Abriendo la veda

Desde la caza del lobo, la del zorro, hasta la reciente de los topillos, estaremos todos de acuerdo de que a veces es necesario dar caza y reducir la población excesivamente numerosa de alguna especie que hace mal al ecosistema e impide el desarrollo normal y deseable de otras especies de su entorno.


Es decir, si hay una especia animal que resulta especialmente maligna para el resto buena cosa sería poder dar caza a la misma para evitar esas... consecuencias negativas.

Así que desde aquí prorongo que, para ciertas especies, quede abierta la veda.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal