Carta abierta a tito Ridley

Estimado señor Scott:

Agradezco profundamente que ud. siga teniendo a bien contratar a Russel Crowe para hacer películas pero, en lo sucesivo, intente hacer buenas películas porque lo que me tragué anoche (gratis, que lo sepa) fue una auténtica bazofia.

Identificamos escenas iguales a la triolgía de los anillos, a Salvar al soldado Ryan, Gladiator (¿cómo se llama cuando uno se plagia a sí mismo ? ¿versión?)... Y fragmentos de la banda sonora de El bueno, el feo y el malo.

Y hablando de malos.

Como todo el mundo sabe, no hay buena peli si no hay buen malo, y su tontaina malo...

No le llega ni a la suela de los zapatos al maloso que en su día interpretó Alan Rickman (o Severus Snape, por poner otro ejemplo).


Así que lo siento, pero al igual que me rendí al Jocker de El caballero oscuro he de decir que no hay más Robin y Sheriff que los de mi adolescencia.

Forever Kevin.

Comentarios

  1. jajajaja ¿qué vi yo anoche? Debió ser la cara b del sofá porque no me acuerdo!! Me apunto esa para mi LISTA NEGRA jajaja Besos!

    ResponderEliminar
  2. jaja...Yo también la vi en casa, gratis, je..Y menos mal porque pagar una entrada al cine por algo así es para pedir la devoluciónd el dinero,jeje...Estoy contigo: mala, malísima..No había por donde cogerla..Qué pena que Cate Blanchet que es una actriz que me resulta buena hiciera un papel én ella...un beso

    ResponderEliminar
  3. La versión que se llevaba cuando yo era pequeña... era la de Errol Flynn... era taaaan guapo... la de Kevin ya no me gustó. Pero claro, yo soy una forofa de peliculas en b/n.... nostálgica que es una...

    Besucos.

    ResponderEliminar
  4. Juas juas, yo también me tragué un truño de película la otra noche. Fuí a ver Lope al cine. Anda que para una vez que me animo a salir sin niñas podría haber elegido un poquito mejor. Y encima pagando...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)