¡Repetimos!

Me la he visto mil y una veces, y eso es algo que no hago con ninguna serie ni película. Pero no lo puedo remediar, esta película me gusta demasiado.

Y pese a lo que puede pasar si se le hace una lectura superficial,  el tema que trata no es nada superfluo.

Tal como se dice en los diálogos del film, esto es arte, con mayúsculas.

El diablo viste de Prada

Yo soy una de ese millón de chicas que mataría por tener ese trabajo.

Comentarios

  1. ¿Te puedes creer que no la he visto? Anoche leí en Twitter que la estabas viendo y me picó la curiosidad. La estoy descargando.

    ResponderEliminar
  2. jajaja iba a escribir exactamente lo mismo que Lina, así que tendre que descargarla también ;)

    ResponderEliminar
  3. Pues me gustó bastante, pese a lo poco "trascendente" de la historia...

    Mi superjefa es como Miranda, pero sin el glamour...se dice que ha hecho llorar a un señor de más de cincuenta años!!!

    ResponderEliminar
  4. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE
    LILETH

    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  5. Lina, como dijimos, ya me contarás.

    Gadirroja, pues sé que te va a llamar la atención el maquillaje, que ya te calo!

    Bichejo, pues una superjefa sin glamour no es superjefa... Yo nunca he tenido una gamourosa, qué pena.

    José Ramón, esto... ¿Gracias?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)