domingo, 25 de julio de 2010

Abriendo la veda

Desde la caza del lobo, la del zorro, hasta la reciente de los topillos, estaremos todos de acuerdo de que a veces es necesario dar caza y reducir la población excesivamente numerosa de alguna especie que hace mal al ecosistema e impide el desarrollo normal y deseable de otras especies de su entorno.


Es decir, si hay una especia animal que resulta especialmente maligna para el resto buena cosa sería poder dar caza a la misma para evitar esas... consecuencias negativas.

Así que desde aquí prorongo que, para ciertas especies, quede abierta la veda.

1 comentario: