchas ocasiones hay q hacerlo, aunq solo sea por respeto: a quiien le gusta entrar en un baño chapoteando los pies en meadas?? Tengo muuuch@s compañer@s q ya puede llegar el pis a la cola q no lo limpiaran nunca. No se, a lo mejor somos tontas, pero creo q a veces, para q tu trabajo este bien hecho, hay q hacer cosas q se salen d nuestros cometidos. Enhorabuena por tu iniciativa del lunes... y q no falte glamour!! para q se mueran tod@s de verguenza. Besines

    ResponderEliminar
  10. Me suena la historia pero además estando embarazada de 6 meses...
    Y las limpiadoras diciendo que ellas no estaban para eso. Ellas sólo iban a limpiar el suelo, ni siquiera lo cristales y todo después de haber pintado la clase y haber hecho obras en todo el centro.
    Y este año ni siquiera me han asignado aula todavía... Temblando estoy!!
    Ánimo!

    ResponderEliminar
  11. Veo que no soy la única que se pasó el día de ayer alucinando... y eso que mi clase sí la habían limpiado...

    ResponderEliminar
  12. Olé por tí!!! Desde luego, como tengas que depender de las limpiadoras...

    Yo recuerdo un montón mi aula en el cole: todos los carteles y pósters que hacíamos (una cartulina con adjetivos para cuando hacíamos descripciones, carteles sobre las estaciones que hacíamos, fichas en inglés con los nombres de todo en el aula, uno grande que cogía toda la parte baja de la pizarra donde por medio de dibujos que haciamos, recortábamos y pegábamos construimos una ciudad y nos pusimos a nosotros de mayores trabajando cada uno en lo que quería ser...), lo ordenado de las estanterías, la "biblioteca" (cada alumno llevaba un libro, el típico de barco de vapor, y los dejábamos en clase para que los demás lo leyeran y se lo llevaran a casa cuando quisieran, y lo recuperábamos a final de curso), la estantería con cajas de zapatos con nuestros nombres en las que guarábamos nuestro material de recambio...

    Son muchas muchas cosas que me encamtaban y recuerdo con mucho cariño, por eso olé por tí porque el día de mañana esos niños se acrdarán de ti y pensarán con cariño lo bien que tenía el aula su maestra.

    ResponderEliminar
  13. Uy, "encamtaban" y "acrdarán" xD Se me va la mano xD

    ResponderEliminar
  14. Qué fuerte chica!!

    Aunque bien pensado, lo más inteligente que puedes hacer, es limpiar tú el aula, que al fin y al cabo eres la que la va a utilizar.

    Como chica curiosa y limpia, no podrías ir a trabajar cada mañana viendo esa guarrería, a mí me pasaría lo mismo...

    Chaooooo!!

    ResponderEliminar
  15. Me trago mis palabras del dia 2. Despues de leer esta entrada reconozco mi error y te pido disculpas. Me alegro de encontrarme con una profesional que valora por encima de todo el bienestar de sus alumnos.

    Respecto a tus compañeras solo puedo decir que el aunque no sea trabajo de ellas no hay derecho a que los niños trabajen con esos materiales. Son niños indefensos que todo se los llevan a la boca y me tiemblan las piernas de pensar que cualquiera de ellos pueda hacerlo con una cartulina o lo que sea con meadas de raton. Al menos que exigan que los materiales esten en condiciones y si no que se deshagan de ellos.

    ResponderEliminar
  16. Y no has pensado en denunciarlo a la Junta de Andalucia u organismo competente?. es que me parece muy muy fuerte el estado del colegio.

    ResponderEliminar
  17. Flipante. Y yo quejándome de que mi cole (bueno, mi unitaria) se cae a cachos. Lleva construído desde 1959 y está sin ninguna reparación desde entonces. Eso sí, el aula está más limpia que una patena. Este será mi segundo curso allí, pero el año pasado también hice una limpia... Miles y miles de fotocopias y libros que tiré. Y miles y miles de veces que limpié con bayeta y lejía todas y cada una de las estanterías. Eso sí, presenté mi queja pertinente al ayuntamiento y ahora, la chica de la limpieza llega antes de que yo me vaya.

    ResponderEliminar