Di nones a los tacones (crónica irreverente del primer día de cole)

Este año, por lo visto, y según se le ha ocurrido al un tal Valentino (o a la gente que diseña para la firma porque creo recordar que este señor ahora solamente se dedica a tomar el sol... ¿o falleció?), se llevan los pantalones de piel pitillos en rojo. Qué bien.

Por lo visto, según he observado en diferentes revistas de moda, este año los tacones y las plataformas van a ser lo más. Y lo más de lo más si me las planto con un par de calcetines gordos y llevo los dedos fuera. Qué bien.

Pues señoras y señores, voy a ser la hortera de la temporada, porque en mi nuevo cole me han adjudicado (no quieran saber las alternativas que eran verdaderamente de llorar) la tutoría de un primero de primaria bilingüe de francés.

Les explico, para los que no estén muy versados en la materia. Durante nueve meses, unos 180 días lectivos, voy a ser responsable cinco horas al día de entre 25 y 30 almas de niños y niñas de 6 tiernos años. Algunos, de hecho, aú no habrán cumplido seis cuando sus incautas madres me los dejen al cargo. Ellas sabrán lo que hacen.

Será mi labor no solamente que se callen y se sienten, sino que aprendan esas cosas que llaman leer, escribir, sumar, restar y contar. Que la gente se cree que eso viene dado pero no, a contar también se aprende. Es decir, en mis manos estará hacer de estas criaturas unas personas de provecho porque lo mismo que de las derivadas del instituto no nos acordamos, pero leer, escribir, sumar y restar lo hacemos a diario. Ahí es nada.

Pero no acaba ahí la cosa. He tenido el honor de optar a este dulcecito de tutoría porque soy "de francés" y como tutoría bilingüe gran parte de mi labor diaria va a ser hablar muuuuucho en francés a estos pobres míos.

Así que este año tacones pocos, porque tengo que aguantarle el ritmo a esta gente. Florituras fashionistas tampoco muchas, que recordemos (los que tienen hijos lo saben) que los niños de seis años suelen tener los dedos manchados de sustancias asquerosas, tienen mocos, te tosen y estornudan encima y, a veces, hasta vomitan.

Qué curso, qué curso!!!!!!

(Y las anécdotas que prometo en el blog con niños tan pequeños van a ser jugosísimas)

En esta foto, hecha deprisa con la Blackberry (síiiiii!!!!! estreno BB), se ve lo que va a ser mi aula. Mierda tiene para parar un tren, así que cuando toque limpiarla más me vale llevarme unos buenos guantes de casa.

Cuando la limpie, la adecente y cuelgue cartelitos bien monos por la clase seguro que será otra cosa mucho más atractiva. Hasta ahora, esto es lo que hay.

Comentarios

  1. JaJaJa .... ya nos irás contando las anécdotas :D

    Seguro que les enseñas perfectamente :)

    Suerteeeee

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Qué envidia!!
    Y qué reto... ya estoy deseando que entren tus nenes por la puerta, jejejeje.
    La clase tiene buena pinta, al menos es un clase, las de apoyo lo hacemos en cada sitio....
    Un besazo, A.

    ResponderEliminar
  3. Maestra Lileth, a falta de confirmación en unas horas creo que vamos a estar casi en la misma situación. Tiene toda la pinta de que me van a dar una tutoría de primero y horas sueltas de inglés en otros cursos.... que miedo

    ResponderEliminar
  4. Lileth: a ver si esos mocosillos van a poder con tu glamour ehhh jejeje. Dales capones... pero con cariño... y sobre todo, mas q enseñar, EDUCALOS; q haras un favor a la humanidad.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Ja aj ja cada dia me gustan mas tus post,este año en vez de fashion victim,baby victim,espero que lo lleves lo mejor posible,besos.
    De una compradora compulsiva.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, leyendo tu entrada parece que no te gusta mucho tu trabajo. No voy a decirte que hay trabajos mucho peores porque ya lo sabras pero desde luego siempre tienes la opcion de cambiar de trabajo ya que desde luego esta claro que los niños no te gustan demasiado tal como hablas de ellos.

    Como madre de niños de primaria tu entrada me ha parecio ofensiva.

    ResponderEliminar
  7. Madre mía si parece el aula de un correccional!!! Lo primero que yo le haría sería cambiar la distribución de esas mesas POR DIOS!! PONLOS DE A DOS O DE A TRES O EN U. Y si, decora con algún cartelito y algún gomet de ventana porque.. da un poquito de susto, aunque el mobiliario está nuevo verdad?
    Un besito y.. paciencia te lo digo por experiencia. A mis post del cole te remito ja j aja

    ResponderEliminar
  8. Muchisima suerte en tu nuevo reto y seguro que a final de curso esa aula tendrá algo más de color o_0, jajajajaja.

    Suerte y al Toro ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí para nada me ha parecido ofensiva esta entrada ni me ha dado a entender que no le gusta su trabajo, más bien al contrario como bien ha dicho "en mis manos estará hacer de estas criaturas unas personas de provecho ".
    Me ha parecido que ha querido decir con un tono gracioso que va a estar al cargo de 25 enanos como mínimo (que es mogollón para esas edades y si fuieses profesora Elisa que me imagino que no lo eres lo entenderías)a los que tiene que educar a parte de enseñarles a leer, escribir, sumar, restar y contar. A estas edades los niños aún son muy "infantiles" y pasan a primero con las ideas y costumbres de lo que hacían en infantil de 5 años lo cual es muy diferente y cambiarles esos hábitos lleva mucho tiempo. Sólo intentar que estén sentados en sus sillas y presten atención a lo mejor te lleva un trimestre. Y en sus cabecitas estarán pensando en quién estará jugando en su rincón de juegos que tenían en el aula del curso pasado.
    Y por supuesto que los niños de seis años suelen tener los dedos manchados de sustancias asquerosas, tienen mocos, te tosen y estornudan encima y, a veces, hasta vomitan, se cagan y se mean, con lo cual Lileth tendrá que plantearse ir vestida más de batalla que fashion como seguro le gustaría. Esto es lo que pienso que quiere decirnos esta maestra a la que yo sí creo que le gusta su trabajo y si me equivoco que me corrija.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Jajajaajjaa, qué gran verdad verdadera, hay cosas que son tendencia total y que yo no me las pondría ni loca, pero bueno... la moda es así un poco de locura también, claro. Enhorabuena por ese curso tan majete que te ha tocado.

    ResponderEliminar
  11. Yo tampoco creo que la entrada sea ofensiva. LLevo leyendo a Lileth mucho tiempo y para nada se puede decir que no le guste su trabajo, todo lo contrario. El post está redactado en un tono divertido y natural, como todos los que ella hace. Aunque haya gente que no tenga sentido del humor, según se ve.
    Espero ansiosa las anecdotas que nos cuentes de esos pequeñuelos de 6 añitos.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo estoy de acuerdo con Elisa. Detrás de ese tono divertido, parece q en realidad se esconde su frustración por tener un trabajo q en el fondo no le gusta para nada, pues no va con su estilo de pija glamourosa. Es una temeridad que la educación de nuestros hijos esté en manos de personas para las q su trabajo sólo les reporta unos beneficios economicos, vacaciones y motivo de burla de "los q la dan de comer". No se trata solo de sentido del humor, tb de la responsabilidad.

    ResponderEliminar
  13. Uish, me encantan estos debates, y me alucina la facilidad con la que la gente se siente ofendida, pero la vida es así.

    No, buscaré la forma de que las fierecillas no acaben con mi glamour, hombre, que hay que educarlos en todo, hasta en buen gusto.

    Beeesos

    ResponderEliminar
  14. Di q si Lileth: lo cortes no quita lo valiente y seguro q, con o sin tacones... con o sin glamour seras capaz d hacer un gran trabajo con tus fierecillas demostrando lo q vales y pq estas ahi.

    Muchos Besos con glamour

    ResponderEliminar
  15. Anonimo, supongo que te decepcionara saber que si me dedico a la enseñanza aunque en secundaria.

    Lo que me ha parecido ofensivo es eso de que los niños tienen las manos llenas de sustancias asquerosas y de mocos. En mi centro al menos los niños no, se lavan las manos cuando las tienen sucias y usan pañuelos para limpiarse.

    Betty Boop considero que si tengo sentido del humor pero es que eso no lo he entendido en sentido jocoso.

    De cualquier forma es mi opinion y la he expresado como tal y sin ninguna intencion de ofender. Es solo el punto de vista desde el otro lado, como madre.

    ResponderEliminar
  16. Elisa, si conocieras a Lileth y hubieras trabajado con ella como yo, probablemente no hubieras escrito eso.
    Es una profesional como la copa de un pino, una maestra con vocación y muchísimas ganas de educar y trata a los niños con un cariño que ya quisieran algunos que sus madres los trataran así. No se puede juzgar a las personas tan alegremente y ser tan categórica.
    Violeta.

    ResponderEliminar
  17. A mí me ha tocado un 1º de la ESO !!! así que bueno...de primeros anda la cosa!!! y yo también soy de francés, esa especie rara en extinción XDDD

    ResponderEliminar
  18. Para los que se ofenden, para los que no, para los que les gustan los niños, para los que los odian... para todos:

    Los niños y los borrachos, según reza un dicho popular, no sólo se parecen en que "siempre dicen la verdad": también se parecen en que te vomitan, te insultan, te mean encima y te llenan de sustancias pegajosas (le pese a quien le pese). No, no doy clases... soy enfermero, y por tanto sé de los que hablo, en ambas edades. Aunque alguna vez he visto a niños borrachos, no es lo frecuente.

    Si tus niños no tienen mocos, no vomitan o no se ensucian, ten por seguro una cosa: no tienes hijos... tienes "replicantes".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. A ver, ya que veo que hay varios anónimos... Soy el PRIMER anónimo, a partir de ahora "Zumopiña" los otros anónimos no los escribí yo.
    Elisa no sé por qué me iba a decepcionar que te dediques a la enseñanza, sólo te lo decía para que te imaginases lo que es dar clase a 25 niños de esas edades. Los padres en general no se lo imaginan ya que ellos tienen 1,2 quizás 3 hijos, pero no tienen 25 en casa. Quizás me sorprende pero no me decepciona, que siendo profesora no te pongas en su lugar, pero desde luego que secundaria es distinto a primaria.
    Es normal que en tu centro los niños se laven las manos cuando las tienen sucias y usen pañuelos para limpiarse, tienen como mínimo el doble de edad que los niños de los que hablamos. Tampoco en mi centro los niños de primaria se esconden en los recreos para echarse un pitillito cosa que me imagino en el tuyo hacen.
    Y por cierto no te puedes ni imaginar la cantidad de niños y niñas que tienen como base nutricional los mocos....

    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Para Elisa y los que piensan como ella: leeros todo el blog y luego me volvéis a contar eso de que a Lileth no le gusta su trabajo. Estoy de acuerdo, se deduce que no le gusta: le apasiona, es lo que tiene la vocación.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Buenos días.
    Soy madre de una niña de 2º de primaria y un niño de 2º de infantil y si pudiera elegir a Lileth como profesora de mis hijos no lo dudaría ni un segundo.
    Esos niños son muy afortunados de tener una tutora como tú. Por favor, siguen contándonos tus aventuras con ese sentido del humor, no sólo nos pones una
    sonrisa en los labios sino que
    también nos hacemos una idea de lo que pasa en las clases de "nuestros angelitos".
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)